Dikers

Sala Lemon Music (27-10-2012). Madrid

Sólo queda Iker Piedrafita (voz, guitarra y líder del grupo) de aquellos Dikers que debutaron en 1999 con un disco titulado “A qué esperamos” cuando se encontraban en plena adolescencia. 13 años después Iker y los suyos se pasaron por Madrid para presentar en directo su sexto y nuevo disco “Casi nunca llueve”, demostrando en él por qué son un grupo de referencia en el punk-rock melódico nacional.

Tras el éxito de “Carrusel” y su gira, Dikers decidieron tomarse un descanso en el que Iker aprovechó para colaborar con Barricada como productor del disco “La tierra está sorda”, acompañando también al grupo de su padre como músico de apoyo durante toda la gira. En 2011 vuelven a la carga con una nueva formación en la que Ubaldo Puente al bajo y Sergio Izquierdo a la batería acompañan a Iker en la elaboración del magnífico “Casi nunca llueve” en el que vuelven a contar con la colaboración de amigos como Kutxi Romero (Marea), autor por ejemplo del tema que da título al disco y que fue de los más celebrados de la noche.

Pocos grupos hay en España que manejen con tal maestría el lenguaje del rock. Se aprecia en sus discos y por supuesto en su directo, donde pueden pasar en un santiamén de ponerte la piel de gallina con una balada a hacerte brincar y menear la cabeza como un loco con sus canciones más cañeras. Dikers es un grupo con gran variedad, punk-rock o punk-pop según requiera la canción y el momento, pudiendo llevarla hacia el metal o hacia derroteros más melódicos y accesibles, pero en todos los casos con gusto y calidad. “Casi nunca llueve” es un disco excelentemente producido pero claro, hay temas como “Corazón de trapo” o “Como un circo ambulante” que requieren de una instrumentación que tuvieron que llevar pregrabada para el concierto porque un trío es lo que es... Pero los navarros no centraron su concierto exclusivamente en su último disco, de hecho abundaron los temas del disco “Dale gas” del 2002 que es, probablemente, su mejor obra, o al menos la que les hizo dar el gran salto de calidad.

La canción homónima, la emotiva “Si tú te vas”, la potente “Mi sucio corazón” o la arrolladora “Tengo un plan” hicieron las delicias de los fans, así como su pequeño recorrido por “Las noches que me inventé” con el tema que da título al disco o “Ronco invierno” que han pasado a convertirse en himnos generacionales. También levantó la sala “No me importa”, aquella canción que refleja la rebeldía adolescente y con la que se dieron a conocer hace muchos años ya… Incluso contaron con la colaboración de un espontáneo al que Iker invitó a subir al escenario a cantar y el cuál hizo un alegato pidiendo más grupos de la calidad de los Dikers en este país.

En definitiva, un buen sonido y un completo set-list del que únicamente eché de menos como hit “Miedo” que no interpretaron en esta ocasión. Otra vez será… yo lo que espero es que esa próxima vez no sea muy lejana.

 

David González

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas