Sôber

Madrid. Sala cats. 12 de abril de 2012

Han pasado casi 10 años desde la primera y única vez hasta la fecha en que había visto en directo a la banda de los hermanos Escobedo. En aquella ocasión fue en Palencia, en un concierto de los que ya no se hacen en la capital palentina en las fiestas de San Antolín, y en el que presentaban su disco Paradÿsso, el más exitoso de su carrera y el que los colocó en lo más alto del olimpo de las bandas de rock-metal español.

Cumpliéndose un aniversario tan redondo del lanzamiento de aquel disco sería lógico pensar en una gira de recuerdo de Paradÿsso pero la banda madrileña ha echado la vista más atrás aún y se ha embarcado este año en la “Morfologira 2012”, rememorando Morfología, de 1999, un disco que para muchos, hoy en día, es considerado un elemento de culto y que además de ser el primero como Sôber (antes Sober Stoned) marcó un cambio en la forma de hacer rock en España, lo cuál se puede apreciar fácilmente en la gran cantidad de grupos que hay actualmente en nuestro país influenciados por aquel disco y por el sonido Sôber en general, que los madrileños fueron madurando en los discos posteriores.

No obstante, muchos de los discos de estos grupos que proliferan al rebufo de Sôber han sido producidos y/o apadrinados por Jorge Escobedo en unos casos y por Carlos en otros. Uno de esos grupos es Darknoise, los murcianos que abrieron el evento. Más de lo mismo, se podría decir en este sentido, y es que hay muchos grupos como he dicho anteriormente, quizá demasiados, que practican este estilo, pero también conviene distinguir entre los que destacan, los que hacen subir el nivel del metal melódico español, y los que no, los que hacen que a veces nos encontremos saturados. Darknoise son de los primeros, no cabe duda. Tienen un gran directo y un sonido potente que seguro que ha hecho que muchos de los fieles de Sôber que se acercaron a la sala Cats el pasado jueves se hayan interesado en la música de estos chicos que pueden dar mucho que hablar en un futuro próximo...

Mientras preparan el escenario para el grupo estrella de la noche van sonando los grandes éxitos de The Smashing Pumpkins para amenizar la espera y una vez saltan al escenario Manu Reyes, Antonio Bernardini y los hermanos Escobedo los temas de “Morfología” van cayendo sin piedad ante un público entregado, que aunque no llenó la sala, aportó calor y cercanía a una banda que si es profeta en su tierra. Por orden cronológico erizaron la piel de los presentes, ya fueran nuevos fans que no llegan  la veintena o los más fieles seguidores de sus inicios, los temas de Morfología: “La prisión de placer”, “Loco”, “Abstinencia”, “Cubos”, “¿Qué hice mal?”, “Condenado”, “La duda”, “Mi perdición” (rareza no incluida en el disco y que se acerca más al hardcore que al metal que nos tienen acostumbrados), “Si”, “Predicador” y “Caída libre” intercambiando estos sus posiciones ¿para despistarnos o por error? y “Lluvia de dolor”. Tremendo.

Poco que aportar para los que ya conocen el repertorio clásico de los madrileños y para los que no, simplemente que se hagan con una copia de Morfología y lo pongan en su reproductor porque las emociones que despiertan sus canciones son difíciles de explicar con palabras, sino de todas formas podrán esperar unos meses a que salga a la luz el DVD con la actuación que fue grabada para tal efecto. Quizá por ello el grupo estuvo más comunicativo que en otras ocasiones, incluso Antonio habló y demostró que a veces sonríe...

El espectáculo culminó con la entrega del disco de oro por las 30.000 copias vendidas de Morfología. El encargado de entregárselo fue Raúl Cimas, que realizó una especie de mini-monólogo para regocijo de los asistentes que no contábamos con ello. Muy grata sorpresa para un servidor.

Pero claro, faltaban los bises. Fueron generosos y nos ofrecieron otros 5 temas para despedir la noche. Yo eché de menos alguno de Synthesis, que es uno de mis discos favoritos de la banda, pero prefirieron brindarnos dos de sus obras cumbres como son “10 años” y “Arrepentido” de Paradÿsso, con “El hombre de hielo” perteneciente a Reddo entre ambas y finalizando su memorable actuación con dos temas de Superbía, el disco que los ha devuelto a la actualidad tras su separación en 2005 y su reunificación 5 años más tarde, que fueron “La araña”, su último single, y “Sombras”, el primero de este nuevo disco y que sirvió de adelanto de su regreso discográfico.

Texto y fotos: David de la Rock

 

Canterac 2003 ::: Mambo 2004 :::: Entrevista 2004

Valladolid 2011

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas