fiesta-celebración de los temas de Antonio Vega
Rafa Chail, Santiago Iglesias, Agustín Villafañe y Oscar Lobete
Valladolid. Café España. 10-03-2011.

El jueves 10 de marzo de 2011 se llevó a cabo por segunda vez en poco tiempo una nueva fiesta-celebración de los temas de Antonio Vega, el lugar escogido fue el Café España de Valladolid. Para la ocasión tres músicos de lujo que se reunían como ellos mismos nos contaron "Volvemos a tocar las canciones de Antonio Vega después de las buenas sensaciones que se crearon en el anterior concierto del mes de Diciembre".

En valladolidwebmusical siempre nos hemos declarado como mas que fervientes admiradores y devotos del legado de Nacha Pop y Antonio Vega, por lo que cualquier propuesta que rinda un tributo a esas insuperables composiciones es una oportunidad única para recordar una serie de cortes que siguen siendo de vigente actualidad y que te ponen los pelos como escarpias cada vez que oyes sus acordes.

Para la ocasión tres músicos con un curriculum difícil de superar:

Santiago Iglesias, a la guitarra acústica, formo parte de La Banda de Joe y Zauz´n Club y en la actualidad compone y actúa en solitario y en 2009 editó su primer disco Flores Efímeras en el que participan Carlos Chaouen, Pitti y Rafa Pirulo.

A la guitarra eléctrica Rafa Chail, sinonimo de pop en la ciudad y antiguo componente de los Reflejos, Fallen Idols, Objetivo Perdido, Inalterables, Automáticos, Los Nadie, El Correo, Hombres Azules, Wild Horses, Hoka Hey, Contrabando...y en la actualidad de los Doppin Boys y Lector Acrobata, así como de diversos y variados proyectos.

El último en incorporarse ha sido Agustín Villafañe, que formo parte de Reflejos, Exit,  Rosas en Blanco y Negro,  Bitter Fix o Los Rumbeuros, siendo en la actualidad el percusionista de Los Pichas

Como colaborador esporádico Oscar Lobete, que acompaño al tridente en algunos temas con su piano con el que ha participado con orquestas como Sinfónica de Castilla y León o la Orquesta de Radio Televisión Española

Difícil es escribir de este elenco de músicos que van a interpretar tan buenas melodías, y como quisimos entender a Rafa, la gente se piensa que es fácil interpretar estos temas, pero es muy complicado, ya que conseguir imprimir el sentimiento, la fuerza e intensidad de estos temas es una tarea muy complicada, ya que el listón de las originales es muy alto, lo que se convierte en una ardua tarea.

De este modo en tres bloques, el primero centrado en Antonio, el segundo en Nacha pop y el tercero en el bis con "Elixir de juventud y la Chica de Ayer. La banda fue interpretando temas más conocidos y algunos menos famosos, aunque el público congregado, que no se caracterizaba por el acné juvenil, conocía la mayoría de los mismos, pero era en temas como Esperando nada, Lucha de gigantes, Se dejaba llevar, Elixir de juventud, o El sitio de mi recreo de la etapa en solitario y los más eléctricos de la etapa de los Nacha como Luz de cruce, Déjame algo o antes de que salga el sol, siendo especiales los momentos en los que se interpreto la más conocida Chica de ayer donde Rayo se subió a poner su voz o la inigualable Una decima de segundo.

En conjunto da gusto ver como esos músicos no olvidan y recuerdan a las nuevas generaciones que gente como Antonio vega ha marcado el devenir musical de la mayoría de los seguidores de la música en castellano.

El problema de estos conciertos, a ratos tan íntimos, es que el público se dedique a la charla y que en la parte de atrás era tal el bullicio que hacia difícil escuchar a la banda y en segundo lugar el sonido en general no fue bueno, demasiado empastado en momentos y muy agudo en otros, lo que dificultaba la audición, principalmente en lo que nos trasmitían los músicos entre corte y corte.

En conjunto una velada de pop rock de alta calidad, esperemos que no sea la última.

Os dejamos con unas palabras de Santiago Iglesias, donde nos muestra lo que sintió esa noche.

El jueves por la noche volvimos a cantar canciones de Antonio Vega; diferente escenario, diferentes circunstancias –en el concierto de Diciembre pasado la gente fumaba en el local- pero las mismas sensaciones.
No soy muy partidario de las banda/tributo/a..., es decir, de reproducir las canciones de otros de forma sistemática y de forma continuada, pero reconozco que lo que hicimos anoche en el Café España y en su día en el Café Teatro me da una enorme satisfacción.
Creo que me sucede porque cantar las canciones de Antonio Vega no es un mero acto de imitación; son, más bien, canciones que dicen lo que uno mismo quisiera decir y de esa exacta manera, provocando una empatía que se termina por extender al público, que como en la anterior ocasión, siempre espera respetuoso escuchar la música y las letras del maestro.
Desde el escenario se observan gestos que delatan los estados anímicos por los que atraviesan quienes escuchan, en función a que estés cantando “Tuve que correr” o “Lucha de gigantes”, cargadas de emoción, o “Déjame algo” y “Lo mejor de nuestra vida”, que son como un respiro que te permite mover el pié rítmicamente y sacudirte de esa sana presión a la que te someten las anteriores.
Estuvimos en ese escenario un servidor –Santiago Iglesias-, junto a Rafa Chail, quien siempre le pone fuerza a la guitarra eléctrica y quien no puede disimular esa vena rockera que también tenía Antonio; Agustín Villafáñez al cajón y percusiones, arropándonos y compactando los temas magistralmente, y de forma ocasional en 4 canciones, Oscar Lobete, pianista experimentado de larga trayectoria con quien fue un auténtico honor compartir acordes.
Hicimos 19 canciones pero pudieron ser más; muchas de las que quedaron fuera de la lista podrían haber estado perfectamente por derecho propio, porque ¿quién se atrevería a decir cuál de ellas no es magistral? Quizá tengan su oportunidad en un futuro porque algo me hace sospechar que, a pesar de mi poca predilección por esas bandas/tributo/a.. , el siguiente concierto con canciones de Antonio Vega está ya en marcha. Las razones son varias, y la principal es que disfruto haciéndolo y observando, desde ese puesto privilegiado que es el escenario, cómo disfrutan quienes asisten.
Gracias a quienes estuvisteis allí.
“Contigo supe que un acorde quiere hablar” (S.I.)
“...mi secreto es conocerte como la lluvia al sol” (A.V.)

SANTIAGO IGLESIAS

 

Manuel eskela (Marzo 2011)

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas