Rockin Gijón Weekender

Camping de Deva 11, 12 y 13 de octubre de 2012. Gijón


Viernes 12


Dead Bronco

Uncle Charlie Combo

The Del Rio Ramblers

Carmen Ghia & the Hot Rods


Sábado 13

LB Arnold

Little Victor

Dale Rocka & the Volcanoes

Arsen Roulette








Viernes 12 de octubre de 2012.



Dead Bronco

Incluidos en el cartel de última hora y sin comerlo ni beberlo les tocó abrir este 4º Rockin’ Gijón Weekender.

Dead Bronco son un grupo de paletos sureños bajados de las colinas…. No!, es broma.

Este quinteto llegado desde Bilbao comenzó su concierto el viernes por la tarde en el camping de Deva, donde se celebraría todo el festival, siendo el grupo sorpresa de última hora.

Mateo (guitarra y voz), Alain (banjo), Jokin (lap steel), Oscar (contrabajo) y Jokin (percusión, caja) llevan juntos algo menos de medio año pero apenas se nota; todas las ganas y energía que le ponen en directo eclipsa las pegas que se les pueda sacar, si es que se les puede sacar alguna. Una apuesta arriesgada por el hillbilly, el country, la música de las montañas con toda su pureza y crudeza.

De sus primeros temas en el show reseñar “Indio” del que ya podéis ver en la red un estupendo videoclip para conocer a toda la banda.

Destacaron en su repertorio versiones de Hank Williams (Kaw-liga), interpretada por toda la saga familiar en alguna ocasión, Hank Williams III (Country heroes), Johnny Cash (Take me home, Folsom prison blues) o el cierre de concierto con un “That’s all right, Mama” escrita por Arthur Crudup (y primera grabación de Elvis en el ‘54).

Muy destacable también la nasal voz de Mateo, que nos trasladaba directamente al sur de EE.UU. y le daba gran parte de la autenticidad a este proyecto que esperamos no quede en el olvido.

Muy acorde con la línea del festival este año, que se ha decantado por épocas más tempranas y por la vuelta a las raíces.

 



 

Uncle Charlie Combo

El primero de los tres conciertos nocturnos del viernes dentro del Rockin’ Gijón weekender puso sobre el escenario a Uncle Charlie Combo.

Como ya bien todos sabéis, este es uno de los innumerables proyectos que se trae entre manos el hiperactivo Carlos A. del Bosque que se sube al escenario con la compañía que cuadre para esa ocasión.

Esta vez, los subalternos fueron un trío de excepción, en un segundo plano por el protagonismo de Carlos, aunque finalmente resultó protagonista del festival Adolfo Ruiz (para los que visteis el resto de conciertos ya sabéis porqué lo digo; para el que no, sólo ver el resto de crónicas de este Rockin’).

En fin, Adolfo Ruiz (contrabajo), Héctor Guerrero (guitarra, y no menos prolífico artista) y Juan Fresnada (batería) envolvieron perfectamente la voz, los punteos y los riffs de guitarra de Carlos (que tuvo algún problemilla con el tono de voz en los temas del señor Holly).

Uncle Charlie Combo visitó León no hace mucho tiempo, y los que vimos aquel concierto reconocimos muchos de los temas que ha tocado en Gijón; repertorio clásico: “Ting-A-Ling” o “Maybe baby” (Holly), “Honky Tonk song” (Web Pierce, escrita por Mel Tillis y Buck Peddy), “Ain’t that a dilly” (Marlon Grisham) o “Rock & roll guitar” (Johnny Knight) y ya al final “The train kept a rollin’” (Burnette) o “Let’s go boppin’ tonight” (Al Ferrier).

También hubo sitio para algún tema propio como “Fireball” que abre su último disco.

Rockabilly bailable por los cuatro costados con veteranos y refutados músicos.

 



 

The Del Rio Ramblers

No es muy común llevarse sorpresones en esto de la música, pero a veces pasa.

Llegaba el viernes al camping de Deva dispuesto a disfrutar de unos buenos conciertos y buen ambiente sin imaginarme lo que me deparaban alguno de los grupos del cartel del Rockin’ Gijón.

Por el medio de la sala aparecen unos tíos, todos con sombrero blanco vaquero y camisas negras con ribetes blancos instrumentos en mano, y no eran ningunos chavales.

Del Rio Ramblers, son una banda formada en 2009, que proceden del Reino Unido, compuesta por Shaun Horton (guitarra rítmica y voz), Steve Baker (guitarra), Paul Roberts (Violín), Ray Walmsley (contrabajo) y Chris Cummings (steel guitar).

A los pocos acordes de empezar a sonar ya me habían impresionado. Llama la atención la ausencia de percusión, pero sólo estéticamente, pues cada uno aporta el ritmo y cadencia necesario para sonar “redondo” como dicen algunos críticos.

Una vuelta a los años 40’s y 50’s de la américa profunda y rural. Hillbilly, country, honky tonk y música de raíces perfectamente interpretada con el característico violín que suena como cuchilladas certeras y la steel guitar sonando majestuosa, pero por encima de todo la voz de Shaun, diseñada para este tipo de música.

Temas crudos y ásperos con mucho jugo que sacarles perfectos para fans de lo viejuno; Quede constancia de mi cierto descontento por el murmullo, a veces ofensivo, durante el concierto y las ganas irrefrenables de fumar de muchos presentes que aburridos tal vez, decidieron ignorar unos músicos de semejante calibre.

Si bien comenzaron con algunos temas algo más lentos, poco a poco aparecieron esas joyas alegres, dinámicas y sublimes como “Railroad daddy” o “Go away hound dog” de Cliff  Johnson que da título a su cd.

“Rockin Daddy”, “Hangin around” o “Pistol boogie” (escrita por Clayton McMichen, interpretada por Dick Stratton) que por desgracia no están en el disco, describen perfectamente de lo que este grupo es capaz.

Una vez terminado el concierto se quedaron en la sala firmando los discos y disfrutando con el concierto de sus compañeros de cartel. Por cierto, Shaun me confirmó que no había liquidado a tres tipos, por aquello de las lágrimas tatuadas.

Una gran banda de buen hacer. De quitarse el sombrero!

 



 

Carmen Ghia & the Hot Rods

El último concierto de la jornada del viernes, en el Rockin’ Gijón Weekender, corrió a cargo de Carmen Ghia & The Hotrods. Llegados desde Sheffield en un platillo volante, esta multitudinaria banda tiene el atractivo (no me refiero sólo a ella) de tocar todos los palos; rockabilly, r’n’r, r&b y swing, con un resultado francamente exquisito. Bien es verdad que mucho ayuda la tremenda voz, el carisma y la expresividad de Carmen que devora el escenario.

Esta pelirroja de apariencia frágil, dulce, y de eterna sonrisa tardó poco en demostrar la voz que atesora; nada más y nada menos que el “Scorched” de Varetta Dillard para empezar el concierto. Confieso que ya en ese momento me habían conquistado.

Os digo este primer tema por eso, por ser el primero, aunque podría hablaros de todo el repertorio de manera interminable.

“Hey boy hey girl” (Louis Prima) a dúo con el guitarrista que además cantaba en falsete, “Worried ‘bout you baby” (Maylon Humphries) temazo con grandes dosis de harmónica, “Rocket in your pocket (Anderson/Tubb) otro temazo” o “Blackjack”, que aparece como pista oculta en su último disco Flying saucer baby, con un estribillo brutal; sin olvidar el “Natch’l man” de Fluffy Hunter ni el “Glad all over” de Carl Perkins. Todos ellos adaptados a su estilo y la poderosa voz de Carmen.

Para los bises reservaron un sorprendente cover de Artic Monkeys (paisanos del pueblo que le pegan a la música indie moderna), el “You look good on the dance floor” y un clásico para finalizar, “Pink thunderbird” de Vincent.

Terminado el concierto firmaron discos, hablaron con la gente y me dedicaron unos minutos para hablar con ellos.

Carmen (voz), Henry (saxo), Johnny (contrabajo), Mark (harmónica), Ian (batería) y Bryan (guitarra) forman este combo de sonido elegante gracias al aporte del saxo y la harmónica que destacaron brillantemente en muchos de los temas.

Otro de esos grupos que ves en directo y no olvidas. De lo mejorcito del Rockin’.




Sábado 15 de octubre de 2012



 

LB Arnold & The Jellyroll Bakers

L. B. Arnold & The Jellyroll Bakers es uno de los muchos proyectos llevados a cabo por Héctor Guerrero, éste si cabe mas personal y arriesgado.

Rescatando las raíces del R’n’r; blues, ragtime y early country con toda su aspereza y sentimiento. Un sonido rancio en el mejor sentido de la palabra con aroma a bourbon y algodón. Música de los años 20’s y 30’s tocada como es, sin adornos ni parafernalia.

Así empezaba la jornada del sábado, a media tarde, en el Rockin’ Gijón Weekender.

Héctor subió sólo al escenario, guitarra en mano, al estilo de los llamados cantautores pero señores, esto es otra cosa!!

Un puñado de temas tocadas así fríamente, con el sonido rasposo del finger-picking y la cascada voz del cantante. Así empezaba el show, introduciendo casi todos los temas, cosa que es de agradecer al ser un género tan desconocido para la mayoría.

No tardaron en subir al escenario sus compañeros de banda, el omnipresente durante todo el festival, Adolfo Ruiz al contrabajo por supuesto y Juan Fresneda a la percusión y cacharraje en general (tocó la tabla con y sin escobillas, cucharas, contrabajo a modo de cajón, ukelele y hasta una caja de guardar sombreros a modo de bombo).

En casi veinte temas repasaron muchos de esos grandes bluesman negros de principio de siglo consiguiendo que lleváramos el ritmo con el pie (algunos) e incluso dar palmas.

Versiones como “Moon goin’ down” de Charlie Patton, “Piccolo Rag” de Blind Boy Fuller, “Ain’t no telling” y “Monday morning blues” de Mississippi John Hurt o “Hey Hey” de Big Bill Broonzy que conoceréis en voz y guitarra de Eric Clapton.

También hubo hueco para temas propios de calidad como “Fisherman’s blues” (que nada tiene que ver con The Waterboys) y “una ida de perola”, en boca de Héctor,

titulada “Save my soul” con sólo guitarra, coros y la caja del contrabajo como única percusión a golpe de mano.

Una buena tarde de blues añejo, antesala de lo que vendría después.

 



 

Little Victor

Recordáis a Zoltar, el adivino que le concede el deseo de hacerse mayor a Tom Hanks en Big? Pues de esa guisa se subió al escenario Little Victor para abrir los conciertos nocturnos del sábado en el 4º Rockin’ Gijón Weekender, no si antes haberse paseado por el camping con su característico fez de color rojo.

Criado en las calles de Memphis, ha bebido desde joven en todas la fuentes del blues y es a día de hoy eso, un gran músico de blues, tanto a la guitarra como a la harmónica, productor, compositor y todo un personaje en el escenario.

Un concierto el suyo con temas muy largos, gustándose con la guitarra casi improvisando, blues guitarrero, eléctrico y electrizante con slides por doquier llenos de ritmo donde repasó temas de sus dos discos como “Gambler’s boogie”, “Brownsville blues”, “Miz Mary Lee”, “Boogie all nite long” o “You don’t know my mind”.

Acompañado, como no, por Adolfo Ruiz al contrabajo y también Juan Fresneda a las maracas y tabla, este gran guitarrista fue capaz de tocar un tema sin poner un solo acorde mientras se bebía una cerveza del trago, cosa que encandiló a los presentes a los que ya había animado al grito de: Everybody say yeah!.

Hasta tuvo que pedir un mechero para poder hacer los slides y sacarle todo el partido a las dos guitarras que se traía para deleitarnos. Lo dicho, todo un personaje capaz de tocar la guitarra, la harmónica, colocarse el turbante, subirse las gafas que se le escurrían, ponerse bien los anillos y beber cerveza a la vez. Vibrante!

 



 

Dale Rocka & the Volcanoes

La segunda actuación de la noche del sábado en el Rockin’ Gijón Weekender nos traía a unos italianos procedentes de las faldas del Etna, sicilianos, vamos.

Eran Dale Rocka And The Volcanoes que cual lava incandescente incendiaron el escenario con su rockabilly Sun-style y la fuerza de sus temas.

Sin su guitarrista habitual (Roberto Gorgone), Massimo, Luca y Giovanni, confirmaron que tantos años rodando por los escenarios es una garantía para hacer bien lo que te gusta.

Tocando con los instrumentos de Los Vólidos (ya veis que no sólo pusieron su tiempo y ganas para organizar todo esto), estos italianos pusieron todo de su parte desde el principio y arrancaron de manera trepidante con una erupción de temas violentos y contundentes de puro rockabilly tirándose al suelo de rodillas y deleitándonos con versiones como “Rock crazy baby” de Art Adams, “Let’s rock the town” de The Flying Saucers e incluso “Raw Hide” de Link Wray. No puedo olvidar tampoco “R’n’r Ruby” de Warren Smith, “Ragg Mop” de Johnnie Lee Wills y Deacon Anderson o Willa Mae de Eddie Cochran (ya con una cuerda rota de la guitarra de Mark Polza).

Temas propios también como “You don’t deserve my love”, “Now I fall in love” o “You keep my love handy”, para finalizar con un estupendo instrumental propio, Volcano, que cierra también su último EP.

Casi 30 temas en un concierto abrasador y en el que reservamos fuerzas para la última actuación del festival que vendría después.

También en Italia se hace buen rocanrrol, ciao!

 



 

Arsen Roulette

Y llegamos al final del Rockin’ con el concierto de Arsen Roulette. Un americano de Fresno, prolífico compositor y cantante de muy buena voz.

Esta vez acompañado por Mauro Milioti (batería, también conocido como Dj Sleepy Gene), Roberto Gorgone (el anterior guitarra de Dale Rocka) y el pluriempleado Adolfo Ruiz al contrabajo (pedazo de curriculum que se ha hecho el tío en un solo festival).

Tocando de nuevo con los instrumentos de los Vólidos, Arsen y sus acompañantes desplegaron todos esos temas de puño y letra del californiano de crudo y puro rockabilly para disfrute de los muchos asistentes a esta edición del Rockin’.

Temazos como “Shake loose”, “Messed up” en el que Roberto dejó ver que es un “bravissimo” guitarrista y buenos covers como “Honey hush” de Big Joe Turner o el tremendo “Bip bop boom” de Mickey Hawks.

El resultado fue un público entregado, casi volcado sobre el escenario y bailando todos y cada uno de los temas. Además Arsen hizo grandes esfuerzos por hablar en español y eso animó todavía más a los presentes. Bromeó con Roberto todo el concierto, regaló algún vinilo al público y se gustó con la voz y la guitarra para dar un show de esos que enganchan.

Solvencia y buen hacer que se vio reflejado en la entrega del público. Rockabilly en estado puro.



Y así despedimos el 4º Rockin’ Gijón Weekender esperando que el próximo esté lleno de calidad y buenos grupos como en este año.



Texto y fotos: Flucho Wop



 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas