THE BAD PLUS: ¡MAESTROS!

Ethan Iverson, piano; Reid Anderson, bajo; David King, batería

Auditorio Miguel Delibes, Sala Teatro Experimental. 12 de mayo, 22h

 

Esperada actuación de unos de los más ocupados power tríos del jazz actual: The Bad Plus.

Muy poca entrada, lo que nos hacía presagiar unas faenas de aliño y a matar lo antes posible. Nada de eso sucedió. La entrega fue total desde el primer momento de una actuación que se nos hizo corta a los aficionados locales al jazz que allí nos dimos cita en una noche calurosa y cargada de actividades de todo tipo en la ciudad.

Dedicaron gran parte de la noche a los temas de lo que será su próximo disco que por lo escuchado, supone un paso más en la consolidación de un trío de gran originalidad sonora: batería con un beat potente y sostenido, cercano al mejor rock, bajo con una raíz blues muy fuerte y piano con un background clásico que le sale por los poros. Es una de las características de este trío…la combinación de elementos musicales que ya están ahí para construir una nueva sonoridad,  desde el marco del Davis eléctrico: nadie solo, todos solos.

BP han sabido asimilar muy bien las grandes influencias de la música popular: beat rock virtuoso a la batería (King Crimson) por parte de D King, rock-blues del bajo (Cream) a cargo de R Anderson con claras influencias de Mingus y Haden y un piano, en manos de Ethan,  que repasa la historia del instrumento desde Chopin a Glass pasando por los experimentos sonoros con las cuerdas de Cage o el romanticismo y arrobo en las improvisaciones de Jarret. Sabios estos tres músicos norteamericanos, toman lo mejor de cada casa musical y nos empaquetan una música con una sonoridad muy actual, sin asomo alguno de pastiche, todo suena orgánico e integrado.

En la segunda parte hacen algunos de los temas de alguno de sus discos anteriores- Suspicious Activity, These are the Vistas, Never Stop- cambiando acentos y dinámicas, usando notas pedal, riffs y un grande y complejo contrapunto entre los tres instrumentos en permanente diálogo. En esos discos encontramos versiones de conocidos temas populares, algo que parece extrañar a algunos críticos, cuando ha sido una gran constante del jazz: el tratamiento de los temas populares ya fueran de Tin Pan Alley, el cine, el pop…maestría también en este sentido.

El final del concierto supo a poco, ya que la escasa audiencia no pudimos sacarles un segundo bis…el que hicieron fue excepcional: big eater, gran tema, muy potente…lástima de un segundo bis.

Bueno, ¿puede que esto sea motivo para contar con una próxima y pronta visita a nuestra ciudad? Ójala.

Texto: Maguil

Fotos. Antonio Macias

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas