VALLAILUSIÓN

Teatro Experimental Auditorio Miguel Delibes, Valladolid

16 de noviembre de 2013

Texto/Fotografías: José María GIUSEPPE


Bodas de Plata que se suele decir. Es lo que han cumplido los magos e ilusionistas de Valladolid y alrededores. Veinticinco años bien avenidos, un buen matrimonio, con sus alegrías y tristezas, pero siempre luchando por este noble arte que es la Magia. La de guante blanco, la de naipes adivinados, de palomas viajeras, de cuerdas caprichosas y escapes imposibles, la de manos prestidigitadoras y miradas atónitas.

El Círculo de Ilusionismo Vallisoletano, CIV, perteneciente a la Sociedad Española de Ilusionismo, lleva ya 25 años en sus diferentes sedes siendo testigo del aprendizaje y perfeccionamiento de quienes quieren asombrar con sus juegos (la palabra truco es casi tabú). Y este 2013 hemos podido disfrutar de una muy especial Cena Magica con Juan Tamariz como invitado. El gran Juan, querido y admirado en todo el mundo por aficionados y espectadores. Y al que tanto le debemos todos. Sí, me incluyo, perdonad la confesión de este padawan de mago. También hemos disfrutado de unas galas especiales durante las Ferias de Valladolid. Y como guinda del pastel, qué mejor que estrenar como uso mágico, el Auditorio Miguel Delibes. Acostumbrado a ver tenores, concertistas, actores, bandas de rock, etc... esta vez ya tocaba el Ilusionismo.



Como maestro de ceremonias Fernando Arribas. Quien por cierto tras mucho empeño y esfuerzo ha conseguido que esta disciplina pueda ser estudiada como carrera universitaria, habiendo comenzado el curso académico este pasado mes de octubre en el Real Centro Universitario María Cristina de San Lorenzo del Escorial (Madrid). Como decía, Fernando presentó la gala y por ello le correspondió entretener al público que abarrotaba la sala con diversos efectos y bromas, mientras iban pasando por el escenario los diferentes magos actuantes.



Así, pudimos ver a Samuel Arribas (sí, Arribas, la saga continúa) con el número que le valió ser premiado en el pasado Congreso Nacional de Guadalajara. Cual barman haciendo aparecer infinidad de brebajes al ritmo de divertidos palíndromos.



Le siguió El Mago Toño que con la ayuda de un espectador convertido en mago provocó la risa general del público. En estos casos siempre hay que valorar la entrega y simpatía del espectador voluntario.



El Mago Tuco nos brindó la oportunidad de ver esa complicada disciplina mágica llamada manipulación, que requiere meses y años de ensayo para lograr shows de apenas 10 minutos.


Acto seguido Nano Arranz, que como él mismo se define no es mago. Yo creo que sí lo es y un poco gamberro también. Y es que la magia sin la complicidad del público no sería lo que es. Y gracias a sus "polvos mágicos" pudimos admirar la aparición de un cuadro.



Y como final de la velada Tres Magos@.son (Quique, Carlini y Romondi). Que nos ofrecieron desde levitaciones de aros, mágicas cartas gigantes hasta un espectacular número en el que Romondi salía ileso de una simple caja de cartón tras ser insertado repetidas veces por varas de madera.


Buena velada y un público entregado.


Hasta las Bodas de Oro !!!

 


valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas