Insaciables

Bar El Cuévano (Fuensaldaña). 24/11/12

El pasado 24 de noviembre, Insaciables, trío de “Rockabilly Castizo”, visitó tierras Pucelanas de la mano de la Asociación Rockers Valladolid. Tiene cojones que estos eventos tengan que hacerse fuera de la ciudad, y que un bar de pueblo de toda la vida, como es  El Cuévano de Fuensaldaña, apueste por este tipo de iniciativas. ¿Qué pasa?, ¿que en Valladolid Capital no hay huevos? Pues no, no los hay, pero porque se los han cortado. Entre exigentes normativas  y vecinos sensibles han conseguido castrar parte de la cultura musical de esta ciudad en la que recuerdo había  conciertos prácticamente todos los días de la semana… Así que, las excursiones que en los 70 se organizaban  a Perpignan para ver El último tango en París, hoy en día se han sustituido por las que hacen los grupos de música y seguidores a pueblos como Boecillo, Viana, Laguna, La Aldea de San Miguel, Fuensaldaña...

Al tema, que me disperso:  Jose, al bajo y voz (compleja combinación perfectamente controlada), David a la White Falcon (gran guitarra y mejor guitarrista, casi me atrevería a decir que en ocasiones se le queda pequeña), y Dani a la semi-batería (olé, torero), logran un sonido contundente, cañero y con sello propio. Ritmos potentes, recordando al Neo-rockabilly (incluso con pinceladas Psico en algunos temas), letras en castellano y, sobre todo, muchas tablas, son las señas de identidad de este trío madrileño con varios trabajos discográficos a sus espaldas y los huevos “pelaos” de recorrerse escenarios.

Temas propios (“Adiós, nena, adiós”, “La chica Pin-Up”, “Motoristas”, “Las chicas del Billar”, entre otros muchos) y versiones castellanizadas que van desde  “Blue Suede Shoes”, “Baby Blue”,  “Bop-a-Lena, “Americano”, hasta el sesentero  “Good Lovin” de los Young Rascals, componen su amplio repertorio. No faltó ninguno de los grandes clásicos, y así sonaron también Cochran, Buddy Holly, Elvis… Personalmente destacaría su adaptación del “Folsom Prisom Blues”, (de su último trabajo “Que empiece el rock and Roll”) y una simpática adaptación del “At the Hop” de Danny and The Juniors (“Vamos al Bar”), con la que llenaron la pista de baile.

Con buen Rock and Roll, Rockabilly, Country,  Blues… como no podía ser de otra manera, animaron la noche, y consiguieron contagiar la insaciabilidad a todos los allí presentes. Varios aclamados bises  a golpe de “un chupito, dos temas”, pusieron fin a la noche culminando con un “Johnny B. Goode” que, como dijo Jose “no puede faltar en ningún concierto de Rock and Roll”.

Dos orejas y rabo para estos maestros y, cómo no, para Justi, que sigue apoyando la música en directo en nuestra provincia, que no es fácil tal y como está todo.

 

Texto y fotos: Waldon Ran

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas