SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
           52ª EDICIÓN (2007)

del 26 de octubre al 3 de noviembre

seminci

 

SEMINCI 2007: ENFERMA TERMINAL

Ya es el segundo año que tiramos de agua oxigenada, mercromina y tranquilizantes para paliar el dolor y la agonía de un festival enfermo de libertad, y con claros síntomas de manipulación política. Juan Carlos Frugone, director de la SEMINCI, no funciona como medicina: Demasiado débil, incapaz de luchar contra el virus León de la Riva que amenaza con destruir la única ventana con paisaje internacional que posee nuestra ciudad: Valladolid.

Cada año se nota más la ausencia de Fernando Lara: Símbolo de libertad, lucha y búsqueda incesante de cultura y reflexión social que sabía cómo mantener a raya a todo político pretencioso con ganas de destruir un festival creado para reivindicar los derechos sociales, para educar en valores humanos, y recordarnos la ética y moral que ha de preceder a todo ser humano.

Y es que por segundo año consecutivo percibimos mayores síntomas de dicha enfermedad. Pocas películas ayudan a la reflexión y en cada pase observamos menos valentía y más complicidad con el poder establecido. No sólo somos conscientes de cómo se resquebraja la cultura (vista como conocimiento profundo y global del pensamiento humano que invita siempre a reflexionar) sino que actuamos como cómplices, al igual que Frugone permitiendo que ésto suceda.

Pocos se atreven a decir lo que piensan realmente, pocos alzan su voz para protestar por lo que está pasando, y muy pocos tiran los dardos a la única diana culpable de lo que está sucediendo: Unos políticos que a la salida de Fernando Lara han visto la oportunidad para coger las riendas de un Festival que en ningún caso ha de publicitar ningún programa electoral. La independencia del arte construye una sociedad libre y sienta las bases para desarrollar y conocer nuestra propia historia y cultura.

El otro día me dijo alguien al que le sobra cultura, moral y educación (no cito la fuente hasta que no me de permiso), que el festival debería volver a sus orígenes y configurarse otra vez como el festival religioso y de valores humanos que fue. Y he de confesar que estoy completamente de acuerdo. Y ya que dura 9 días llamarlo la novena internacional de cine. Lo mismo habría suerte y podríamos hasta descubrir al Bergman del siglo XXI. Buena falta nos hace.

por Luna (oct'07)
algo que decir ?? =>

balance
    conclusiones
       belleza oriental
           enfermedad terminal
              palmarés
                                                                        comentarios =>

14 kilómetros                                                       
Matías Bize, lo bueno de filmar, lo bueno de escribir

previo
       edición dedicada a Igmar Bergman
                     mas información sobre la edición 2007