KING TRUFFLE + LA BROCHA BLUES + LA NOCHE DE LA IGUANA

Miercoles 27 de marzo de 2013. Sal porta caeli. Valladolid

Día 27 de Marzo de 2013.

Cae la noche sobre la ciudad Pucelana. ¿Qué mejor manera de pasar u miércoles santo, que entre acordes musicales de grupos vallisoletanos? Tres grupos que se juntan, saltándose las trabas que está poniendo la ciudad últimamente para poder tocar en sitios, ellos se deciden juntar para convertir la noche, entre acordes, en una noche de miércoles santo, única.

Empezaría el evento no demasiado puntual, a las 21, 45 h, pero mereció la pena la espera, sobre todo porque consiguieron tener una buena entrada, algo difícil en los tiempos que corren y digna de reseñar.

Para abrir el telón y lo más importante para ir abriendo boca a los asistentes, entrarían en escena La brocha blues. La primera sorpresa de la noche, correría a cargo del saxofonista, enfundado en una piel de plátano, al más puro estilo Mochilo.

Para empezar fuerte el concierto, eligieron una de las canciones más cañeras en su set list, “Gold on the Celling”, todo empezaba bajo lo previsto, con MÚSICA. La siguiente canción es “Crosstown traffic”, empezaron con la broma de que esta era la canción que iba después de la última, pero nada de eso, lo mejor de la noche estaba por venir.  Como por ejemplo, la siguiente, posiblemente mi favorita de este grupo, “Beluga”, la canción que más expectación está creando entre sus seguidores, pues pronto presentaran un videoclip.

Vallejo, entre sus palabras pide a Dani inspiración, y más precisión, puesto que en “At the Club”, él cogería más protagonismo. Estuvo más que a la altura, y el cambio a una canción más lenta en la cuál Maiwa, empezó cantando con acordes limpios, hizo que el público quedara encandilado en la unión de ambos temas, se llamaba “Ain’t no sunshine”.
La siguiente, sería la que describe el nombre de su grupo, puesto que como bien dijo Vallejo: “si en el propio nombre lleva la palabra blues, ¿de qué se puede tratar?”. “Blues de la X”

El ecuador de concierto había llegado, que mejor manera de simbolizarlo, tocando una versión, tan grande como el propio Frank, “Fly me to the Moon”, un tema que ya es estandarte entre las versiones que La brocha realiza en sus conciertos. El público, arranco un improvisado aplauso a la teclista, por el solo que ella se realizo.

Para la siguiente canción, definida por el bajista como, una canción que filosofa sobre una rana estúpida y una biblioteca estúpida, en fin filosofa sobre el mundo estúpido, el cantante pide palmas al público, agradecido y entregado al concierto. Llevaba el nombre de “Frogs inside the Wells”.

Como era de esperar, llegó el momento, el momento de “Every gig has a neighbour”, la canción de los dos requisitos, la primera, echar al saxofonista, y la segunda, que Vallejo se quitase la camiseta. Una vez cumplidos esos requisitos, la ejecución del tema, fue muy buena.

“Minnie the moocher”, si la canción de Ari Ari aaaa. La primera prueba no fue muy buena, pero durante la canción el público se porto. Era la canción en que el particular Mochilo de la noche volvía a escena, puesto que en la siguiente canción “Green Bean”, se presentaría al grupo e Inés y el realizaría un solo, muy bonito para la extinción del primero de los conciertos. No sin antes tocar, la canción estandarte de este grupo, “Toma esta mierda Funky” y “Hump de Bump”, canción en la que Vallejo recordó su anterior mala experiencia en la sala Porta Caeli. Este fue el fin del primero concierto de la noche, bonito y personalmente tuve una mejor impresión que la última vez que les vi.

Para continuar, asaltaron a escena, King Truffle, en su concierto de despedida, pues dieron un comunicado de que este concierto, sería el último para dicho grupo. Los cuatro componentes salieron a escena con ganas de darlo todo, y a mi parecer con más nervios que si se tratase de un primer concierto. El público, vario un poco, puesto que con la Brocha Blues, asistió más gente, pero el número seguía siendo bueno, estaba claro que era una gran noche para disfrutar de la música.

Empezaron, con dos temas que hablaban de la noche, dos temas fuertes, “luces en la noche” y “transcurso de la noche”, no fueron temas precisamente oscuros, eran temas, que me recordaron a los Artic Monkeys, que puede ser uno de los grupos en los que se quisieran reflejar King Truffle. Que más tarde a través del tema, “A certain romance” de ellos, nos acabarían por aclarar a todos los allí asistentes. Está claro que este Hit, es difícil de igualar y mucho más difícil superar, pero los Kings no por ello cesaron en su intento.

Visto, lo visto, y escuchado lo escuchado, estos chicos tienen mucha mezcla en sus filas, sin una definición absoluta excepto, los riffs musicales, en este tema nos sorprenderían cantando en inglés, “Red hair shines”. En esta canción recordó lo mal que esta la música en Pucela últimamente, y animó al público a que bailasen pegados, como diría Sergio Dalma.

Y sobre la noche del Porta Caeli, calló un temazo. “Reptilia” del gran grupo The Strokes. Este solo fue un pequeño calentamiento, para lo que restaba de concierto. En su sexta canción, volvieron a los temas en castellano, “Transforma tu mente”, un buen tema de guitarra.

Llegó el ecuador del concierto, y cómo no, “La Isla”, un tema pegadizo en su estribillo, y con un ritmo que contagia a las caderas, para mi es el tema por el que reconocería a King Truffle. En la octava canción, nos sorprenderían con otro cover, en este caso del grandísimo, Franz Ferdinand, “No you girls”, escuche ciertos comentarios entre los asistentes, de si estaba cantando en castellano o en inglés, el sonido, en otro tema como este, complicado, no fue del todo nítido, pero King Truffle quería más y en la siguiente canción, tomó la palabra el bajista, diciendo que “La luna sale de fiesta” era un temazo, ¡todos a bailar!

Para su último concierto, no quisieron ser menos, y los que escuchaban a King Truffle de normal, pudieron escuchar un nuevo tema en este concierto, ya que destacaron que era la primera vez que la tocaron juntos, “La niña experta”

Para finalizar el concierto, tocaron las dos últimas canciones juntas, con un pequeño ritmo de ska, “Come on”, y por ultimo “Alex solo”. Al finalizar dio las gracias a todos los asistentes y a los otros dos grupos por haber participado con ellos en este concierto.

Finalizando la noche, saltaron al escenario, los 4 integrantes de uno de los grupos vallisoletanos que dará que hablar pronto, La noche de la iguana. Extrañamente se lleno todo el espacio de los seguidores,  ¡copón de gente para verles! Yo les definiría como un grupo muy vetustero, de hecho me da pena que ya exista un Vetusta Morla, pero poco a poco van marcando otro camino, que dará sus frutos, de eso estoy seguro.

Para romper el hielo, “Neurosis”, canción que ya habíamos escuchado en otra ocasión, pero la noche tenía muchas cosas que abarcar, muchos temas de los Iguanas. No hicieron esperar mucho a los asistentes, para poder escuchar su tema más destacado “Somos polvo”. Nacho a pesar de las circunstancias, una rotura de fibras en el gemelo, casi sin poder andar, ahí estaba dando el callo. Esta canción se la dedica a su padre y a su madre, por ser los que están ahí  siempre, a pesar de las circunstancias. En esta canción quiero destacar, la actuación fantástica de María a la batería.

El siguiente tema “Escalar las paredes”, el público se arranca con unas palmas para introducir el tema, parecía que el ambiente se iba calentando poco a poco, y en la siguiente canción fue Fran, el bajista, el que al son del bombo, quiso arrancarles las palmas al público en un “Lugar para quedarse”.

En la quinta canción, llegó el momento de los agradecimientos, en especial a Álvaro, cantante de King truffle, al haber preparado y organizado en su mayoría ese evento de las tres bandas. “Desorden”, un tema muy alternativo, típico y producto de algo a lo que estos chicos nos tienen acostumbrados normalmente. Tras esta canción, todos los miembros del grupo abandonan el escenario, y dejan a Nacho sólo. Nacho y su acústica tocaron “Crisis”.

“Como antes”, canción con la que volvieron a la normalidad, todos al escenario, pero algo tendría que cambiar, en esta canción, en este caso, sería la batería. María en esta canción utiliza, y muy bien, el marco de la caja, haciendo un ritmo muy propio de Travis Barker.

El concierto estaba finalizando, y parecía que sólo se podía ir hacia la extinción, pero esto no ocurrió. Fran, presento a un tío muy grande, Manuel, un tipo al que tengo especial cariño por ser el ex-bajista de mi grupo, esta noche no calzaría su bajo, sino la gaita, algo en lo que él, es un experto y se puede decir, todo un profesional. La canción elegida para que el público bailase al más puro ska, dándose golpes mientras bailaban fue “La Mandanga” de El Fari. Al oír esto justo antes de empezar a tocarla, creí que el conciertazo que estaban dando se iba a venir abajo, pero demostraron que se le podía dar el toque suficiente iguanense para que nos hicieran disfrutar.

Dejaron el listón muy alto con esta última canción, pareciendo que iba a ser la de despedida, pero no, se despidieron con el tema de la promo “Domingo”. Me llamo la atención la cejilla en el bajo, pero si cabe destacar algo es el agradecimiento que hizo Nacho a todos los asistentes, destacando la importancia del público en los espectáculos y en especial, en los musicales.

TEXTO y FOTOS: Guille Mucientes - @muci15

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas