RYUICHI SAKAMOTO TRÍO
Centro Cultural Miguel Delibes. Auditorio de Valladolid

20 de noviembre de 2011
Crónica por Borja Sánchez Mayoral.


 En cinco días el público vallisoletano ha podido ver a dos compositores prestigiosos, Wim Mertens y Ryuichi Sakamoto, actuando en un formato idéntico: trío con piano, cello y violín. Partiendo de esa coincidencia, las personas que asistimos a ambos conciertos, pudimos disfrutar de dos propuestas lógicamente diferentes que nos dejaron satisfechos y que añaden valor a la actividad cultural de la ciudad.

El japonés Ryuichi Sakamoto es un artista polifacético –músico, compositor, productor, cantante, escritor y actor- que comenzó su carrera hace más de 30 años con la Yellow Magic Orchestra, destacado grupo de synth-pop, continuando una larga andadura en solitario que ha dejado una prolífica discografía, siendo famosas algunas de sus bandas sonoras, como por ejemplo ‘Feliz Navidad Mr. Lawrence' (Nagisa Oshima, 1982), ‘El Último Emperador' (Bernardo Bertolucci, 1987), ‘El Cielo Protector' (Bertolucci, 1989) o ‘Tacones Lejanos' (Pedro Almodóvar, 1991). Musicalmente inquieto, abierto a las colaboraciones y receptor de amplias influencias, en su obra encontramos múltiples combinaciones que juegan con elementos de pop, electrónica, experimental, clásica, world music, etc.

El punto de partida para analizar la actuación de Sakamoto en Valladolid es su álbum ‘1996'. En el aquel año, el nipón editó varias piezas para piano, cello y violín, siendo algunas nuevas y otras, provenientes de las citadas bandas sonoras, arregladas. La utilización de aquel formato por Ryuichi no viene de 1996, sino de unos cinco años antes, habiéndolo retomado hace 10 aproximadamente. En el otoño de 2011 también lo ha recuperado para realizar una gira europea contando para la ocasión con el brasileño Jacques Morelenbaum -instrumentista, arreglista, compositor y productor- al cello (participante asimismo en el disco ‘1996'), y la joven canadiense Judy Kang al violín. El repertorio variable de este tour incluye nuevo material junto a composiciones anteriores, todas tocadas con partitura.

Otra faceta de Sakamoto a tener en cuenta es la de pianista en solitario, siendo el también recomendable ‘Playing The Piano 2009 Japan Self Selected' una buena prueba de ello. De esta manera, solo en el escenario, es cómo se presentó en un Auditorio Miguel Delibes que registraba una gran entrada. Una improvisación junto a la pieza “Fukushima#1” fue el monólogo musical de apertura, en el que bajo una iluminación tenue, experimentó manejando los alambres de su piano y creando un efecto atmosférico algo perturbador. Teniendo como fondo una parte programada de cuerdas (en determinadas ocasiones a lo largo del recital, Ryuichi se sirvió de una fiel y vieja aliada, la tecnología), creó un ambiente intimista, con aportaciones medidas en el piano y un espíritu que contrasta evidentemente con sus otrora explosiones de color y dinamismo electrónico. “Nostalgia” introdujo a Judy Kang en un ejercicio emocional que arrancó con un piano básico y algo aletargado, dando paso a un violín penetrante. El trío se configuró con “Still Life In A”, de líneas monocromáticas, evocando un atardecer de cielo nuboso, en el que la pieza evolucionaba poco a poco, con gotas de piano y valor de los silencios.

“Bibo No Aozora” comenzó más animado que los anteriores, resultando una toma brillante, con registros diferentes a los mostrados y caminos alternativos y confluyentes de los instrumentistas, bajo una iluminación mayor, junto a la presencia de fotógrafos realizando su labor. Poco antes de entrar en el concierto la agente de prensa de Sakamoto nos comentó a los medios acreditados las restricciones a la hora de tomar fotografías, el lugar donde se harían y los momentos en que debían realizarse dentro de los dos temas en los que nos fue permitido. Los aires otoñales del dueto “Tamago 2004” volvieron a mostrar la concisión de Sakamoto, contando en este caso con una presencia mayor del cello en otro corte que también finalizó de manera sosegada.

Las piezas comentadas nos dan a entender cómo se iba desarrollando un concierto aparentemente simple en enunciado, pero de complejo significado, que parecía coger al público un poco frío. Con “Seven Samurai - End Theme”, -de resonancias cinemáticas, hábil construcción y cuerdas muy envolventes-, constatamos que la actuación crece progresivamente, dando paso a “Tango”, composición abierta a una cierta experimentación, con cello y violín más rasgados. Dos cortes para piano –el espacioso “Musica Calleda I” (de Federico Mompou) y el panorámico “Solitude”-, antecedieron al famoso “Merry Christmas Mr. Lawrence”, con momentos diáfanos y casi esqueléticos y una progresión vigorosa en el que se pudo apreciar la complementariedad del trío, provocando la mejor ovación hasta el momento.

A partir de aquí se optó por una apuesta ganadora, como es el caso de la preciosa y emocionante “High Heels” -del filme ‘Tacones Lejanos', tras la que Ryuchi agradeció especialmente y presentó a sus acompañantes-, “Happy End” –de mayor movimiento dentro de una estructura en la que las repeticiones tienen más peso-, la misteriosa “M.A.Y. In The Backyard” -que incluyó algunas piruetas de Ryuchi-, y la minimal “1919” –de arranque atrayente, evolución intrigante y diestra conjunción de cuerdas desgarradas y piano firme bajo un juego de luces rápido, cambiante y hasta un poco mareante.

El repentino ocaso de uno de los mejores temas de la noche provocó la retirada de unos músicos que no tardarían en salir de nuevo. Tras unas palabras de este admirador de Debussy en relación a la ciudad, al recinto y a la tragedia vivida con el terremoto y tsunami de Japón en marzo de 2011, encauzaron la melancólica y solemne “Ichimei/Harakiri - Death Of A Samurai Main Theme” (de la reciente película de Takashi Miike de título homónimo), la luminosa “Self Portrait” –tras otro regreso al escenario- y, por último, con Sakamoto en solitario, la bella “Energy Flow”, cuya sentimiento y hábil manejo del espacio cerró un interesante concierto de una hora y cuarenta minutos aproximadamente, en el que, por otro lado, se echaron en falta algunos temas conocidos.

Valladolid cerraba la gira de cuatro paradas por España de este japonés sensible, respetado, galardonado y concienciado con el medio ambiente. En esta ocasión, ha supuesto una oportunidad para disfrutar de una puesta en escena escueta de su música y valorar su obra desde otra perspectiva. Ryuichi Sakamoto sigue estando de actualidad en nuestro país, puesto que se ha presentado recientemente su autobiografía ‘La música os hará libres. Apuntes de una vida', producto de los diálogos entre el artista y el editor de la revista japonesa Engine.

Repertorio:
01. Improvisation
02. Fukushima#01
03. Nostalgia
04. Still Life In A
05. Bibo No Aozora
06. Tamago 2004
07. Seven Samurai - End Theme
08. Tango
09. MusicaCalleda I (written by Federico Mompou)
10. Solitude
11. Merry Christmas Mr. Lawrence
12. High Heels
13. Happy End
14. M.A.Y. In The Backyard
15. 1919
       encore-1
16. Ichimei/Harakiri - Death Of A Samurai Main Theme
       encore-2
17. Self Portrait
       encore-3
18. Energy Flow

Texto: Borja Sánchez Mayoral
Fotos : Giuseppe

cylcultural.org     crónicas      agendas