Despistaos + Impulso
11/03/2011, Sala Porta Caeli


En esta ocasión nos visitaba Despistaos, la banda de Guadalajara que desde hace algunos años se sitúa entre los referentes musicales del rock a nivel superventas, y eso se vio reflejado en una sala prácticamente llena, en su mayoría de adolescentes fanáticas, muy monas todas ellas gracias al “efecto animadora” que algunos conoceréis. Aunque tampoco faltaban parejitas, gente de más edad, o mas alternativa, como los que a tono de humor les pidieron “una de Eskorbuto”.

Despistaos es una banda que ha ido transformando sustancialmente su sonido con el pasar de los discos, partiendo de un rock más “canalla” a una música donde sin perder su esencia priman más la melodía y el intimismo, y a pesar de las críticas de sus antiguos seguidores, ellos pueden presumir de estar donde están. A mí siempre me han gustado –sí, sí, no me peguéis-, y creo que mantienen su actitud como banda de rock que son, al igual que la cercanía con el público. Y tras su actuación, una vez que su manager les quita la correa, puedes incluso irte de fiesta con ellos; muy accesibles y majetes estos chicos.


Los teloneros de la noche fueron Impulso. Poco podemos decir, ya que al llegar más o menos a la hora de siempre ellos ya habían acabado su actuación y se estaba preparando el set para unos Despistaos que dieron un concierto muy directo, sin hablar demasiado pero sin dejar de presentar algunas canciones ni de acercarse a su público, y enlazando mogollón de temas de todas sus etapas, sobre todo de la más reciente, centrando especial atención en sus dos últimos trabajos. Era imposible que cayeran todas en un repertorio de algo más de dos horas de actuación, pero no faltaron Resucito, Ahora que no me ves, Caricias en tu espalda, Soportales, Evohé, Ruido, En la nevera, Tus fines de semana… Incluso hubo cabida para la versión de Una rosa es una rosa que grabaron para el tributo a Mecano, o para algún guiño a temas como Falsos dioses de los Transfer (que moló mucho, por extrañadas que se quedaran aquí las ‘teens').

Algo que no me convence mucho en este tipo de conciertos es la presencia de una tercera guitarra, que creo que muchas veces acaba sirviendo para la foto de un Dani que por cierto se ha puesto de muy buen ver. Otra cosa que me llamó la atención fue que han cambiado de batería.

Y ellos a lo suyo, regalando canción tras canción para unas fans que no pararon ni un momento de cantar al unísono cada frase contagiando al grupo, y de disfrutar de un concierto muy apropiado para salas de medio aforo. Y tras los bises y los aplausos, y aunque tenían actuación en Zamora al día siguiente, se los pudo ver después por algunos bares del centro de la ciudad.

Por otra parte, un auténtico éxito la programación de Porta Caeli, que está dando cabida a dos o tres actuaciones por semana, de distintos estilos pero siempre con buen resultado, demostrando la gran afición por la música que hay en esta ciudad, que esperemos se siga viendo reflejada en la concurrencia de público en los conciertos para que así siga habiendo muchos más.

¡Hasta otra!

crónica y fotos por David Izquierdo

 

Crónicas

 

Inicio