ANTONIO OROZCO: GIRA 10 AÑOS

Teatro Calderón, Valladolid, 9 de octubre de 2011


Domingo tarde, teatro casi lleno, cerca de mil fans del cantante español Antonio Orozco. Voz, teclados y piano, dos guitarras, bajo y batería, más el apoyo de violín y violonchelo.

Hace años que deseaba ver un concierto de pop-rock en el Teatro Calderón. Todavía recuerdo las caras de las anteriores concejalas de cultura cuando algunos, en alguna de las reuniones por temas culturales, simplemente insinuábamos que si en Londres podías asistir a conciertos de adult rock en teatros con buena sonoridad, en España  no debíamos ser tan diferentes como para que esto no sucediera. Los conciertos de pop-rock han llegado tarde a los teatros españoles,  pero han llegado para quedarse. Me alegro…imagine el lector que el concierto de Bob Dylan se hubiera celebrado en el Teatro Calderón en vez de un  inodoro, insaboro e insonoro polideportivo.


Vamos al concierto. De entrada: desconocía la popularidad de este cantante –afincado en Miami, supongo-. La gente coreaba sus canciones desde los primeros compases…desde el primer tema se sabía cantando para convencidos. El estilo es una mezcla de pop-rock españolizado (levemente flamenco) que sigue la estela de gente como Alejandro Sanz. Eficaz y bien diseñada la iluminación, las limitadas pero eficaces coreografías de los músicos. Los temas están compuestos en la misma clave, la que mejor sirve a su voz ronca –le auguro, de seguir así, problemas con las cuerdas vocales pronto debido a su casi seguro autodidactismo con la voz-  y a las letras de sus temas –obviamente: chico busca chica, chico encuentra chica..y viceversa- . Sirven también  al lucimiento de unos músicos sin ninguna duda muy profesionales y más versátiles de lo que pueden demostrar en una actuación tan cargada de adrenalina como la que presencié el domingo. Obviamente el muro de sonido: teclados-bajo-batería sirve de apoyo fundamentalmente  a la voz, que rule the show.

Siempre arriba!!..esto es bueno para la comunicación, casi litúrgica, con sus fans, es bueno para el “chou” pero no tan bueno para la música…siempre en el borde de la saturación sonora, eliminando matices que se intuyen, como lo demostró en la serie de bises: guitarra en ristre, comenzando con un tema de Triana (se oyó una voz: Viva Triana!) y  que sigue con otros temas más íntimos con apoyo del piano, del violonchelo y violín –un gran acierto incluir estos dos instrumentos clásicos- y de los dos guitarras…que creo que están menos aprovechados de lo que se podría. Seguramente algún tema a dos acústicas hubiera dado variedad e introducido estos matices  que yo eché a faltar.


Dos horas de música popular española a tope..la gente desbordada de felicidad hizo cola en la puerta de artistas para pedir autógrafos a Antonio Orozco. En unos días se edita su disco celebración de los diez años en la carrera musical de la mano de Universal Music. Éxito asegurado.

Maguil,  otoño 2011

Fotos. Archivo David Izquierdo, concierto fiestas de Medina el 5-9-2008

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas