SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
           52ª EDICIÓN (2007)

del 26 de octubre al 3 de noviembre

seminci

 

SEMINCI, 2001. UNA ODISEA EN EL ESPACIO CULTURAL.

La seminci ha inaugurado una nueva era dentro de los festivales internacionales. Y nos desmarcamos de la línea general porque somos así, porque tenemos visión de futuro y por que ahora no nos entienden, pero ya verán dentro de unos años. Vamos a marcar tendencia, y luego todos nos imitarán.

NORMA Nº 1:

Lo más importante es conseguir que todas las películas a concurso ya hayan estado en otros festivales, y sobretodo que hayan ganado algún premio. Con esta selección tan simple, uno se quita de en medio a todos los críticos nacionales e internacionales más importantes de los medios de comunicación, revistas especializadas y páginas de Internet, que como ya las hayan visto, no hace falta que vengan a Valladolid.

NORMA Nº 2:

Eso de tener un equipo unido en la ideología del festival, cuyo trabajo consista en ir a todos los festivales que puedan para buscar películas, que se proyectan en ciclos secundarios que nadie ve y que puedan ser el descubrimiento de verdaderas joyas fílmicas y dar categoría a un festival, no mola nada. ¿Para qué vamos a descubrir nuevos talentos con los que ya tenemos?

Un Festival ha de asumir su propio compromiso cultural, y recordar los criterios y las inquietudes que lo han definido a través de la historia. La justificación de la SEMINCI para existir, siempre ha sido la necesidad de descubrir a nuevos autores que aporten un lenguaje fílmico inédito y/o cuya temática refleje la realidad social de diferentes culturas y estamentos sociales. Un cine, por tanto, lleno de reflexiones teóricas, sociales, políticas y culturales.

Siguiendo esta línea argumental los ciclos y/o retrospectivas nos ayudan a profundizar en el conocimiento del medio fílmico, y nos ofrecen un punto de vista singular al margen del mercado comercial.

NORMA Nº 3:

Pero como esto es la SEMINCI y toca innovar, ignoramos todo lo que hemos dicho anteriormente y no nos vamos a preocupar por hacer buenos ciclos o retrospectivas. Al fin y al cabo, el público casi no va a verlos; las salas están medio vacías, así que para qué. Pongamos un ciclo llamado CINE A JUICIO y proyectemos películas donde haya un juez y un par de abogados. Cuanto más conocidas sean mejor, así le añadimos al ciclo el colofón de clásico, y quedamos de eruditos del cine.


NORMA Nº 4:

Otra innovación por el que la SEMINCI marca un estilo propio. La proyección de las películas en DVD. ¿Sabéis lo que se ahorra el alcalde alquilando las pelis en el videoclub? Y total, casi no se nota. Cuando la cámara se mueve y sale la imagen pixelada, o cuando se desvirtúan los colores, hacemos como que no nos damos cuenta y ya está. ¿No nos bajamos pelis de Internet a veces con muy mala calidad? Y es que comprar proyectores adecuados para visionar DVD, supone un presupuesto desbordante, y no me digáis que no ha molado ver a Sofía Loren de la mano de nuestro amadísimo León de la Riva.

El espíritu de este Festival donde primaban los realizadores y la temática de las películas ha muerto. ¡!!!Viva el papel couché, y la foto con el famoso!!!!. (Es que si fuese sólo por el cine, no saldríamos en el telediario de Antena 3).

NORMA Nº 5:

Y por último pero no menos importante, para que la SEMINCI tenga el éxito asegurado en el futuro, hay que elegir muy bien al director del Festival. Sobretodo que aparente manejar el cotarro. Que no se note mucho que como el dinero es del Ayuntamiento, Diputación y Junta de Castilla y León, son los políticos quienes verdaderamente deciden sobre el acontecimiento cultural más longevo de nuestra ciudad. Y es que valen lo mismo para un roto que para un descosido. Abarcan todas las parcelas de conocimiento, nos traen el AVE, nos quitan aparcamientos en los barrios, levantan todas las calles de la ciudad, y nunca parecen cansados, que siempre sonríen en la foto.

Marionetti Frugone

Yo creo que nuestro Alcalde está pensando para el año que viene en vender los derechos del Festival a un canal de pago, para que toda España pueda ver la SEMINCI desde su salón y difundir la cultura al pueblo llano que no puede venir a Valladolid a disfrutar de esta bonita ciudad. Porque para venir hace falta un helicóptero, que si vienes en coche, ni conducir, ni aparcar. Y como los currelas no tenemos tanto dinero…

(Luna. nov'07)

seminci

conclusiones
    belleza oriental
       Seminci, enferma terminal
         palmarés

14 kilómetros                                                       
Matías Bize, lo bueno de filmar, lo bueno de escribir

          previo
                edición dedicada a Igmar Bergman
                       programación de la edición 2007 =>

comentarios ?? =>