FICXixon, Festival Internacional de cine de Gijón
 
 
www.gijonfilmfestival
 
    
    
   
   
    
    
   
   
   
    
   
   
   
   
   
    
   
   
     
 

   Festival Internacional de cine de Gijón, 2008

 


del 20 al 29 de noviembre de 2008.
                                                       .46 edición

Si existe un Festival de Cine en España que se destaca por su programación arriesgada y comprometida, ese es sin duda el Festival Internacional de Cine de Gijón. Creado en 1963 como Certamen de Cine y TV Infantil, fue cambiando su denominación a lo largo del tiempo, aunque nunca perdió la impronta de juventud y trasgresión que siempre le ha caracterizado.

Desde que José Luis Cienfuegos asumió la dirección, allá por el año 1995, el Festival se ha acercado mucho más a la vida cotidiana de los ciudadanos. La programación de actividades callejeras y conciertos de música en directo, ha provocado el dinamismo de la gente y la conexión del cine más atrevido y radical con el público joven, que siempre ha sido el objetivo de atracción primordial.

Autores de culto tan importantes como Claire Denis, el dúo Larry Clark y Harmony Korine, Derek Jarman o Peter Watkins han tenido su merecido homenaje en años anteriores. Por otro lado, Grandes Ciclos, como la necesaria revisión al “nuevo Cine Alemán de los 70” y al Manifiesto de Oberhäusen, que originó dicho movimiento; la recuperación del desconocido Nuevo Cine del Este o la proyección de la extensa retrospectiva dedicada a la Nouvelle Vague. La combinación de ambas tendencias ha dado como resultado lo que es el Festival Internacional de Gijón hoy: la recuperación del recuerdo vivo de los grandes cineastas que han mantenido viva la llama de la Vanguardia, mezclado con la perspectiva de algunos de los autores actuales que se encuentran más cerca del campo de la innovación y de la experimentación.

   LA UTOPÍA YANKI

  Empezando por el análisis programático de los ciclos, uno a priori muy interesante es el dedicado al documental americano: La utopía yanki. Es evidente que, ahora, en el momento de la ascendencia de Barack Obama a la presidencia el gobierno de los EEUU, se albergan ciertas esperanzas de un cambio ideológico que recupere la política interior de corte más social en pos de la imperialista exterior. Todas las películas son actuales, la mayoría de los últimos tres años, dirigidas por autores educados a la sombra de la contracultura de los años sesenta y comienzos de los setenta.

Jim Finn

Trabajando en vías de distribución alternativas debido a la censura económica a este tipo de movimiento reivindicativo, John Gianvito, Jim Finn y Jem Cohen emergen como las figuras más destacadas dentro de este nuevo cine americano comprometido. Mientras que Finn recupera la estética de los sesenta y recurre al collage de imágenes de archivo como su arma más incisiva, el cine de Jem Cohen mezcla escenas políticas con retratos de figuras de la talla de Patti Smith, que representó a toda una generación de jóvenes rebeldes en los 70. Finalmente, John Gianvito es importante por el gran impacto que ha tenido su último trabajo, Profit Motive and the Whispering Wind, el cual analiza la historia de los perdedores de EEUU a través de lápidas, placas conmemorativas y otros totems mortuorios.

   RETROSPECTIVAS y HOMENAJES

   A pesar de no disponer de una extensa filmografía, Lucrecia Martel se ha convertido en uno de los valores más en alza del nuevo cine argentino. Aún hoy, su primer largometraje, La Ciénaga, el cual premiado en Berlín y Sundance, nos transmitió la idea de angustia y decepción que vivía el país mediante el retrato esperpéntico de unos burgueses anclados a su propia decadencia en una atmósfera claustrofóbica. Con sus dos películas posteriores, La niña santa y La mujer sin cabeza, se consagró en el mundo del largometraje.

Lucrecia Martel, la mujer rubia

Su último trabajo (que además se presenta a la Sección Oficial), La mujer rubia, explora el género del thriller, aunque manteniendo los mismos rasgos estilísticos que la han definido como toda una experta del dominio de espacios cerrados y psicológicamente traumáticos.


Otro de los directores homenajeados será Peter Tscherkassky, autor experimental de finales de los setenta y comienzos de los ochenta, perteneciente a un grupo de artistas vieneses entre los que destacan Diezmar Brehm y Lis Ponger entre otros. Su experimentación con el Super8 sirvió para abrir nuevos caminos a la vanguardia en una época donde se empezaba a poner de manifiesto la crisis del modernismo y el nihilismo creativo.

Peter Tscherkassky

Según Tscherkassky, “el Super8 era un formato microscópico que te permitía ver entre la piel de la realidad y hacer visibles la vida interior de cada imagen de una manera no posible en otros formatos. Lo mejor es el Grano. El Super8 está más allá de la belleza de una buena resolución. Es el Grano el que hace que las formas naturales se pierdan y surjan otras, las cuales se agrupan en cuerpos amorfos y desaparecen de nuevo, como una especie de sopa de colores. El Super8 es el puntillismo cinematográfico, el impresionismo y el expresionismo abstracto.”


La retrospectiva dedicada a los libaneses Joana Hadjithomas y Khalil Joreige, que se consagraron a nivel internacional con “A Perfect Day”, completa el ciclo de directores homenajeados.

Joana Hadjithomas y Khalil Joreige, Je veux voir

Además estará apoyado por una exposición de sus trabajos artísticos en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. En su última película, Je veux voir, se sirven de la actriz Catherine Deneuve como medio para encontrar nuevos caminos de denuncia del conflicto armado en el Líbano, iniciando de esa forma una inesperada aventura que va a ayudar a los propios directores a encontrar la belleza en medio de tanta inhumanidad.


Para conformar un panorama actual del cine femenino europeo, se proyectará el ciclo “Una parte del cielo. Directoras europeas en el nuevo milenio”.

Aneta Lesnikovska, Does it Hurt? : The First Balkan Dogma

Entre los quince filmes seleccionados de otras tanta autoras, se encuentran Verfolgt, de Angelina Maccarone (Leopardo de Oro 2006 en Locarno), Does it hurt? (¿Duele?) de Aneta Lesnikovska, Les boreaux de Dieu (Las oficinas de Dios) de Claire Simon, la controvertida Catherine Breillat con su película Sex is Comedy (El Sexo es una Comedia) o la última Concha de Oro de San Sebastián, Pandora´s box (La caja de Pandora), de Yesim Ostaoglu.

  SECCIÓN OFICIAL

  Si los ciclos son los que dan el carácter a todo Festival, la Sección Oficial debe ser una muestra rica y precisa de las innovaciones formales y de contenido que se están haciendo en el cine internacional contemporáneo. Este año, Gijón se decanta por el cine independiente, haciendo especial hincapié en la cinematografía argentina, sobresaliendo el nombre de Lisandro Alonso como su principal baluarte. Tras la retrospectiva del año 2006, el joven cineasta vuelve a Gijón para presentar Liverpool, su último trabajo, en el que profundiza en los temas que le han llevado a considerarlo como uno de los referentes del cine actual. Moviéndose por un terreno entre la ficción y la realidad y confrontando lugares de inhóspita belleza que invitan al pensamiento y conocimiento de sí mismo, Lisandro Alonso se centra esta vez en la aventura de un antiguo marinero que regresa al hogar y se encuentra con los fantasmas de su memoria, fantasmas que acosan su vida hasta el punto de considerar la desaparición como la mejor opción. Hasta ahora, la lucha por la supervivencia del hombre en medios extremos, la búsqueda de los fantasmas del pasado y la interiorización de la naturaleza salvaje que le lleva al desarrollo de un comportamiento primitivo han sido los temas principales de su cine. ¿Qué nos podrá decir de nuevo con esta película?

liverpool

Además de la nueva película de Lucrecia Martel, La mujer rubia, Pablo Agüero y Celina Murga apoyan la representación argentina con sendas propuestas de en las que se decantan por la visión infantil del mundo adulto. El primero trata con Salamandra la historia de un niño que se instala con su madre en una comuna pseudo-hippie donde reina el caos, la violencia y la insalubridad. La participación del músico John Cale como actor en la película es otro de los alicientes. La segunda, más parecida al argumento de la vacía película Temporada de Patos de Fernando Embecke, habla de la fantasía de un grupo de niños que abandonados por los padres se dedican a hacer realidad sus fantasías. Su título, Una semana solos.

una semana solos

Una película que puede resultar muy interesante sobre la generación Youtube es AfterSchool, del neoyorquino Antonio Campos, donde parece que se trata de analizar la fascinación y los peligros de esta nueva herramienta que se encuentra inserta en nuestras vidas.

after schooll

Otra propuesta a priori interesante es la última película del documentalista kazajo Sergey Dvortsevoy, que ya sorprendió a la crítica cinematográfica con sus primeros trabajos, ……y Bread Day. Su primer largometraje de ficción, Tulpan, premio a la mejor película en la sección Un Certain Regard de Cannes, se adentra en el inmovilista y crudo mundo rural de su país.

tulpan

La francesa Claire Denis, homenajeada en 2005 en este mismo festival, presenta su último trabajo, 35 shots of rum (35 chupitos de ron). Un film sobre el amor que según palabras de la misma directora es la película más sencilla y hermosa de toda su carrera como cineasta. El amor y la relación entre las personas es el tema fundamental de esta traslación al París de los “caras marrones” del gran clásico de Yasujiro Ozu, Primavera Tardía.

Eldorado

Otros trabajos que por su gran repercusión internacional habrá que tenerlos en cuenta son: el debut en la dirección del arquitecto Lance Hammer con Ballast (mejor director en Sundance 2008); la roadmovie belga Eldorado, de Bouli Lanners, elegida para representar a Bélgica en la próxima edición de los Oscar; la candidata turca, Three Monkeys (3 monos), con la que Nuri Bilge Ceylan consiguió el Premio al Mejor Director en la pasada edición de Cannes; la última cinta de Patrice Toye, Nowhere Man, salida del taller de escritura de Sundance y que cuenta con la colaboración de Wim Wenders; y el curioso documental animado sobre los fantasmas de la guerra del Líbano, Waltz with Bashir, de Ari Folman, que ha competido en la sección oficial de la última edición del festival de Cannes y que tiene un extraordinario parecido formal con los experimentos del director americano Richard Linklater, Walking Life y A scanner darkly, en los que usa la técnica de coloreado de la rotoscopia para mezclar ficción y realidad.

Waltz with Bashir

La adaptación cinematográfica de la última novela del escritor Chuck Palahniuk (famoso por El Club de la Lucha), Choke (Asfixia) de Clark Gregg será la película que inaugura el Festival

choke

y la comedia romántica In search of a Midnight Kiss (En busca de un beso a medianoche), de Alex Holdridge, será la encargada del cierre de esta edición.

In search of a Midnight Kiss

   ESBILLA y LLENDES

  También es interesante la proyección de películas en secciones paralelas de perlas y ganadoras de otros festivales. Así, en Esbilla, podremos volver a ver Estómago, de Marcos Jorge, Espiga de Oro en SEMINCI, Adoration, de Atom Egoyan, FIPRESCI en Cannes y Entre les murs, Palma de Oro este año; mientras que en la sección Llendes se encuentran las españolas Le Brau Blau, de Daniel Vázquez Villamediana, presentada en Locarno, y Le Cant dels Ocells, del siempre provocador Albert Serra.

  ENFANTS TERRIBLES

  La sección Enfants Terribles, además de realizar una labor encomiable, mantiene vivo el espíritu original Festival de Cine de Gijón, preocupado fundamentalmente por la juventud y la educación. El cine se convierte en un instrumento pedagógico con el objetivo de debatir diversos temas que preocupan a los jóvenes o a la sociedad en general. Los alumnos se hacen conscientes de estos problemas y por medio del cine reflexionan y se forman como personas. El año pasado se contó con la participación de 13.000 escolares que este año repetirán experiencia. Trece largometrajes competirán por el primer premio en cine de temática infantil y juvenil en el que se mezcla cine de animación más infantil con comedia, acción y compromiso social. Asimismo y alrededor de esta sección se realizarán charlas, talleres y encuentros con directores, que ayudarán a comprender mejor el cine y el valor que tiene como instrumento educativo en las aulas.

   FIESTAS Y CONCIERTOS

  Como en años anteriores, el Festival añade a todas sus noches su propia banda sonora en directo.

fiestas y conciertos

Quince conciertos, todos salvo el de clausura gratuitos, alegrarán y entretendrán al público y a la ciudad. La actuación del músico inglés Barry Adamson, que ha trabajado con músicos de la talla de Nick Cave and the Bad Seeds, Buzzcocks o Pete Shelley y ha compuesto la banda sonora de la película de David Lynch, Carretera Perdida, viene a Gijón con toda su banda al completo para dar un espectáculo donde se fusionarán el Jazz y el Glam Rock con sus nuevas experiencias en el Pop, el Soul y el Blues.
Pero ojo, puede ser tremenda la sesión de Miss Kittin & The Hacker, dos leyendas que no dejan de agitar los grandes altares del electro-techno europeo.

Entre los españoles destacan la banda gijonesa de garage Doctor Explosión, imprescindibles, incombustibles, divertidos y seguro que darán la campanada ante su parroquia, los grupos revelación Manos de Topo y Russian Red, el exhombre burbuja Julio de la Rosa, el trip hop de Nubla y la voz de Bimba Bosé con su grupo The Cabriolets y como no... el surf seminal de Los Coronas, músicos veteranos y curtidos en mil batallas y bien conocidos en Xixón... y allende los valles...


Es por este tipo de iniciativas como la educativa de la sección Enfants Terribles o la musical de los conciertos nocturnos lo que hace que el Festival de Cine de Gijón sea diferente a los demás en España. El concepto de ampliar el Cine a otros campos enriquece y contamina la propuesta, lo que genera una mayor participación en la vida de la ciudad y una mayor atención en otros medios extracinematográficos. Es en el límite donde debemos movernos si queremos descubrir nuevos caminos. Una vez echado el primer vistazo a la programación parece que en esta edición se abandona un poco la idea de grandes ciclos y en cambio se potencia más la experimentación con otros lenguajes, como el Super8 a través de Peter Tscherkassky, la revisión del cine de los libaneses Joana Hadjithomas y Khalil Joreige, mientras que en Sección Oficial se mantiene una apuesta por el cine más arriesgado, actual y sugerente. Es por ello que se adivina un Festival muy interesante, que esperemos nos haga disfrutar de buen cine, buena música y buenos amigos en nuestro primer año como corresponsales… Y que sean muchos más.