ARROYO A RISAS

12 de abril de 2013. Plaza de Toros de Arroyo de la Encomineda, Valladolid


Bien podría haber sido un cartel taurino el del pasado viernes 12 en Arroyo de la Encomienda. Y no solo por el lugar, su plaza de toros cubierta, también por ser tres los cómicos que se presentaron ante el respetable. Los tendidos tímidos de público, pero el coso con aforo completo, lo que se tradujo en unos 1.500 espectadores.

Abrió cartel Xavier Deltell, el cómico leridano a quien muchos recordarán por su participación en Crónicas Marcianas.

Nos plantea cómo le han marcado ciertas canciones o programas de televisión, y usando la nostalgia como hilo conductor comienza su hilarante intervención. Ayudado por la proyección de imágenes no duda en sacarle punta a varios clásicos infantiles y villancicos. Y es que ¿qué tiene de particular un patio que se moja como los demás?", o lo sospechoso que resulta que le lleven mirra al niño Jesús.

Memorables los parecidos que le saca al personaje Heidi y su repaso a las letras de varias canciones como "Juntos" de Paloma San Basilio.

Pudimos ver a un Deltell fresco y dinámico que no dudó en bailar varios de los temas que sonaron y que supo ganarse al público, demostrando que las nuevas hornadas de jóvenes cómicos no le hacen sombra, algo que también debe aplicarse a sus dos compañeros.

Tras un breve descanso le llega el turno a Paco Collado, que vive un buen momento profesional gracias a su participación en los programas de José Mota. Y eso hay que aprovecharlo, que no está el horno artístico para bollos. Así pues pudimos verle interpretando a sus dos personajes fetiche: El Aberroncho y Ricardo Boquerone. Éste último inspirado en el cantante español Tonino Carotone.

Pero antes hizo un repaso a la crisis, las películas de miedo y nos demostró la muy buena voz que posee imitando a cantantes como Gurruchaga, Raphael, Perales o Louis Armstrong entre otros. Con la ayuda mínima de atrezzo, como la gorra que le sirvió para pasar de El Aberroncho al cantante de AC/DC. Tampoco faltó Cantinflas en su lista de imitados.



Pasaban ya las doce y cuarto de la noche y haciendo un simil taurino bien podríamos decir que le llegó el turno a Pablo "el butanito" de Cádiz. Y es que para la ocasión, el que fuera doctor David Gimeno (Hospital Central) se enfundó un llamativo mono naranja y salió con su guitarra al hombro. Y ya se encargó de aclararnos que como estaríamos cansados de reírnos él venía a dar un concierto. Y así fue, pero en su estilo.

El polifacético Pablo Carbonell, rompió el hielo con "Mi agüita amarilla", un tema de su grupo Toreros Muertos y que a bien seguro recordarán quienes rondan los 40.

Entre canción y canción, todas ellas cargadas de su característico humor, nos cuenta cosas sobre su tierra natal y sobre la juventud y sus valores: "¡qué haría Gila con un teléfono como los de ahora!"

A destacar sus adaptaciones en español de clásicos como "Ne me quitte pas" de Jacques Brel, que versiona como "No me quite el pan", un alegato a su endocrino. O cómo convierte el "Let it be" de los Beatles en "Letra B". Incluso se atreve con "The wall" de Pink Floyd, donde podemos oír "...otro ladrillo en la fachá..."

Lo cierto es que Carbonell hace gala de un humor absurdo, que si bien puede resultar difícil para cierto público, en esta ocasión gozó del beneplácito del público que, siendo ya la una y media pasadas, aún seguían disfrutando de una buena noche de humor.


 

Fotografías/Texto: José María Martínez/Verónica Fraile.

 

.

.

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas