CONCLUSIONES  
PALMARÉS  
   
 
JAVIER TOLENTINO  
   
INFORME PREVIO  
SECCIÓN OFICIAL  
  

 


    SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
                                           - 54 edición -
                                                      del 23 al 31 de octubre 2009

 
 

ENTREVISTA A...

   GORAN PASKALJEVIÇ

por Jorge D. González
original interview in english =>

Goran Paskaljevic es uno de los directores europeos más interesantes de las últimas décadas. Él siempre habla de los problemas políticos y sociales de los países balcánicos y de sus relaciones internacionales con los países vecinos y la Unión Europea. Acaba de ganar la 54ª Edición de la SEMINCI, lo que le convierte en el primer realizador con tres espigas de oro, el más laureado de la historia del Festival.

Después de la proyección de su película, Honeymooons, tuvimos la oportunidad de conversar con él y éstas fueron sus palabras:

Siempre me quedo muy impresionado de la fuerza que tienen los planos secuencia que definen tu estilo. ¿Por qué los empleas habitualmente en tus películas?

Porque da más posibilidades a los actores. En planos de larga duración, no o creas el ritmo artificialmente, sino que se genera desde dentro del plano. Por ejemplo, en la escena de las motocicletas, podría haber montado la escena mediante cortes, como en muchos films americanos, pero el plano-secuencia transmite al espectador mucha más tensión –incluso inconscientemente– si sigues con la misma toma a los actores. Siempre tomo planos cortos de ellos y me voy moviendo alejándome o acercándome. Es una técnica que plasma mejor la emoción que expresan.

En este sentido he observado que te gusta rodar muy próximo a las caras de los personajes, enfatizando los rasgos de su fisonomía, lo que multiplica las perspectivas escenográficas. ¿Por qué te gusta acercarte tanto a los rostros?

Porque sinceramente los amo. Cuando estás rodando una película, la haces acerca de las personas. En muchos momentos tienes que filmar muy cerca de las caras, porque un rostro explica mucho más que cualquier storyboard. Realizo la escena como la siento, sin reflexiones previas. Nunca he planificado las escenas, las ruedo espontáneamente: junto a los actores y filmo la escena completa, como si fuera teatro. Nos sentimos a gusto, y mientras, el director de fotografía está detrás esperando. Una vez que la toma empieza a tomar vida, paro y lo comento con mi director de fotografía, mi asistente. Con este método rodamos uno, dos, tres planos, hasta encontrar el que queremos. Y así surge la espontaneidad. No me gusta que la técnica llegue a ser más importante que los actores o que la escena misma.

Si nos centramos en el contenido social de la película, llama la atención la elección de las localizaciones. ¿Cuál es la razón por la cual decidiste rodar un film sobre Albania y Serbia, particularmente, dejando de lado a otros países balcánicos?

Descubrí que los albaneses y los serbios son muy similares y ni siquiera se conocen. En este momento hay una cierta tensión, así que pensé que sería una gran idea hacer un proyecto cinematográfico para demostrar que los dos podemos colaborar juntos, y esta es la razón. Lo podría haber hecho sobre Bosnia, pero hubiera sido mucho más obvio.

Siempre he creído que en asuntos políticos y económicos, Serbia es el país más rico y que, después de la Guerra de los Balcanes, ha habido muchas diferencias con los albaneses en mantener una estrategia política común, ¿no es así?

No, los dos países son muy similares. Albaneses y serbios desean entrar en la UE, lo que es común para ambos. Sin embargo, los albaneses atravesaron un difícil periodo que duró más de cuarenta años bajo la dictadura de Enver Hoxha, y que se convirtió en el régimen más duro de Europa. No podían salir de su país, ni viajar al extranjero, no estaba permitido ninguna religión, nada. Nosotros, los serbios disfrutábamos de más libertades de alguna manera. Pero Kosovo está entre los dos Estados y ese es el mayor problema. Si no hubiera problemas con Kosovo seríamos probablemente muy buenos vecinos.

Kosovo es una región multicultural que ha tenido una difícil y problemática historia a través de varias generaciones. ¿Qué opinas de la nueva generación de jóvenes, serbios y kosovares?

Los jóvenes realmente están pagando los errores de la anterior generación. No están interesados en política, ya han tenido bastante con esto. Diez años atrás creyeron que los cambios democráticos que llegaron a Serbia, después de la etapa de Milosevic, iban a ayudarles pero no lo hicieron. Todos los partidos cuando toman el poder piensan en cómo llevarse el dinero a sus bolsillos, como sucede en cualquier parte del mundo.

Como resultado, las esperanzas de esta generación son mucho más decepcionantes. Lo que es tremendo es que muchos de ellos nunca han viajado al extranjero, así que no saben cómo es el mundo. Obtener un visado es realmente complicado, e incluso si lo consiguen, no tienen mucho dinero. ¡Así que la nueva generación está realmente viviendo en una profunda mierda!

Pero las sensaciones del pueblo serbio hace un par de años fueron muy diferentes ¿Qué pasó con los Falsos Optimistas, de los cuales hablaste en tu anterior trabajo?

El Falso Optimismo surge en cada país justo antes de las elecciones. Dos años atrás me encontraba muy decepcionado cuando todo era optimismo y no nos condujo a ninguna parte.

Hoy día la situación en Serbia es realmente mala porque las fuerzas de Milosevic están volviendo a escena, y ahora ellos están compartiendo el poder con los demócratas. Por otro lado, nosotros estamos mucho más desorientados, especialmente la gente joven. Por ejemplo, la joven actriz de la película salió de Serbia por primera vez en su vida y vino a Venecia para el Festival de Cine. Fue su primer viaje y tiene 24 años. Imagina que vives en Madrid y no puedes viajar a ninguna parte. ¿Cómo puedes estudiar Arte si no puedes ver el Prado, el Louvre o el Museo Vaticano?

Si nos fijamos en los personajes de tus películas descubrimos que tus protagonistas suelen ser frecuentemente hombres. ¿Por qué es así?

Porque la sociedad serbia es muy machista, donde los hombres lo deciden todo. Aquí en España también tenéis una sociedad un poco machista. Veo muchas similitudes entre serbios y españoles y los dos somos muy extremos con este tema.

En lo que concierne a las bodas como acontecimientos sociales, parecen jugar un papel de gran importancia en tu film y en la sociedad balcánica. ¿Es cierto esto?

Las bodas son los eventos más importantes. Si recuerdas la película, el otro padre está esperando para conseguir más dinero que su hermano, con el que podrá organizar una boda más mediática. Las familias ahorran dinero durante dos o tres años, incluso viviendo miserablemente, sólo para presumir delante de los otros, que vean que ellos pueden preparar la mejor boda. Parece algo enfermo, pero ocurre así.

¿Y cuál es la razón por la que las bodas son tan importantes? ¿Es quizás porque representan el poder familiar?

Albaneses y Serbios son muy machistas y viven en sociedades muy patriarcales.

Algunos piensan que tu película es más política que otras y otros, al contrario, que es más romántica ¿Crees que Honeymoons es un film político o de amor?

No lo sé. Alguien me preguntó lo mismo ayer. Al principio estaba confuso y dije que era un film de amor, lo que es apreciable, y no un film político, porque para mí un film político significa que quieres criticar y luchar por algo, es una protesta. Pienso que no era mi intención en mi película. Puedes hacer un documental o tomar parte en un film “de arte y ensayo”, pero Honeymoons habla de las personas. Desafortunadamente, especialmente en los Balcanes, la influencia de los políticos en nuestras vidas es mucha. Mi sueño es despertarme y no tener que leer los periódicos ni estar influenciado por la política.

¿Cuál es tu opinión acerca de tus compañeros cineastas balcánicos? En España sólo se conocen Emir Kusturica y Goran Paskaljevic mientras los demás pasan casi totalmente desapercibidos.

Sí, siempre pasa así. La anterior periodista me preguntó qué pensaba del cine español. Desafortunadamente sólo conozco a un par de directores, eso es todo, y no sé nada acerca del cine de este país. Esta situación revela cual es el mayor problema, porque incluso con Honeymoons no estoy seguro si va a ser distribuida en España. En estos tiempos hay una crisis económica y las televisiones no están comprando esta clase de películas. Puede ser que veas este film en un Festival como Seminci, pero no en otros festivales o salas de cine. Este es el problema del Cine Europeo. Todos conocemos muy bien las películas americanas, incluso las estúpidas películas americanas, pero no sabemos de ningún otro cine. Si Kusturica está preparando algo, él sabe que cogerán su película y que probablemente la gente vaya a verla. Y yo también voy a grandes Festivales. Pero los otros si no van a Festivales ni sus películas están en distribución, ¿cómo vas a conocer su cine? Es una pena porque tienes algunos films muy interesantes realizados en Serbia, pero no puedes verlos porque no han conseguido distribución para los grandes Festivales, y ese es el problema.

Como sabemos, todos tus compañeros cineastas han estudiado en la Escuela FAMU de Praga, incluso las generaciones posteriores de balcánicos. ¿Cuál fue la influencia de esta Escuela y de las enseñanzas del profesor Elmir klos en tu cine?

Fue un excelente profesor. Aprendí muchas cosas de él, y también de Jan Kandar. Pero la lección más importante que asimilé en la Escuela de Praga fue la de usar el arma del humor. Para evitar la fuerte censura que había en aquellos tiempos, llamada hoy la época dorada del cine checo, los cineastas (Jiri Menzel, Vera Chytilová, Milos Forman entre otros) usaron el humor con la finalidad de ganarse la aceptación de la audiencia y pasar la censura. En el fondo las películas pertenecían al género de Cine Negro y denunciaban la corrupción de la sociedad. Esto fue muy astuto. Mis primeros filmes estuvieron muy influidos por el estilo checo: enseñas las peores cosas pero usando el humor, así el gobierno te permitirá la exhibición de tus películas. Porque no olvides que vivíamos en un comunismo, y la censura era muy estricta en cada país. La única cosa en la que ellos estaban interesados era en censurar los contenidos al pueblo serbio.

Incluso hoy en día la mentalidad de algunas personas sigue cerrada. Una pareja de periodistas que vieron mis films me dijeron que mostraba Tirana como un lugar mejor que Belgrado. Les dije que no era mi objetivo enseñar Tirana o Belgrado. Tirana es así, pero sus prejuicios les obligaban a ver Tirana como un lugar sucio. Bien, este no es mi problema. Ellos piensan que puse todos esos coches en la calle, ¡no!, o el café moderno o el moderno centro comercial o la farmacia, ¡todo eso estaba allí! Pero ellos siguen pensando que Tirana parece un pueblo sucio.

Volviendo a la película, me gustaría saber de las dificultades que tuviste mientras la rodabas.

Juntar todo el dinero para hacerla, ese fue el único problema. Más tarde cuando reunimos al equipo completo, fuimos a Tirana con algunos prejuicios, pero después de un par de días todos cooperaron y la despedida final fue muy emotiva porque lloramos amargamente. Realmente estoy orgulloso de lo que hice. Quizás para algunas personas de fuera esto no significa mucho, pero para nosotros fue un gran gesto dar el primer paso para realizar algo juntos.

He leído en Internet comentarios acerca de que Honeymoons es el principio o el final de una trilogía, ¿es así?

No es del todo correcto. Dirigí Sueño de una Noche de Invierno, que fue exhibida en el Festival de Cine de San Sebastián, y luego Optimisti. Ambas hablan de Serbia y alguien me preguntó si con Honeymoons formarían una trilogía balcánica. Dije que quizás, quién sabe, pero no dije que sí.

original interview in english =>

Jorge D. González -nov'09-
Transcrito y traducido por:
Argantaël Guegan, Patricia Bobak y Jorge D. González

 

 

seminci        sección cine        cylcultural.org

 

 
 
 
.