MENDETZ + Bonus track + Grothesque

Viernes 24 noviembre de 2011, Sala Hangar Burgos

            La noche del viernes prometía en el Hangar con los conciertos de los barceloneses Mendetz y dos grupos locales que están luchando duro por abrirse hueco en el panorama musical.

            BONUS TRACK abrió la caja de sorpresas desde el primer momento, los burgaleses, con los estrambóticos modales y vestuarios a los que nos tienen acostumbrados, supieron sorprender al público primeramente escaso que fue creciendo a medida que el concierto transcurría. Supieron amenizar la velada haciendo participar al público con grandes pelotas de goma y diviertiéndoles con sus transgresivas letras.

           
            Cuando Mendetz apareció en el escenario, el Hangar estaba ya bastante animado y, sin ser agobiante, se notaban las ganas de menear el esqueleto y de divertirse en un grupo más compacto pegados al escenario. El directo de este grupo de la capital catalana no defraudó, los componentes de Mendetz: Pablo Filomeno (batería), Oriol Francisco (bajo), Jan Martí (teclado), y en especial, el cantante y guitarrista Stefano Maccarrone (quien en todo momento supo llevar la batuta del genial concierto), supieron mostrar el lado mas bailable de su synth rock. La voz y las melodias pegadizas van adquiriendo cada vez mas fuerza en este grupo que deleito a su público con canciones como “Futuresex”, “Maximo Truffato”, su nuevo single “Plasticiline”. Y el colofón final de su actuación, volviendo loco al público asistente y subiendo la temperatura del local a base de baile frenético lo marco su versión de Gala, “Feed from desire”.

            Cuando Mendetz estaba finalizando, el club GROTHESQUE tuvo la genial idea de repartir discos con una sesión suya, incitando a la gente a no abandonar el local y disfrutar de su actuación.
           
            Algún desafortunado hizo caso omiso, y el público que quedo, con un poco más de hueco para bailar y saltar como nunca, disfrutó con un show que mezcló unas visuales transgresoras y llamativas que en algún momento hicieron dejar de bailar a más de uno para observarlas totalmente alucinado; con una música electro que no daba respiro y te atrapaba, por muy cansado que estuvieras de bailar en una noche tan movida en el Hangar.


            El final del show, al estilo de la película, “el club de la lucha”, con un remix de “where is my mind” de “The pixies” cerró todas las actuaciones y el público fue abandonando el local con los pies doloridos de bailar y su CD de “Grothesque club” bajo el brazo.

Texto y fotos: David Barriuso

mendetz

bonus track

grotesque

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas