No Name Bluegrass Band

La Tertulia 30/06/12. Valladolid


Ya era hora de que se volviesen a oír sonidos rancios americanos por estas tierras. Desde que desaparecieron de la escena los That´s all Folks, se echaba en falta un grupo de Country y Blue- Grass en la región. Y de nuevo ha sido el multi-instrumentista Alberto (de los mencionados That´s all Folks) el que se ha sabido rodear de nuevo de gente dispuesta a sacar adelante un arriesgado proyecto de estas músicas del otro lado del charco progenitoras de muchos de los sonidos que hemos tenido a lo largo de la historia de la música.

En formato 100 % acústico, Alberto (guitarra, banjo, steel guitar y voces), Pablo (guitarra, banjo y voces), Jacinto (Bajo) y Laura (guitarra y voz principal), el pasado sábado 30 en una sesión matineé tuvieron su “desflore” en La Tertulia, un buen ejemplo de bar que sigue apostando por la música en directo a pesar de los pesares.

“Daddy´s gone to Knoxville” de Knopfler fue el tema elegido para abrir el concierto. Sonido limpio y voces perfectamente empastadas fueron el preámbulo de lo que sería un buen, y sobre todo diferente, concierto mañanero en la capital pucelana. Tocando varios temas de lo que englobaríamos dentro del folklore americano, este grupo “sin nombre” se atrevieron con bluegrass cañero (“Mama don´t alow”), un mano a mano entre Alberto y Fernando de “El libro de la selva” en plan Ragtime, el conocido “Country roads” del  sin par John Denver y “Coat of many colours” y “Wild Flowers” de la “con par” Dolly Parton, entre otros. No faltaron instrumentales donde se dejó más que claro el virtuosismo de Alberto con estos instrumentos poco prodigados por estas tierras: el Sailor´s Hornpipe (la de Popeye, para los amigos) con el banjo y el Panhandle Rag con el Steel Guitar. Sonaron más temas, entre los que destacaría un “Cotton fields” muy bien armonizado. Ante el clamor del respetable (que por cierto, hubo bastante, cosa que también es de agradecer, porque entre las trabas legales de la administración y el pasotismo cultural de la población, apaga y vámonos), se vieron obligados a un par de bises, que en esta ocasión fueron el “Country roads” y el “Mama don´t alow”.


Pues así transcurrió la cosa. Una vuelta a casa con buen sabor de boca, tanto por la música como por las viandas que tienen a bien  poner siempre  a los clientes en este recomendable lugar. Gracias. Pues lo dicho, el que no fue se lo perdió.

Texto y fotos: Waldon Ran

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas