JOLLY JOKER + VENREZ + L.A.GUNS
29/06/2011, Sala Porta Caeli

_______________________________________________________________________________

L.A. Guns pasarán a la historia como la banda de uno de los miembros fundadores de Guns N' Roses. La prensa y los fans hemos alimentado esta percepción desde el principio y las comparaciones, las rivalidades entre sus miembros, los constantes cambios de formación y sobre todo el esperpento de que actualmente dos encarnaciones distintas de la misma banda se disputen el nombre han empañado una carrera de 25 años y mucha buena música. Pero esta noche la facción de Tracii Guns demostró sobradamente que aunque no están por encima de la nostalgia son mucho más que una aberración de la industria.
_______________________________________________________________________________

Los teloneros fueron los valencianos Jolly Joker, que acompañan a los angelinos en la manga española de la gira y según he sabido más adelante han compartido escenario con otros internacionales como Quireboys. Os hacéis una idea, ¿no? Como dicen ellos mismos, apestan a “cuero, tabaco, Jack Daniels y maquillaje”. Esta noche, con la ausencia del bajista, debían enfrentarse a una sala indiferente y semidesierta y salieron del paso como auténticos profesionales, con muchas tablas, mucha entrega, un cantante infatigable y un repertorio impecable (a pesar de la inevitable balada). Por desgracia el público quiere lo que quiere y solo espabiló ante los clásicos “Rock n' Roll (Set the Night on Fire)” y sobre todo “Welcome to the Jungle” (¿qué pensaría Tracii?). Y fue una auténtica pena, porque la banda está a la altura de algunos de los grupos a los que idolatran, especialmente el guitarrista Yannick. En resumen, merecieron mucho más de lo que recibieron.

_______________________________________________________________________________

A continuación los californianos Venrez salieron con la cama hecha, pero no acabaron de meternos dentro de ella, sobre todo el cantante, un tipo enrollado fuera del escenario con una visible falta de carisma sobre las tablas. El resto del grupo cumplió de forma intachable, desde el histriónico guitarrista que no hace mucho acompañaba a Marky Ramone hasta los jóvenes veteranos que componían la sección rítmica en los primeros discos de Juliette Lewis (es tremenda la energía que desprenden estos dos). Pero les falta gancho. Así de sencillo.

_______________________________________________________________________________

La dramática aparición de L.A. Guns en el escenario está milimétricamente ensayada, pero no es menos efectiva por eso. Suenan las primeras notas de “Decide” y los incondicionales que para entonces abarrotan las primeras filas se vuelven locos. El escenario se empequeñece. Jizzy Pearl se contonea sobre las tablas con una camisa abierta como si fuera el sobrino macarra de Tom Jones, acertando notas imposibles y compartiendo protagonismo con la carismática figura de Tracii Guns.

¡Somos L.A. Guns! Así de claro. Y desgranan un repertorio infalible sin hacer más pausas que las necesarias ante un público deslumbrado: “Electric Gipsy”, “Never Enough” con la participación de las primeras filas, “The Ballad of Jayne” y una de mis favoritas, “Over the Edge”, en la que Tracii demuestra que además de técnica tiene una clase como guitarrista que destaca sobre los fuegos artificiales de sus compañeros de generación.

Suenan “Spinning Wheel” de Love/Hate, la antigua banda de Jizzy, que obtiene una gran ovación, y “One More Reason”, en la que Tracii acaba tirándose al suelo. A continuación el vocalista abandona brevemente el escenario y el resto de la banda interpreta una emocionante versión de “Hey Joe”, sencillamente una de las canciones más hermosas que se han escrito, y que canta el batería.

Aprietan de nuevo el acelerador con “Show No Mercy” y se despiden con una interpretación de “Rip n' Tear” que es una auténtica carnicería. Pero sabemos que esto no ha sido todo y la banda vuelve en seguida al escenario. Let's take it up, dice Jizzy sonriendo. Pues eso. Y cuando acaba “Sex Action” y desaparecen en el camerino la gente se mira desconcertada: a todo el mundo se le ha hecho corto, pero nadie sabe exactamente cuánto tiempo ha durado el concierto. Los comentarios que se escuchan en la sala son unánimes. Y nadie habla de Guns n' Roses. Lo han conseguido.

crónica: Juanjo Llanos
fotos: David Izquierdo

_______________________________________________________________________________

Crónicas