“Señoras que van a ver el monólogo de Broncano y Castelo”

Monólogo

sábado 15 de diciembre de 2012. Casa de las Artes de Laguna de Duero

Floja entrada para dos monologuistas con cierto renombre, reconocidos por sus apariciones en televisión. Uno no sabría si se debe a la actual situación económica que ha de sumarse a la proximidad de las fiestas navideñas, o si bien Castelo y Broncano no cuentan con tirón entre el público asiduo a los monólogos.

La actuación de Antonio Castelo parece que estuvo acorde con la última afirmación, ya que su monólogo apenas tuvo contenido ni ritmo. Muy de extrañar en una actuación que viene de tiempo atrás y que debía estar bien pulida. Se mostró un tanto soso, sin ritmo, sin preparación, y cuyos números fuertes se basaron en la lectura del top de las búsquedas más extrañas en Google en el año pasado, a las cuales acompañaba de ciertos comentarios, que eran más propios de alguien que los leyera por primera vez que de un cómico que presentara un número preparado meses atrás. Además ofreció su habitual actuación con el banjo, con el que pretende más bien una actuación cómica que un monólogo, y a sus punteos los acompañó de unos pocos chistes, adaptados al oeste.

Curiosamente para este redactor, el que estuvo mejor fue David Broncano, con un monólogo muy bien preparado, y sobre todo original, muy de agradecer cuando uno es asiduo a escuchar monólogos. Sorprendió introduciendo noticias de actualidad y desarrollándolas dentro de lo que puede resultar una charla amena y divertida entre amigos, siendo irónico y sarcástico con la realidad. Además nos ofreció su particular versión de las Santas Escrituras, realizando una muy divertida comparación de los últimos días de Cristo como si se tratara de un partido de fútbol entre amigos. En opinión de un servidor, una actuación muy acertada en base a los cánones de un buen monólogo, una persona hablando en el escenario sobre distintos temas, sin ir de gracioso, sin reírse de sus chistes, y mostrándonos la cara irónica y divertida de la realidad.

Finalmente, ambos a la vez respondieron a algunas preguntas y afirmaciones que el público les pasó en papeles facilitados previamente para ello. Demostraron agilidad, mucho sentido del humor y el auditorio se mostró muy agradecido por esa muestra de cercanía y de improvisación, y nos mostraron que este dúo tiene mucha afinidad y complicidad entre sí, con la que supieron ganarse a todos las personas presentes.

Texto: Alberto García Rodríguez
Fotos: José Mª Martínez "Giuseppe"


 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas