LA HABITACIÓN ROJA
+ LECTOR ACRÓBATA

29-10-2011. Auditorio Miguel Delibes (Valladolid)

Nuevamente, La Habitación Roja volvía a tocar en Valladolid y la cita, como siempre, era ineludible. En esta ocasión, el directo se organizó en el flamante Auditorio Miguel Delibes y contó con la participación del grupo local Lector Acróbata.

Los vallisoletanos se encargaron de abrir la velada con su particular a la vez que acertada manera de entender el pop. Lector Acróbata está de enhorabuena ya que recientemente acaba de lanzar un trabajo de discográfico que nos presentaron en directo en una actuación de gran nivel y que confirma la buena salud de la que goza la escena pucela.

La Habitación Roja comenzó su esperada actuación con un repertorio de versiones extraído de sus dos volúmenes discográficos Para ti, entre las cuales se pudo escuchar temas de La Mode, La Dama Se Esconde, Sr. Chinarro o Paraíso, y dedicaron una de las canciones al recientemente fallecido Pedro San Martín, bajista de banda La Buena Vida.

Esta primera parte, aunque cargada de esa calidad musical que caracteriza al grupo valenciano, no consiguió conectar con el público ya que carecía de esa intensidad que suele protagonizar sus directos. De esta forma, hubo que esperar a la segunda parte de su actuación, la más larga, para, por fin, reconocer a La Habitación Roja, ya que desplegaron toda su esencia indie a lo largo de más de un hora de sus grandes éxitos (sobre todo de su etapa con la discográfica Mushroom Pillow).

De esta forma, con rotundidad sonaron “Scandinavia”, “Nunca ganaremos el mundial”, “Universal”, “La vida moderna” o “Febrero” ante la explosión de un público absolutamente entregado y rendido ante lo que era el último concierto de la gira de los valencianos, puesto que como bien explicaron se van a “encerrar” en el estudio para preparar lo que será su siguiente larga duración.

Para los bises se reservaron clásicos de sus primeros discos como “Mi habitación” o “Largometraje” y la versión de los considerados por muchos los padres del indie, The Smiths, “There is a light that never goes out”. Igualmente, en esta parte final del concierto, tuvieron palabras de agradecimiento para el responsable del Valladolindie ya que recordaron que en muchas de las ediciones de dicho festival han contado con su participación.

Impecable y estruendoso concierto que no hace más que confirmar que los miembros de esta veterana banda del indie español se siguen mostrando activos e ilusionados como verdaderos quinceañeros encima del escenario.

Crónica: Miriam Arranz y Jano (texto & fotos)

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas