MARLANGO

Estival 2012.

Museo de la Ciencia. 26-07-2012. Valladolid

 

Marlango es un grupo español de música pop con influencias del jazz y del blues. Sus padres son Leonor Watling, Alejandro Pelayo y Óscar Ybarra.

El nombre surge de la introducción de la canción "I wish I was in new Orleans" de Tom Waits.

Su primer disco en 2004, Marlango, tiene influencias que van del rock al jazz, de la música de cabaret de entreguerras a la banda sonora del cine de David Lynch. Después de un año de conciertos por toda España, Portugal y Japón, recibieron de manos de Pedro Almodóvar un disco de oro por las primeras 50.000 copias vendidas.

Tras seis discos publicados nace el séptimo "Un Día Extraordinario" Su primer disco en castellano producido por Suso Sáiz y grabado totalmente en directo en el estudio, aparece en 2012. Han abierto las puertas además al tango, a la copla y al pasodoble. Según ellos mismos cuentan: Es una banda sonora para el que quiera ir por la vida con energía y vitalidad. Su single, ‘’Dame La Razón’’.

Marlango cierra por todo lo alto, con tormenta incluida, el ‘’Estival 2012’’ de Valladolid en el museo de la ciencia, donde el público ya estaba haciendo grandes colas desde las 21:00h para poder ver a sus ídolos e incluso aguantaron el ‘’chaparrón’’ hasta que por motivos de seguridad tuvieron que finalizar en concierto.

Concierto que comienza con el tema ‘’Exquisita’’ que buena referencia le hacía a Leonor al pisar el escenario, simplemente exquisita, sencilla, presencia firme y con muchas ganas de comenzar, igual que sus compañeros de combate Alejandro, Óscar y un guitarrista invitado.

A pesar de cortar el concierto debido a la lluvia y sin que esta cesara demasiado, Marlango decide volver para ofrecer al público su arte, su música, como dijo en un momento Alejandro Pelayo al piano: "Seguramente tengamos más ganas nosotros de tocar que vosotros de escuchar, pero seguiremos hasta que nos den el toque por motivos de seguridad’’.

Y el público encantado, formaron una especie de asamblea apoyados en el borde del escenario, con paraguas alrededor y de esta forma crearon un concierto de Marlango muy íntimo como para estar escuchándolo en el salón de tu casa, cercano, entrañable, de belleza visual y de sensaciones cercanas,. Yo desde la lejanía, donde también se refugiaba parte del público bajo techo, pude apreciar a Marlango, en los abrazos de las parejas, en las miradas cómplices, en las sonrisas y en los labios de los fans cantando sus letras… bajo lluvia, contra viento y marea.

Así sin querer te ves envuelto en una atmósfera que te atrapa y te traslada al lugar que quieras imaginar, olvidándote de la lluvia y del sitio, convirtiendo ese momento en el lugar perfecto para escuchar a Marlango siempre en buena compañía o incluso en soledad ya que sus letras son capaces de que imagines y acerques a tu lado a la persona más lejana.

Un público mas que satisfecho, a pesar de que el concierto fuera de 1h cuando estaba previsto para 1h y 45min, pero no fallaron a Marlango en ninguno de los 16 temas que le ofrecieron.

Incluso a pesar de todo, podríamos hasta agradecer a la naturaleza su reacción porque de esta manera hemos vivido un concierto muy diferente a lo que uno está acostumbrado, y a la vez muy gratificante y de muchas emociones.

El público de Valladolid se lleva seguro una noche inolvidable por muchos motivos, pero seguro el primero su voz y su música.

Marlango en cercanía poco mas puedo decir, sencillez, optimismo, bondad, arte… y un consejo de profesión que me regalan: “Tenacidad, un poco de suerte… pero mucha insistencia”.

Yo me llevo buen sabor de boca, mucho ánimo y buena música.

 

Elisa San Miguel: Texto

José Mª Martínez "Giuseppe Foto": Fotografía

 


valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas