SONORAMA 2011
Aranda de Duero (Burgos)
Una jornada sonorámica


Un año más, ValladolidWebMusical se desplazó hasta Aranda de Duero (Burgos) para estar presente en el festival Sonorama, que se ha confirmado como una de las citas más destacadas del verano a nivel nacional.

En esta ocasión, el programa contaba con 4 jornadas intensas de conciertos en las cuales destacaban nombres como Triángulo De Amor Bizarro, Rinôçerôse, Sex Museum, La Habitación Roja, Miss Cafeina, Teenage FanClub, Niños Mutantes, Delorean, Dos Bandas Y Un Destino, Tachenko, Sexy Sadie, Iván Ferreiro, etc.  Además de sorpresas como la inclusión en el cártel de Amaral…

Igualmente, conviene destacar en la programación la inclusión de numerosas bandas de Castilla y León, entre las cuales se encontraban 7 grupos de Valladolid: Arizona Baby, My Friendly Ghost, Campingás, La Linga, Little Indian Rabbits, Margot y Ele De Eme.
La jornada intensiva elegida para disfrutar al 100% del Festival Sonorama 2011 fue la del sábado 13 de agosto, en lo que se convirtió en todo un “tour” por los diferentes escenarios programados para conseguir ver el máximo número posible de grupos.

A las 12 horas comenzaron a sonar en el Escenario Bodegas de la Plaza del Trigo los primeros acordes de Disco Las Palmeras! presentando su trabajo de debut Nihil Obstat, seguidos de la gran sensación del momento Hola A Todo El Mundo sorprendentes siempre tanto por sus atuendos como por su música cada vez más folk, y Dinero, sin duda, el concierto más esperado de la mañana que no defraudó en absoluto y acabó con justas reivindicaciones por parte del público pidiendo su inclusión en el escenario principal del Festival. Sin duda, tres grandes propuestas que no defraudaron a todos los valientes que, plantando cara al sofocante calor arandino, llenaron la plaza. Una lástima que los directos coincidieran con la programación matutina del Bus Red Bull en la Plaza La Sal, en el cual, a esas horas, tocaban El Hombre Del Traje, PVL Havoc, Call Me Idiot y Supertubos.

Con poco tiempo de por medio, desde la Plaza del Trigo hubo que desplazarse con rapidez a las piscinas municipales para disfrutar de los dos conciertos programados en el escenario ubicado en ese recinto que tenía como protagonistas a dos bandas vallisoletanas. El cuarteto de Campingás se marcó una brillante actuación en la que repasaron sus dos primeros EPs, regalaron dos canciones nuevas de lo que va a ser su nuevo trabajo y contaron con la compañía de Álex de Idealipsticks que subió al escenario a cantar un tema. Seguidamente, Little Indian Rabbits tomaron el relevo en el escenario para presentar su primer trabajo de larga duración aprovechando la cita sonorámica.
 


Cartel Sonorama 2011 / Campingás (Escenario Piscina)

A las 19 horas comenzó a sonar la música en el recinto principal del Sonorama, concretamente, la velada se inició en el Escenario Heineken con el granadino ex 091, Lapido, que no defraudó con su rock poderoso de la vieja escuela made in años 80. Seguidamente, directamente desde Barcelona Mishima inauguró el Escenario Ribera con su personal pop cantando en catalán muy aplaudido por el respetable.

El esperado Xoel López, líder de Deluxe, comenzó su actuación (la primera en solitario en el Sonorama) sobre las 20:30 horas en lo que se convirtió en una de las actuaciones más aclamadas de la jornada (a pesar del temprano horario…). Inició su directo tocando solo, para, a continuación, rodearse de su banda e interpretar canciones de todos sus anteriores proyectos, además de regalar a los asistentes un nuevo tema llamado “El hombre de ninguna parte”.

A continuación, sorprendió la actuación de la mega formación La Orquesta Poligonera, compuesta por Iván y Amaro Ferreiro, Coque Malla, Anni B Sweet, Nico Pastoriza, Ellos y miembros de Lori Meyers. Se marcaron buenas interpretaciones de las canciones más populares de cada uno de sus grupos aunque, bien es cierto, se echaron en falta temas propios para dar más “carisma” al proyecto…




Xoel López (Escenario Heineken) / La Orquesta Poligonera (Escenario Ribera)

El siguiente plato fuerte corrió a cargo de los valencianos de La Habitación Roja, con un concierto intenso, vibrante y cargando de sus grandes éxitos coreados, por supuesto, por todos los asistentes. Momento para la anécdota fue cuando sonaron los acordes de “Nunca ganaremos el mundial” y comprobamos que no cambiaron la letra de la canción a pesar de los acontecimientos vividos hace un año (bien por ellos).

A continuación, el Escenario Ribera se vistió de gala para recibir a Dos Bandas Y Un Destino, o lo que es lo mismo, la perfecta unión de Los Coronas con Arizona Baby que se marcaron uno de los directos de más calidad de la jornada. El surf instrumental mezclado con la frescura del rock sureño de los vallisoletanos hizo las delicias de un público totalmente entregado y conducido perfectamente por un Javier Vielba totalmente inspirado ejerciendo de gran maestro de ceremonias.

Durante la actuación de Supersubmarina, llegó el obligado momento de acudir a la Carpa de Future Star para disfrutar del directo más salvaje de los barceloneses Mujeres que activaron el recinto con sus sonidos garageros en una gran actuación en la cual solo falló la mala acústica del lugar. En dicha carpa se pudieron disfrutar de las actuaciones de prometedoras bandas emergentes así como grupos totalmente consolidados que sorprende bastante que sean incluidos en este espacio. De esta forma, conviene resaltar que la visita a dicha carpa es obligada cuando se acude al Sonorama y en la jornada del sábado actuaron nada más y nada menos que: Elgatoscayola, Horthy, 45 grados, Smile, Nadadora, Grises, Los Últimos Bañistas, Lüger, Man On The Moon y los ya mencionados Mujeres.


La Habitación Roja (Escenario Heineken) / Mujeres (Carpa Future Stars)

Con cambio en el cartel previsto, el quinteto de pop sueco Shout Out Louds volvió a activar el Escenario Ribera en una actuación que encandiló a todos sus seguidores y que, tal vez, pecó de demasiado “insulsa” para los que no lo somos… Seguidamente, con una buena puesta en escena y un gancho especial, los franceses Rinôçerôse hicieron bailar a todos los asistentes con su particular propuesta de rock mezclada con una contundente electrónica y música dance.

La siguiente actuación fue la esperada de El Columpio Asesino, que no defraudaron y se marcaron uno de los mejores directos de la jornada. Los de Pamplona deleitaron con su potente y personal sonido de pop electrónico que no dejó indiferente a nadie combinando perfectamente temas anteriores con los de su nuevo trabajo Diamantes.

Para cerrar la jornada, se subió al escenario uno de los artistas más de moda del panorama musical nacional, El Gincho, que con su sello identificativo que abarca sonidos electrónicos y poperos con ritmos tropicales y africanos ha conseguido hacerse un hueco destacado mercado actual. Su actuación fue muy aplaudida y supuso un buen broche final para la noche, que por supuesto, no acabó ya que se continuó con la programación de los djs.

Sin duda alguna, intensa jornada sonorámica repleta de buenas actuaciones y momentos estelares que, por otro lado, dejó la sensación de menos nivel, en lo que a grupos cabeza de cártel se refiere, que la pasada edición y una gran impotencia por no poder acudir a todos los conciertos. De esta manera, plantearse disfrutar al 100% de un día en el Sonorama (desde la mañana hasta la madrugada…) resulta una “aventura” complicada y agotadora por la multitud de directos en la programación, lo cual es, por otra parte, altamente gratificante y recomendable.

Igualmente, a la hora de ejecutar una reflexión sobre la cita sonorámica conviene precisar que, dejando claro que es un festival de gran nivel al que, sin duda alguna, merece la pena acudir, si que se han detectado algunos aspectos mejorables dignos de mencionar… En primer lugar, resultó curiosa la colocación de bandas de gran nivel a horarios demasiado tempranos, al igual que la colocación de otros grupos en escenarios principales y en horas punta. Igualmente, otro de los comentarios, a modo de queja, más repetidos entre el público fue la subida de los precios de los abonos, de las entradas del día y de los productos a la venta dentro del recinto. Tampoco conviene olvidar la sorpresa para muchos que supuso la inclusión de Amaral dentro del cártel como uno de los platos fuertes del festival, hecho que se vio reflejado el último día al empezar su actuación, cuando gran parte del público sonorámico abandonó el recinto al mismo tiempo que entraba al lugar una gran masa de gente que había adquirido la entrada del día (curiosamente, en esa jornada, más barata, pasando a costar de 40 a 20 euros…).

En fin, aspectos subjetivos sin duda y totalmente discutibles que no empañan un festival totalmente consolidado que ya se encuentra preparando su próxima edición, en la cual, esperamos disfrutar de bandas que en esta ocasión echamos en falta y que, por supuesto, la organización del festival siga apostando por grupos de la región.

Crónica: Miriam Arranz (ValladolidWebMusical)

 

Otras ediciones del Sonorama:
2002 2004 2005 2008 2009 2010

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas