Fanfarlo

16 de Octubre. Sala Porta Caeli. Valladolid

La hermosa Madame de Cosmelly pierde a su marido cuando éste cae en el embrujo  de una  seductora bailarina conocida como "La Fanfarlo", protagonista de la novela de Baudelaire del mismo nombre. Si el grupo sueco-londinense liderado por Simon Balthazar escogió su nombre como referencia a este hipnótico embeleso es algo que no sabemos; lo que está claro es que, tras el éxito de su primer álbum "Reservoir" y después de girar por todo el mundo, su llegada a Valladolid para presentar su nuevo trabajo "Rooms Filled with Light" parece todo un acontecimiento, y es todo un placer comprobar que la gran afluencia en Porta Caeli así lo considera.

Las luces se atenúan, nos acercamos al escenario y la banda nos guía a través de un set que abre con Lenslife y la infecciosa Feathers, tras las cuales el público ya está ganado: cuando el carismático Simon agradece los aplausos con un "Thank you", una voz entre el público se alza al grito de "Thank you for you!". Otro de los temas cumbre, cimentado sobre la melodía de la trompeta de Leon Beckenham, es la magnífica "Tunguska", una canción que recuerda a Beirut en la que Simon le canta a un cometa que va a chocar contra la Tierra. “We have waited for you to come and take us out / We’re on your side, Tunguska", reza  el estribillo, un claro ejemplo de ese característico contraste entre música festiva y letras algo perturbadoras que añaden otra dimensión a la eufórica melancolía de sus composiciones.

Sorprende la ausencia del single "Replícate", quizá para hacer hueco a unos temas nuevos influenciados por el mar junto al que nació Simon y los ritmos country, y aunque la sucesión de potentes estribillos coreables hace que el setlist resulte homogéneo y se eche de menos algún alto en el camino para tomar aire, el entusiasmo del público cuando los componentes del grupo tocan diversos instrumentos es palpable. Así, Cathy Lucas dejaba el teclado para tocar el violín, ese gran enemigo de los directos, León alternaba entre teclado y trompeta y Simón se atrevía con el saxofón (y el whisky) para contribuir al dulce caos de "Deconstrucción", una de las canciones más disfrutadas de la noche.

Mostrando cercanía y blandiendo himnos arraigados en el folk y con un ojo clavado en el pop, Fanfarlo requieren toda tu atención; nada menos de la que merecen.

 

por Mario Llana

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas