THE BELLHOPS

JANE CANALLA

JUEVES 13 OCTUBRE. Valladolid. sala porta caeli

¿Nada más y nada menos que los holandeses Bellhops en Valladolid homenajeando al mismísimo Gene Vincent en el 40 Aniversario de su muerte? A priori no pintaba nada mal, aunque fuese jueves. Lo del tributo al Vincent quedó en anecdótico, apenas sonaron 5 o 6 temas del “homenajeado”. Quizás si el concierto hubiese sido un mes más tarde, podría haberse llamado Tributo a Santa Cecilia y no hubiese pasado nada, ya que el público asistente lo que quería ver era un concierto de Rock And Roll y Rockabilly a manos de una veterana banda, aunque del grupo original sólo quedaba el guitarra-voz y el nombre.

Y empezó el grupo invitado, Jane Canalla: buen grupo, buenos músicos y buena música… pero no estaban en el lugar y momento adecuados. Sonidos blues-rock cañero que hubiesen tenido mejor acogida en otros foros. Allí la gente había ido a escuchar otro tipo de música.

Otro “acertado” momento de la noche, fue el descanso entre un grupo y otro: “gran selección musical para la ocasión” a cargo del “¿pincha?”: si estás en un concierto de un estilo muy determinado, donde va mayoritariamente gente a la que le gusta ese estilo, ¿tan difícil es poner algo de música acorde con la situación?...vamos, eso se estudia en primero de Dj. Quiero pensar que lo hizo para que la gente saliese a tomar aire o humo y a consumir en los bares vecinos, “detallazo” a la par que estrategia empresarial con amplia visión de negocio.


Y bueno, llegó el tan esperado momento: The Bellhops en acción. Guitarra, contrabajo y batería fueron suficientes para hacer bailar a los allí presentes. Un repertorio lleno de versiones de R&R 50´s y  Rockabilly. Muy acertados en los temas en plan Jive, como el “Jumpin´ from 6 to 6” o “The house is rockin´”. Gene Vincent, Billy Lee Riley (con el que grabaron un CD), y hasta Led Zeppelin en una curiosa versión de su “Rock and Roll”, interpretado por el joven batería, hijo del guitarrista Emilio García (sí, tiene raíces hispanas). Por cierto, sonaban mejor los temas a la voz de Martin, el contrabajista, que se alternaba al micro con Emilio.

Aunque en general se les notó un poco fríos, cumplieron con creces, alargando el show quizás demasiado, dada la hora. Muy destacable el solo final de batería. Acabado el bolo montaron el mercadillo y hubo ocasión de comprar unos CDs que amablemente firmaron charlando con la gente. Por cierto, su último trabajo, “Rock and Roll”, encierra alguna que otra “sorpresa”: ciertos temas en un rollo difícil de explicar ”pseudolatino-manuchauero-reguetaun”, totalmente prescindibles si lo que te gusta de los Bellhops es que es un consolidado Trío de Rockabilly (“zapatero, a tus zapatos”).


Exagerando un poquito, calificaría este evento con un 5 “pelao” de nota media: un 10 para los músicos y sonido y un cero para la sala y la organización.

Text: Waldon Ran

Fotos: JiVs

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas