La Fuga

Salamanca. Sala marte del CAEM. 1 de abril de 2011

El regreso de La Fuga nuevamente a los escenarios no podía haber sido más esperado. Después de una etapa complicada para el grupo, La Fuga nos había sorprendido a todos sus fans con un nuevo álbum y con una nueva formación que habían encajado perfectamente entre sus seguidores. Pero todavía tenían que pasar la prueba de fuego, que, como en toda banda, era el directo.

El 1 de abril de 2011 arrancaba en Salamanca la nueva gira de La Fuga, gira que los llevará a recorrer un montón de ciudades Españolas. El público se iba reuniendo tanto dentro como fuera de la Sala Marte, esperando el momento de volver a ver a uno de los grupos más famosos del panorama musical español.

A las nueve de la noche, tal y como estaba anunciado, DJ Geñín se subía al escenario para prepararnos para lo que estaba a punto de llegar. Con su buen humor y su pasión por la música, DJ Geñín hizo saltar, cantar y bailar a los allí presentes durante una hora hasta que, por fin, llegó el momento de que las música cesase, las luces se apagaran, y Pedro, Raúl, Nando y Edu irrumpieran en el escenario a ritmo de rock and roll.

Gripado Corazón, el tema que abre su nuevo trabajo, Raíces, fue el elegido también para arrancar su gira y su concierto. Después de dar las gracias y saludar al público que allí nos habíamos reunido interpretaron algunas de sus canciones más famosas y más rockeras: Buscando en la Basura, Majareta y El Manual.

Antes de continuar con el concierto Pedro hizo un alto para comunicarnos una gran noticia, y es que aquella noche no solo era especial para ellos por ser el inicio de una nueva gira y una nueva etapa, sino también porque Nando, guitarrista del grupo, acababa de ser papá. Así, Pedro le dedicaba la siguiente canción, Sola, mientras todos los que estábamos allí aplaudíamos a Nando transmitiéndole nuestra enhorabuena.

La noche era joven todavía y los fans estaban totalmente entregados al espectáculo. La Fuga no defraudaba y continuaba su concierto con temas de sobra conocidos. El público no paró de cantar y bailar a ritmo de Pedazo de Morón, Sueño de Papel, Miguel y Las Olas.

Pero La Fuga no solo sabe hacer rock and roll, y llegó el turno de algunas de sus baladas más famosas, la nueva Espinas de Cristal y la archiconocida Balada del Despertador. Eso sí, poco les duró la tregua y enseguida volvieron a dar caña, tocando los primeros acordes de Ganas, que fue seguida de No solo respirar, Trampas al Sol, Baja por Diversión y Arde el Viernes. En Ganas, Nando nos demostraba sus habilidades musicales no solo a la guitarra, sino también usando, por primera vez en directo, un Talk Box.

Sin apenas darnos cuenta ya habíamos pasado el ecuador del concierto. Pero todos los allí presentes pedíamos más y La Fuga nos lo iba a dar. Su entrega sobre el escenario era máxima y se notaba que ellos se estaban divirtiendo mientras nos dedicaban sus canciones. El público, que demostraba canción tras canción su total entrega, recibía con un fuerte aplauso uno de los temas insignia de la banda cántabra, Por verte Sonreir, a la que le siguieron En Vela, Heroía y Pa’ volar, canción con la que se despedían, muy agradecidos, todos los componentes de La Fuga.

En cuanto desaparecieron del escenario el público comenzó a pedir otra, y no cesaron sus ruegos hasta que volvieron de nuevo a colgarse sus instrumentos. Con Los Molinos nos hacer bailar de nuevo y con Jaleo, uno de sus temas más potentes y conocidos, nos decían adiós definitivamente agradeciendo nuevamente a Salamanca su acogida aquella noche. Pero no podían irse de verdad sin interpretar P’aquí p’allá, una canción especial para todos los rockeros salmantinos que tantas noches hemos escuchado esa canción al salir del bar que toma su título como nombre del local.

Hasta la luna, a la que tantas canciones le ha dedicado La Fuga a lo largo de su extensa trayectoria musical, se vio obligada a menear la cabeza al ritmo de sus canciones en una noche como aquella en la que la famosa banda de Reinosa demostró que ha vuelto a sus Raíces con las pilas cargadas y con muchas ganas de dar guerra y hacérnoslo pasar bien.

Fotos: BeaRamone

Texto: Bea Cepeda

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas