VII Edición ATALAYA ROCK

Sábado 15 de octubre de 2011, Pozal de Gallinas (ciudad del heavy)

Un año más nos acercamos a Pozal de Gallinas, Valladolid, para disfrutar de la séptima edición de un festival que cada año va a mejor. Es admirable también que, en una época de recortes, de falta de apoyos, de supresión de muchos eventos como éste, el Atalaya siga adelante y siempre ofreciendo carteles completos, interesantes y potentes. Así, la localidad de 500 habitantes sigue cediendo su polideportivo a las casi 2.000 personas que acudimos a la cita. Para este año, los grupos elegidos fueron Enrocke,Vhaldemar, Lilith y Koma.

Enrocke fueron los encargados de abrir la noche. Su actuación comenzó sobre las 21:15 de la noche. La veterana banda de hard rock ha regresado con muchas ganas y una renovada formación. A Jose Luis y Carlos se les han unido Andrés al bajo y Jose a la batería. Por supuesto siguen dándolo todo, un rock urbano, callejero, con letras de alto contenido social que siguen teniendo vigencia y actualidad. Abrieron su show con "Carretera a tu ciudad" y aunque no había demasiada gente ellos lo daban todo. Fueron tocando temas antiguos, de sus maquetas antiguas y algunos nuevos como "aún sin título" o "Ganátelos" que formarán parte de un futuro disco que grabarán en breve.

"Sin parar", "Caminando solo", "Guerra por la paz", "Ciudades de hormigón", "Ecos del mal", "Prefiero la muerte a vivir sin ti" y la que cerró su concierto "La noche del infierno". La gente coreaba sus canciones más emblemáticas. A pesar de llevar relativamente poco tiempo de reunión y haber tocado poco en directo lo dieron todo y el público quedó muy satisfecho y con ganas de más seguro.

A las 22:20 la banda de Barakaldo, Vhaldemar saltaron a ofrecernos su propuesta de heavy metal clásico, claramente influenciado por grupos como Manowar o Gamma Ray. Su cantante, Carlos Escudero, que antes tocaba también la guitarra ha dejado el instrumento para dedicarse solo a la labor vocal. El sonido de los vascos quedó un poco embarullado y no fue especialmente bueno. Tampoco me gustó que Carlos se metiera con aquellas personas que estaban viendo el festival y que no eran heavys. Quizás alguien debería haberle explicado que el Atalaya es un concierto gratuito en un pueblo donde lugareños y metaleros se juntan para disfrutar de una noche de buena música y buen ambiente. También se me hizo pesado con tanto grito de "a muerteee".

Tocaron durante una hora y diez minutos en las que interpretaron temas como "River of blood", "Dusty road", "Bastard", "Action", "Wild hearts", "Energy"... su noche terminó con "Heavy metal of the world". Momentos curiosos fueron cuando sacaron a varios niños al escenario para cantar con ellos y cuando Carlos se paseó entre el público y por las gradas animando a todo el mundo.

 
Al filo de las 12 una de las bandas españolas que más se está moviendo, Lilith salieron a darlo todo durante una hora y cuarto. Siguen dentro de la gira de presentación de su segundo disco "Sal si puedes" que los ha llevado por toda la geografía nacional y hasta a telonear a AC/DC. Gustaron bastante, en especial su cantante Agnes, que no dejó de moverse, animar y darlo todo durante todo el concierto. Tras su primer tema tuvieron que parar durante unos minutos porque se les había roto algo, pero nada que no pudiera solucionarse porque siguieron como si tal cosa.


Su estilo mezcla de punk-rock descarnado, sin demasiadas florituras ni extras, muy directo y sencillo se vio en temas como "hijas de Lilith", "Hombre del saco", "No", "Peter pan", "Olvido"... y las sorprendentes versiones en castellano de AC/DC "You shook me all night long" y de ZZTop, "The granje" y la supercuriosa "Por qué te vas" de Jeanette.

 

El plato fuerte de la noche era Koma. Y a la 1:30 de la mañana Brigi y sus secuaces empezaron a dar cera. Se centraron sobre todo en su último disco "La maldición divina". De hecho, el comienzo de su repertorio fue exactamente igual al que tocaron en su visita a Pucela en abril, con "Sin oxígeno", "Idiotas", "Imagínatelos cagando" y "jipis". Sus primeros minutos no fueron buenos en cuanto al sonido, todo muy embarullado y sin apenas distinguir la batería de la guitarra, pero luego todo mejoró muchísimo.

La verdad es que cuando uno va a un festival espera que los grupos preparen un set list acorde con la ocasión, es decir, con las canciones que el público quiere oir y disfrutar, asi que no me gustó mucho que los navarros tiraran tanto de su reciente trabajo. En cualquier caso, Brigi y los suyos se movían por el escenario agusto y con muchas energías, dando saltos, poniendo poses y caras raras. El público la gozaba con temas como "El exorcista", "Jack Queen Jack" o "El sonajero".

Para los bises se dejaron "Sakeo", y un popurrí con "el marqués de Txorrapelada", "Aquí huele como que han fumao", "Mi jefe" o "El infarto "...todas ellas ventiladas en 10 minutos... Como final de fiesta, el tema emblema de "la maldición divina" y todo un himno con un estribillo que te pone a saltar y a agitar melena "la almohada cervical" con su lo nuestro siempre fue el heavy metal...

Una buena noche de metal, de rock, de heavy... una cita ineludible a mediados de octubre en un concierto bien organizado, con carteles interesantes y muchas ganas de hacerlo bien. Ya estamos esperando la siguiente edición!

Crónica de Skaidana ***** Fotos David Izquierdo y Skaidana (octubre 2011)

 

Crónicas********Volver a VaWeb