Un año más nos acercamos a la Galera Music Festival y es que la gente de la Galera nunca deja de sorprendernos. A pesar de la crisis que de una manera u otra a todos nos afecta, el festival año tras año va creciendo manteniendo la filosofía con la que empezaron de apostar por los grupos de la zona y otros de otras provincias con los que forjar vinculos de unión. Ya son cuatro años y hay siguen sin subvenciones, sin grandes caches, pero con grandes profesionales (y amigos) desde los fotógrafos, las camareras hasta los músicos.

Como en años anteriores, el evento empezó con una comida de hermanamiento entre los grupos y la gente de la organización. Pudimos disfrutar de una rica caldereta (enhorabuena cocinero!!) en un ambiente distendido antes de los nervios de las pruebas de sonido y los últimos remates en la barra por parte de la organización.


Sobre las once de la noche las luces se apagaron y la música comenzo. Sobre el escenario Belian, una jovencisima banda de heavy metal de la zona. No dejaron a nadie indiferente, salieron a comerse el escenario y demostraron lo que valen. Habrá que estar muy atentos ya que seguro dan mucho que hablar.

Desde Cadiz y con un viaje bastante movidito se subieron al escenario Conciencia de Grillo para presentar su primer trabajo "A codazos con la luna". El cuarteto andaluz poco a poco fue desgranando sus temas (De mal agüero, Hoy, Cristales, En la madrugada y Todo y nada...) con claras influencias de grupos como Marea, Platero o Extremo, de los que cayeron alguna que otra versión (Deltoya, Trasegando, Hay poco rock&roll) que hizo las delicias del publico.


El siguiente grupo fue Wanky Monkeys, con bastantes tablas ya sobre el escenario la banda de hard-rock presento su disco Buscando compañía y algunos otros temas. El publico estubo algo más parado que con el resto de grupos, pero también hubo incondicionales del grupo liándola en primera fila.


El último grupo en pisar el escenarios fue Valdemembras, no habíamos escuchado nada de este grupo pero vino apadrinado por Moli Metal por lo cual no podía defraudar. Se definen como rural-ska y eso mismo hicieron, mezclaron temas de grupos de ska más clásicos, con temas de skalariak, ska-p y algunos temas propios. Sin duda alguna fue el grupo que más movió al publico a pesar de que la gente ya llevaba mucha fiesta encima.


¿Quien dijo último grupo? En los pueblos la fiesta no se acaba hasta que no sale el sol, y para que la música no cesara, nos sorprendieron con una charanga. Una pena que solo disfrutáramos un poco de ella, pero las fuerzas ya escaseaban y había sido un día largo.


Este año hubo algo menos de publico que en la edición anterior, pero el ambiente siguió siendo muy bueno con gente desde el primer al último concierto. En cuanto a equipo de sonido y luces hubo una gran mejora, la gente de ST2 Sonido hizo un gran trabajo tanto a nivel de sonido como de iluminación. Y la barra como en años anteriores con precios populares y unas camareras encantadoras!!

Una vez más felicitar a la gente de la Galera por su esfuerzo y dedicación, año tras año mejorando el festival, dando oportunidad a los grupos de la zona (y a los que empiezan) y acercando hasta Arroyo a grandes grupos y sobre todo grandes personas como lo son ellos.

Fotos: Moli Metal

Text: Echega

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas