CONCLUSIONES  
 
   
GORAN PASKALJEVIÇ  
JAVIER TOLENTINO  
   
INFORME PREVIO  
SECCIÓN OFICIAL  
  

 


    SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
                                           - 54 edición -
                                                      del 23 al 31 de octubre 2009

 
 

PALMARÉS...y.. CONCLUSIONES...

   Palmarés

por Diego Rodríguez

El director serbio Goran Paskaljevic se ha alzado con el máximo galardón de la 54 Semana Internacional de Cine de Valladolid con su largometraje Honeymoons (Lunas de miel), una historia que refleja lo difícil que es llegar a ser un ciudadano del primer mundo cuando eres un emigrante pobre (a los ricos no les pasa, por supuesto).

Esta es la tercera vez que Paskaljevic logra la Espiga de Oro, que ya consiguiera con La otra América en 1995 y Optimistas en el año 2006. Y por primera vez en la historia del festival, ha pasado a ser el director con más Espigas de Oro en su haber.

Junto a este premio, el largometraje ha conseguido también el Premio FIPRESCI, que otorga la Federación Internacional de Críticos de Cine.

La espiga de Plata ha recaído en la película de la directora danesa, Anette K. Olesen, Lille Soldat (Pequeño soldado), premio al que se suman la Mejor Dirección de Fotografía para Camilla Hjelm Knudsen y Mejor Actriz, para su protagonista, Trine Dyrholm.

El Premio al Mejor Actor ha sido para Alberto San Juan por su interpretación en La isla interior, de los directores Félix Sabroso y Dunia Ayaso.

El director Robert Guédiguian ha logrado con su último trabajo, L'Armée du crime (El ejército del crimen) el Premio Especial del Jurado y Mejor Guión para Gilles Taurand, Serge Le Peron y el propio Guédiguian.

El galardón que se concede al Mejor Nuevo Director, denominado Premio ‘Pilar Miró' ha sido para el director español, Adán Aliaga por su película Estigmas.

También la música es premiada en el festival y, en esta ocasión, lo ha obtenido Gabriel Yared como autor de la Mejor Música Original en dos largometrajes de la Sección Oficial, Adam Resurrected, de Paul Schrader y Le Hérisson, de Mona Achache.

En el apartado de cortometrajes, la Espiga de Oro ha sido para Ampelman (Semáforo), del director Giulio Ricciarelli (Alemania), que también ha logrado el Premio al Mejor Corto Europeo, que le permite optar como finalista al premio anual de la European Film Academy. The Six Dollar Fifty Man (El hombre de seis dólares cincuenta), de Mark Albiston y Louis Sutherland (Nueva Zelanda) ha conseguido la Espiga de Plata al mejor corto.

El Jurado de la sección documental Tiempo de Historia, ha decidido otorgar el Primer Premio al director húngaro Yamás Almási por Puskás Hungary (El auténtico Puskas). El segundo y tercer premio han recaído en dos documentales españoles, Septiembre del 75, de Adolfo Dufour y Señora de, de la directora Patricia Ferreira.

Punto de Encuentro, sección competitiva que por primera vez ha contado con Jurado propio, ha premiado ex aequo los largometrajes La journée de la jupe (El día de la falda), de Jean-Paul Lilienfeld y Aram bash va ta haft beshmar (Tranquilo y cuenta hasta siete), del director iraní Ramtin Lavafipour.

Dentro del apartado ‘La noche del corto español' de esta sección, Vicente Villanueva se ha alzado con el premio por La rubia de Pinos Puente. Y entre los cortos extranjeros el ganador has sido Formic (Hormiga), de los directores alemanes Roman Kälin y Florian Wittmann

Por primera vez se entrega en el festival el Premio a la Diversidad Cultural, patrocinado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que ha concedido su galardón a la película Amreeka (América), de Cherien Dabis.

Y por último, no podía faltar el voto del público que también ha podido ser jurado un año más en el festival premiando la película francesa Le Hérisson (El erizo), de Mona Achache, como el mejor largometraje de la Sección Oficial y La causa de Kripan, de Omer Oke en Punto de Encuentro.

   Conclusiones

Creíamos que este año con la elección de Ettore Scola como presidente del Jurado el mejor film ganaría la Espiga de Oro. Craso Error. Otro año más la mejor película, de las vistas en la sección oficial, se va con las manos vacías.

Adam Resurrected el último trabajo de Paul Schrader ha sido este año el mejor film de la Seminci con diferencia. Como ya ocurrió con la última película suya que aterrizo en el festival de Valladolid (“Aflicction”) el mejor film de Schrader desde hace años no es reconocido como debería ser. En este último trabajo un inconmensurable Jeff Goldblum nos sumerge de lleno en la pesadilla del superviviente, nos cuenta que los que sobreviven al “Lager” lo hacen con un alto coste vital, Schrader nos grita al oído que al final cuando duermes profundamente todo a tu alrededor se cae a pedazos, se transforma en algo gris y oscuro, la angustia llena de nuevo tu corazón, y de repente, recuerdas lo que nunca has olvidado, sabes donde te encuentras, un lugar con diferentes nombres, Auschwitz o Birkenau o Buchenwald, da lo mismo, lo que importa es la palabra que escuchas al despertar: Wstawac.

El menor de los hermanos Schrader construye un film preciso, emocionante, narrativamente perfecto, una puesta en escena brillante acompaña a la gran actuación dramática de Jeff Goldblum, el mejor actor de la Seminci sin lugar a dudas.

La mejor película que recuerdo haber visto en la Sección Oficial de la Seminci de los últimos años.

Un único “pero” se le puede poner a este gran film: su, quizás, demasiado previsible final.

La espiga de Plata a la película Danesa Lille Soldat tampoco ha sido un gran acierto. Unas buenas actuaciones de las actrices son el único reclamo de esta pequeño film, una historia muy vista y un desarrollo muy plano de los personajes lastran el film en exceso.

La Espiga de Plata se la podría perfectamente haber llevado a casa Guediguian con L'Armée du crime o Le Hérisson (El erizo) de Mona Achache, mejores pelis que la Danesa.

Respecto al premio al mejor actor. Todo lo que no sea dar el premio a Jeff Goldblum es injusto y estúpido.

Honeymoons (Lunas de miel) de Paskaljevich aún siendo una buena película, no es de las mejores del director Serbio y no entiendo muy bien tanto premio.

Otro año más la Sección Punto de Encuentro ha sido un gran desencuentro con el buen cine. No terminamos de entender la función de esta sección y claramente está pasando a un segundo plano del festival.

Al menos esta falta de interés por Punto de Encuentro se traduce en más tiempo para disfrutar de los “Docus” de Tiempo de Historia. Este año hemos disfrutado de un buen puñado de Documentales como los premiados Puskás Hungary y Septiembre del 75, hemos descubierto qué a Elias Querejeta se le da bastante mejor producir que dirigir y hemos descubierto uno de los mejores “Docus” de los últimos años: “It Might Get Loud” de Davis Guggenheim.

Dave Evans (The Edge) paseando por la calles de su adolescencia en Dublín, mientras nos cuenta como se conocieron él y Bono. Jimmy Page relatando (harto de trabajar como músico a sueldo) como se lanzó a formar un grupo llamado “Led Zeppelín”. John Anthony Gillis (Jack White) con una tabla, un par de clavos y una cuerda construye, en tiempo real, una rudimentaria guitarra ante nuestros atónitos ojos. Todo esto en un documental ya es increíble, irrepetible y mágico. Qué los tres músicos hayan accedido a juntarse lo es más.

Pero lo que yo recordare siempre, es como The Edge me cuenta a mí, en primera persona, como concibió “Sunday Bloody Sunday”. Me he emocionado viendo tocar a Jimmy Page “Stairway to Heaven" a la vez que explicaba como inventó la guitarra de doble Mástil.

Y por supuesto he “flipado” viendo el rostro iluminado de Jack White cuando Jimmy Page se ha puesto a improvisar con su Gibson Roja.

¡Qué gozada de Documental!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

P.D. Empezamos a creer que Javier Angulo es un brillante encantador de serpientes. Y empezamos a creer que quizá no sea una persona de fiar.

Diego Rodríguez -nov'09-

 

 

seminci        sección cine        cylcultural.org

 

 
 
 
.