Anni B Sweet + Bicycle Thief

Sala My Way. 4 de Mayo de 2012. Valladolid

 

 

Bajo la organización de Pasión Eventos, el pasado 4 de mayo visitó Valladolid Anni B Sweet, una de las sensaciones del indie nacional en estos momentos. No cabe duda de que la malagueña es una de las apuestas fuertes de Subterfuge para esta temporada. En las últimas semanas, sus apariciones en prensa, radio y televisión con objeto de promocionar su último trabajo, “Oh Monsters!”, han sido constantes, generando una gran expectación entre los seguidores del pop-indie de raíces folk y entre los medios especializados. Pero vayamos por partes, ya que en la fiesta hubo otros invitados.

 

 

El encargado de abrir la velada fue Bicycle Thief, alter ego de David Vila (Stealwater), quien inició el concierto con “The light”, incluida en “Notch”, su debut en solitario, defendiéndola tan solo con su voz y una guitarra. Para algunas fases del concierto se encontró perfectamente flanqueado por dos conocidos músicos locales como son David Martín (bajo) y Diego Herrero (batería), quienes imprimieron fuerza a composiciones como “Hey man”, “Requiem”, “Grace o “I don’t know”, además de a versiones como “Ooh La” de The Kooks o “I want to hear what you have got to say”, de The Subways. A destacar el emotivo momento y la preciosa dedicatoria de “Every sky is falling” y “Let me time”, canción de Stealwater (la banda de toda la vida de David Vila), donde valiéndose tan solo de un teclado consiguió llenar una sala de considerables dimensiones como es My Way. Era la primera vez que veía a Bicycle Thief y la verdad es que el concierto superó mis expectativas. Fue una actuación de marcado carácter ecléctico, conjugando episodios de carácter más folk y acústico, piezas cercanas al pop tradicional y otros más vigorosos con patrones más rockeros. Muchos caminos a abarcar, y salió airoso de todos ellos.  

 

 

Y llegó el turno de Anni, ante una audiencia compuesta por aproximadamente doscientas personas. Acompañada por una más que solvente banda, en la que destacaba la presencia de Manuel Cabezalí (Havalina) a la guitarra, comenzó su concierto con la pausada y casi musitada “Gone if i close my eyes”, un corte de más 5 minutos de duración, y continuó con “Missing a stranger” y “Catastrophe of love”, temas que siguen una senda similar: intimismo, voces muy melódicas, casi susurradas en ocasiones, con una atmósfera acorde con la naturaleza de las canciones. “The closer” se movió por caminos cercanos a PJ Havey, “Goodbye child” sonó marcadamente folk, al igual que “Locked in verses” y “Hole in my room”, si bien estas últimas con un carácter más acústico que nos permitió apreciar con mayor proximidad la bella voz que tiene Anni B Sweet.

 

 

Tras este primer acto, que se centró exclusivamente en su último trabajo, interpretó canciones de su primer y más luminoso disco “Start, Restart, Undo”, como “A sarcastic hello” o “Motorway”. Vuelta a “Oh Monsters!”, si bien esta vez con “Ridiculous games 2060”, mucho más enérgica que cualquier canción tocada hasta ese momento. Con “At home” volvimos al intimismo, y “Oh, oh, oh!” puso el toque más “freak” al concierto, con esa peculiar línea de voz. Para concluir esta parte, “Getting older”, la canción que recientemente ha sido estrenada como single y que fue una de las que mayor intensidad alcanzó, y “Monsters”.

 

Los bises se saldaron con “Second hand”, “Someone else” o “Tumbado en mi moqueta azul”, la única que sonó en nuestro idioma, y la verdad es que encajó realmente bien (quién sabe si es una línea a explorar en el futuro). Para concluir, “Remember today” (con una progresión final que fue de lo mejor del concierto) y “Shiny days”, una canción que no se incluye en ninguno de sus dos discos.

 

 

Hay que decir que, si la estructura que vimos sobre el escenario se mantiene, Anni B Sweet se encuentra magistralmente acompañada en el escenario en esta gira. La banda se adaptó a la perfección a los diferentes registros presentes en las canciones, y a nivel musical no se le puede poner ni un pero a la actuación, pues además de lo anterior, Anni demostró tener una voz bien entrenada y versátil. Como único “pero”, quizás señalar que puede que se note aún la falta de rodaje (estamos en las primeras fases de la gira) a nivel actitudinal, o es que quizás la timidez que mostró Anni sobre las tablas sea un rasgo característico de su puesta en escena. Visto su calendario de actuaciones, seguro que podremos comprobarlo en los próximos meses.

 

 

Crónica: Álvaro R. Osuna

Fotografías: Giuseppe

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas