CONCIERTO EXTRAORDINARIO DE NAVIDAD
ORQUESTA SINFÓNICA DE CASTILLA Y LEÓN
21-12-2011. Auditorio Miguel Delibes (Valladolid)

 

 


Memorable concierto extraordinario ofrecido por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León con motivo de la Navidad en el cual se tuvo el privilegio de contar con el director ruso Vasily Petrenko y las voces de Itziar de Unda, Mikeldi Atxalandabasco y Elier Muñoz.

Con un Auditorio deseoso de disfrutar de este concierto navideño, el espectáculo comenzó con la Opereta Cómica “Candile” de Leonard Bernstein, pieza que sirvió para conectar, desde el inicio, al abundante público con la orquesta.

Seguidamente llegó el momento de disfrutar de una magnífica selección de West Side Story en la que se pudieron escuchar “María”, “I feel pretty”, “One hand, one heart”, “Somewhere” y “Balcony Scene”.

Vasily Petrenko demostró como la edad no va reñida con el talento ya que dejó a toda la sala absolutamente entregada con su genio y es que, no olvidemos, que este joven natural de S. Petersburgo, es el Director Principal de la Royal Liverpool Philarmonic Orchestra, Director Principal de de la National Youth de Gran Bretaña, Principal Director Invitado de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y, a partir de la temporada 2013/14, Director Principal de la Filarmónica de Oslo. Sin duda alguna, todo un lujo de director que dio rienda suelta a su genio en este especial concierto.

Igualmente, también cautivaron las interpretaciones vocales de la joven soprano bilbaína Irziar de Unda, la del tenor, también de Bilbao, Mikeldi Atxalandabasco, y la del barítono cubano Elier Muñoz, los cuales emocionaron con su talento a todos los asistentes al evento.

Después de un breve descanso, el concierto continuó con una selección de la ópera de George Gershwin Porgy and Bess, de la cual se interpretaron “I got plenty o nuttin”, “Summertime” y “Bess, you is muy woman now”.

Seguidamente, el Auditorio se emocionó con el “Adagio para cuerdas” de Samuel Barber que Vasily Petrenko dedicó a todas las víctimas del año 2011, para finalizar con “Un americano en París” de George Gershwin.

Evidentemente, todos los asistentes comenzaron a aplaudir sin parar como reconocimiento al gran concierto vivido y la Orquesta Sinfónica de Castilla y León regaló unas piezas extras a los asistentes que terminaron por poner en píe a todo el Auditorio. De esta forma sonaron dos danzas del ballet El Cascanueces de Tchaikovsky y la Marcha Radeztky, que sirvió para que Vasily Petrenko acabara dirigiendo las palmas de todo el público.

Crónica: Miriam Arranz (ValladolidWebMusical)

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas