Filthy Red Scum

La Calleja la Ciega. 17 de mayo de 2013. Oviedo, Asturias.


  .

   En la tarde-noche del viernes 17 de mayo, la banda Filthy Red Scum (Sucia Escoria Roja, en versión española) abrió el puente del Martes de Campo con un concierto plagado de covers punk y marcado por dos temas propios: “Nuclear Bomb” y “KGB, Still Watching You”. Esta joven banda (todos los integrantes tienen 16 años, es decir, nacieron entre los años 1996 y el 1997) nos recordó que la edad no importa cuando se tienen ganas. Contra las expectativas de cualquiera que supiera que este era su primer concierto (todos hemos sufrido la inexperiencia de más de un músico primerizo) y omitiendo que no disponían de un gran equipo ni de un técnico (aunque, para ser sinceros, no hizo falta), su sonido fue prácticamente impecable desde que abrieron con Blitzkrieg Bop hasta que concluyeron con una improvisada versión de Iddle Gossip.

.

   A pesar de que tuvieron varios problemas con el equipo (todo pareció estropearse a la vez, desde el bajo hasta los jacks), supieron llevarlo con buen humor y solucionarlo sin que el público se diera cuenta de lo que realmente había pasado.

   La banda está formada por Guillermo García a la guitarra, Mikel Abella al bajo, Irene Alonso a la voz y David Pérez-Landaluce a la batería. Lo cierto es que poco se les puede reprochar musicalmente hablando. La técnica del primero es impresionante, lo que le permite tocar a ritmos frenéticos sin perder la compostura (probablemente esto sea lo que más llama la atención de todo el conjunto); del segundo también salta a la vista su velocidad, aunque al prestar atención se puede ver claramente que es quien más esfuerzo pone en empastar con el resto, estando siempre pendiente de sus compañeros y siendo capaz de adaptarse sin problemas a lo que venga; en la vocalista vemos que es capaz de fluctuar entre diversos registros sin equivocarse ni fallar en la entonación, a pesar de cantar temas tan diferentes como "Iddle Gossip" y "The Trooper"; y del batería, al igual que del guitarra, lo que más salta a la vista es su rapidez, aunque también el hecho de que, desde la primera canción hasta la última (salvo en algún pasaje especialmente complicado), mantuvo una amplia sonrisa en la cara que consiguió contagiar a todo el público. Cuatro músicos impresionantes (más teniendo en cuenta su edad), en un mismo escenario.

.

   Entre los cuatro consiguieron hacer vibrar la sala con versiones de clásicos como "Career Opportunities", "Smells Like Teen Spirit", "Walk this Way", "The Trooper" o "Kill the Poor", aunque sin duda los mejores momentos de la noche vinieron con sus temas propios: "KGB, Still Watching You" y "Nuclear Bomb". Todo el que ayer escuchó esos dos temazos supo que no debía perder de vista a la banda, porque el potencial que se entreveía en esas canciones no va a tardar en salir a la luz. 

   Quizá la única carencia reseñable de todo el concierto sea la falta de espectáculo. Si bien es cierto que un grupo musicalmente bueno como este no necesita ayudarse de trucos baratos y provocaciones para destacar, también hay que pensar que una banda estática y fría nunca va a pasar de ser banda sonora de las conversaciones de algún bar. Dicho esto, este último caso no es el de Filthy Red Scum. A pesar de que gran parte del concierto la pasaron semi-estáticos mirando a su instrumento (a excepción de la cantante, que paseó la mirada por el público y no se centró en admirar su micrófono), es algo perfectamente comprensible: los nervios nos juegan malas pasadas a todos, no hay que olvidar que este fue su primer concierto. Ya tendrán tiempo de dar espectáculo más adelante. 

.

.

   De hecho, el momento más divertido de la velada no fue durante el propio concierto si no tras él. La banda fue llevada de nuevo al escenario para volver con Blitzkrieg Bop, esta vez una parodia en español cantada por seis amigos de la banda y dedicada al batería. En ella, por ejemplo, "Hey oh, let's go!" fue reemplazado por "Eh, tú, ¡tapón!" y "Blitz-krieg-Bop!" por "¡Ju-lan-drón!". 

.

En definitiva, Filthy Red Scum dieron hora y media de buenísima música, consiguiendo entretener a todo el que estaba en la sala. Gran banda, grandes temas, gran ambiente y me atrevería a decir que gran futuro.

Rocío Acebal

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas