RAMONIACOS

BLACK PEARL. 31-05-2012. Valladolid

¿Qué puede aportar al mundo de la música una banda tributo a un grupo? Personalmente opino que nada, y ni falta que hace.  Para mí ya está todo inventado en cuanto a música se refiere (teoría discutible aunque respetable). Pero, ¿realmente es necesario que una banda aporte algo? Pues no, coño, no hace falta tener un grupo para hacer historia. Con los que  ya la han hecho es suficiente. Además con la de zancadillas que se están poniendo hoy en día a la música en directo es como para pensarse en cambiar la guitarra por un jamón y disfrutar al menos alimentándote con algo rico, y no comiéndote los mocos y palmando pasta en el local de ensayo. ¿Entonces? Entonces están las bandas tributo, grupos que imitan a esas bandas que forman parte de la historia musical, como es el caso de los Ramones. El proyecto de Ramoniacos es un buen ejemplo. Lo clavan, sí señor. Y la gente va a escuchar a Ramones, y suena a Ramones. ¿Y? Pues eso,  no hacen nada nuevo, pero no es su intención. Cuántos grupos hay de esos que “se parecen a…”, “hacen un estilo tipo…”, “son como los…”. Pues mira, Ramoniacos te hacen disfrutar de un concierto de los Ramones, como si fuesen los de verdad. No lo son, pero no hace falta. Es más, personalmente tuve ocasión de asistir a un concierto de los Ramones y no soy tan fan como para pagar un dineral para verlos. Con Ramoniacos estoy seguro de que he disfrutado tanto como si hubiese visto a los auténticos (y a un módico precio).

La Sala Black Pearl (Capitán Garfio para los ya casi cuarentones), fue la plaza donde torearon el pasado jueves 31 de mayo. No está mal el sitio, la verdad, reformado, con escenario y tal, pero sigue presente  “el espíritu del Capitán”, haciendo sonar las mismas bellas melodías de nuestros años mozos (parecía que no había pasado el tiempo, madre mía, Danza Invisible y su “Sabor de amoor…”; podría convertirse en un templo de peregrinación para los que padecen “quinceañoranza ochentonoventera”). Bueno, a lo que vamos; bastante gente para ser un concierto de pago (asumible) y un jueves.  Ignoro si eran solo amigos (los buenos, no los del facebook), o admiradores de los Ramones. Yo no entro en ninguna de las dos categorías, así que al menos ganaron una entrada más y un nuevo seguidor.

Estos nuevos Ramoniacos (sólo queda el bajista de la antigua formación, que por cierto no fui capaz de verlos nunca, así que no puedo comparar), durante más de una hora larga ametrallaron al respetable con los grandes temas de la conocida banda newyorkina, uno tras otro, separados tan solo por el “One, two,  three, for!!”  al más puro estilo Dee Dee, como los originales, y es que de eso se trataba. Buena puesta en escena, actitud punk-rocker, sonido logrado, y qué más puedo decir, los temas, pues los de los Ramones. No dejaron de lado los covers “ramonizados” de los 50 y 60 como las incitadoras al baile “Let´s Dance”(Bobby Freeman) y  “Do you wanna dance” (Chris Montez) y las surferas “Surfin´bird” y “California sun”, de Trashmen y Rivieras respectivamente. Finalizaron con un bis del “Blitzkrieg Bop” (con lo fácil que hubiese sido titularla “Hey, Ho, Let´s Go”, que es como la conoce todo el mundo) y, cómo no, el “Do you remember Rock and Roll radio”, haciendo que el público lo diese todo. ¿Algo criticable? Pues lo mismo que se podría criticar de los Ramones, pero no soy quién para ello (te pueden gustar o no, pero no hay que negarles el éxito y la creación de un estilo). Así que, objetivo logrado: una buena y fiel banda tributo de estas que están en auge, y me parece estupendo.

Les deseo mucha suerte con el proyecto. Muy buena idea homenajear a esta gran banda (que, por cierto, siempre he dicho que seguro que ha vendido más camisetas que discos… son tan “ra-monas”…). El éxito y el público lo tienen asegurado. Como bien cantaban los Petersellers: “los Ramones es un grupo para punkis y rockerooos…” .

Texto y fotos: Waldon Ran

entrevista bandas tributo

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas