PASTORA SOLER.

Cúpula de Milenio. 21 de julio de 2012. Valladolid

Pastora Soler nos visitó el pasado sábado para presentarnos su 9º trabajo de estudio "Una mujer como yo".

Las estivales Noches de San Benito son ahora Las Noches de la Cúpula, en referencia al ojito derecho del Ayuntamiento de Valladolid, La Cúpula del Milenio. Aunque muy lejos de mil fueron los asistentes al concierto, no llegando a ser ocupados la mitad de los asientos (me contaron que esa ha sido la tónica del ciclo) por un público que de media ya llegaban a la mediana edad. Un público por cierto, que demostró en todo el concierto su entrega, en algunos casos devoción, por esta sevillana, poniéndose en pie varias veces y piropeándola como suele corresponder a una artista de copla.



Esa mezcla de copla, flamenco y pop es lo que ha hecho que Pastora haya cosechado varios premios durante sus más de 15 años sobre los escenarios, incluido un Grammy Latino.

Pasadas las diez de la noche suena una intro, un guiño a "Quédate conmigo", el tema con el que representó a España en Eurovisión 2012 y que tantas satisfacciones le está dando. Su 10º puesto no ha supuesto un revés en su carrera. Loreen, la ganadora, compitió con un pegadizo llenapistas, muy dance. Y nuestra representante lo hizo con una potente balada, de esas que empiezan desde abajo, a lo Mariah Carey hasta llegar a unos envidiables tonos altos.



Como suele ser lo habitual, la artista hizo un recorrido por toda su discografía, comenzando con "Cantaré", "Bendita locura", "En mi soledad", "Demasiado amor", "Vamos" y el que fuera su primer gran éxito allá por 1999, "Dámelo ya".

Es evidente que la de Coria del Río tiene un público que la quiere. Recordándome (salvando las distancias) a conciertos de "la más grande" o a Isabel Pantoja. Aunque eso sí, más comedida y humilde sobre las tablas. A ese público es a quien les dedica su "A ti", incluyendo un momento a capella y sin micro que propició la primera puesta en pie de de la noche. Tras lo cual y aprovechando un tema instrumental de 2 de sus 6 músicos (teclado, bajo, guitarra eléctrica, guitarra española, batería y coro), se retira para un cambio de vestuario.



No sé si lo trajo de Sevilla como reza su canción "Flor de romero", pero lanzó varias matitas de romero al respetable. A estas alturas, el concierto se torna coplero con "Limosna de amor", "Y sin embargo te quiero" para a continuación adoptar sus músicos una colocación al más puro estilo flamento y que suenen "A tu vera", "Se nos rompió el amor" y "Qué no daría yo", grandes clásicos de la copla que con un toque flamenco vuelven a poner al público en pie.


 

Tras el segundo cambio de vestido, "Tu vida es tu vida", dedicada a la libertad sexual. Y para los bises, la imprescindible "Quédate conmigo". Impecable, tiene buena y mucha voz, poniendo otra vez en pie a los espectadores con esos tonos altos sostenidos de esta bella balada. Para despedirse lo hace con "Yo no te pido la luna", el gran éxito (en italiano) de Fiordaliso.

Buen concierto, con poco pero entregado público.

Texto y fotos José Mª Martínez "Giuseppe Foto".

 


valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas