DePedro.

Burgos (Estudio 27). 7-04-2011

 


Jairo Zavala se encuentra sólo en el escenario. Voz y guitarra. Empieza el concierto con el tema que cierra su último disco, La brisa”. Queda claro que hoy va a ser un concierto íntimo, por si alguien esperaba ver a una banda completa. Las cartas están sobre la mesa, aquí no hay artificios. Hay canciones. Y muchas tablas, se nota que no es nuevo en esto, no olvidemos que ha sido compañero de viaje de Calexico, Amparanoia y además curtido en mil batallas con Vacazul.  Es capaz de desenvolverse en un gran escenario como el de un festival (recuerdo el Sonorama de 2009), pero parece aún más en su salsa en un escenario pequeño, con no demasiada gente, pero eso sí, todos pendientes de su música.

Termina “La Brisa”  y aparece Lucas, esta vez es el único acompañante que va a tener Jairo en el concierto. “Os presento a la banda”.   Teclados,  melódica y muchos juguetitos que van a dar detalles a los temas, pero sobre todo guitarra y coros muy bien empastados en los que se apoya la voz principal. Aún así, va a haber menos arreglos y pequeñas cosas que en los discos, incluso en algunos momentos se requirió la intervención del público para interpretar melodías que en las grabaciones realizan instrumentos de viento, por ejemplo. Sin entrar en el papel del cantautor al uso que a todos nos viene a la cabeza, establecieron una buena relación con el público, con detalles como éstos y como en la canción que da título a su último disco “Nubes de papel”, uno de los momentos del concierto, en los que el público hizo el efecto de delay que hay en el disco repitiendo al ritmo los versos de Jairo Zavala.


Curiosamente no se centraron en interpretar las canciones del último disco, es más, tocaron prácticamente íntegro el primero, con excepción de “Tomorrow” y “Two parts in one”.

Se respiraba muy buen ambiente en este tranquilo concierto. También hay momentos algo más animados, sobre todo cuando afloran los ritmos más mestizos, lo que es sin duda una de las señas de identidad del proyecto. El público mostraba caras de satisfacción y se animaba a corear los estribillos, incluso a contenidos bailes. Estamos en Burgos al fin y al cabo y tampoco esto es un festival. Es un buen concierto, agradable, suena equilibrado. Es sencillo y por eso es bueno. Defienden muy bien las canciones en este formato, donde la voz principal destaca de manera excepcional, menos mal que no se considera a sí mismo cantante, sino guitarrista…

El tiempo pasa rápido y con “Como el Viento” hacen el primer amago de despedida, cosa que ni el público ni ellos mismos permiten, visto el setlist, en esta asumida (pero por otra parte extraña si nos paramos a pensar) manera que existe en los conciertos de afrontar un primer falso final al que le suceden unos bises ya previstos, en los que a veces se encuentran las canciones más conocidas del grupo. ¿Y si alguna vez no les piden “otra”? Elucubraciones aparte, culminaron el concierto con tres bises, el primero una versión de la canción “If i were a carpenter”, seguido de “Diciembre” y “Comanche” para acabar así con su cara más festiva.


Un buen concierto, cercano y honesto.

Al acabar, los dos componentes estuvieron hablando con la gente y haciéndose fotos, que eran bastante demandadas, sobre todo por el más numeroso que en otros conciertos público femenino. Es lo bueno que tienen las actuaciones en salas de este aforo, además por supuesto de tener la suerte de disfrutar así de cerca de la música.

Joseph Merrick (texto y fotos)

 

EN VAWEB

Valladolid 2008

Sonorama 2009

Valladolid 2010

Valladolid 2010

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas