La Bazanca

"Entre Nochebuena y Reyes"


                                   Aula Museo Paco Díez- Mucientes (Valladolid)
                           22 de diciembre del 2013

crónica y fotos: Javi Sánchez
'musikas'  

 

     
     
     

- "Qué bien te sientes después de estar en un concierto de La Bazanca"

 

He querido empezar esta crónica del concierto que el pasado 22 de diciembre nos brindó “La Bazanca”, con una frase sentida y ya varias veces dicha por todos los que hemos tenido el indudable placer de poder presenciar un recital de Paco Díez y sus chicos 'bazanqueños' (permítaseme utilizar esa expresión tan rebuscada pero cariñosa en su intención).

No lo digo de cara a una supuesta galería. No. Fueron las primeras palabras que escuchas cuando empiezas a ascender las escaleras para dejar atrás la casa de Paco, y en esta ocasión fueron dichas por mi pareja, quien ya va adquiriendo un pequeño pero saludable bagaje musical en lo referente a la música tradicional.

Quizás debería de generalizar en el conjunto, o incluso más aún, tendría que individualizar a cada uno de los tres miembros que ayer formaron el grupo, y sin duda que así lo haré en el resto de la crónica no lo duden, pero creo que es de recibo empezar por dar las gracias al anfitrión, a Paco. Unas gracias sentidas y humildes por seguir manteniendo vivo su sueño (mejor dicho “realidad”) de ofrecernos un sitio donde poder escuchar, sentir y disfrutar con la música es sus ya muy variadas formas y conceptos que a bien tiene ofrecernos en su Aula Museo. Son “Las 10 y una noches”, los conciertos estivales y ahora también, las obritas de teatro, momentos inolvidables para todos los que por allí se acercan. La cercanía, el bienestar que se transmite, el sentirse a gusto en mayúsculas, es difícil de conseguir o de falsear. Con Paco y su familia es algo que sale de una naturalidad manifiesta y saludable.

 

     
   


Auditorio del Aula Museo: ya preparado para el concierto.


     
     

Y a todo esto creo que estábamos comenzando una crónica, ¿no es así?.

En pleno solsticio de invierno, en una tarde de domingo pre navideño, La Bazanca en su formación de trío (Paco Díez, Jaime Vidal y Ramiro González) nos emplazó de nuevo, y van ya varios años oiga, a escuchar y cantar una selección de villancicos, aguinaldos, romances y cantos alusivos a las celebraciones de estas fechas. Unos días cada vez más corrompidos por la invasión cultural anglosajona, consumistas e individualista, que ha provocado que practicamente se hayan extinguido nuestras tradiciones más ancestrales.

La Bazanca, al igual que otros entusiastas, llevan varios años intentando poner algo de remedio. Y su propuesta se escenifica en un recorrido musical, que nos hace atravesar toda la Iberia de norte a sur y de este a oeste.

El viaje comenzó en Salamanca, más en concreto en Santiz, con un "Aguinaldo de Santiz". Miradas cómplices en el trío. La voz y el rítmico pandero cuadrado de Paco abren la interpretación, junto con la zanfona de Ramiro (magnífico en su toque y control del instrumento) y las teclas de Jaime Vidal. Nos dan la bienvenida y ya apreciamos el calor humano que La Bazanca logra con su concurrencia. Empezamos a desechar el dulce turrón y tema a tema nos entra el gusto por unos... torreznillos.

 

     
   


comenzando el viaje

     
     

Vemos nuevas presencias en un aforo familiar el cual, rozando el lleno del coqueto auditorio, se prestó a la interpretación. Seguimos nuestro transcurso. Con el villancico "Id a adorar" empezó el juego de complicidades en que se convirtió todo el recital. El público, animado desde el principio y desprendiéndose del crudo frió cono que Mucientes nos recogió, cantó los coros con energía y fuerza.

Nos acercamos, en nuestro viaje musical, hasta el Aliste, y nos cantamos "Manolito chiquito". Los coros se permutan con toda naturalidad junto al punteo de laúd de Ramiro.

Sigue nuestro mágico viaje. Así desde el este de la cuenca del Duero, con "Aguilando del Moncayo" subimos hasta los valles del cantábrico con la "Jota de Polaciones", para, unos minutos después, bajarnos todo henchidos de felicidad hasta las cálidas tierras murcianas con un "Auroro" originario de Rincón de Seca.

 

     
   


Paco Díez en pleno aguinaldo

     
   

 

Y seguimos por el sur, buscando el añorado plato de torreznos, hasta tierras andaluzas con el "Marinero al Agua". Aquí presenciamos la demostración del baile por una amiga de la banda con el público ya predispuesto ya no solo al cántico de los coros, sino que también al baile.

Seguimos nuestro recorrido. Uno de los momentos más bellos de la noche se nos muestra con la bella, cadenciosa y cálida interpretación del tema "Ramo de Navidad". Emociones a flor de piel entre el público con la interpretación lograda por el grupo.

Una vez recompuestos nos acercamos hasta Asturias para escuchar el bellísimo "Aguilandu i Reis", dar después paso a otro villancico como es "La Virgen y el ciego" y pasar hasta la Extremadura cacereña con una ronda conocida como "Nochebuena de Garganta".

 

Jaime Vidal con el acordeón.

Ya llevamos un recorrido de hora y media cuando, después de las presentaciones del trio y de José A. Garrido a los mandos técnicos (busquen y disfruten con Triquel), todos nos arrancamos a cantar a la marimorena con la "Navideña de Ávila".

Se acerca el final de este recorrido por los cantares alusivos a la Navidad con un villancico y una ronda. Público y grupo entregados a la calidez que La Bazanca nos ha vuelto a lograr transmitir en las casi dos horas de concierto.

Todos nos emplazamos para una próxima velada en las 10 y una noches, o en cualquiera de los conciertos que a bien tengan programar.

Ramiro, agarrado a la zanfona.

 

     
   

Es en algún momento de la noche, cuando ya han pasado varias horas del viaje musical realizado en casa de Paco Díez y en el reposo del hogar, cuando, casi sin quererlo aparecen en la memoria melodías y cánticos. Así me encuentro junto con tu pareja canturreando los temas que La Bazanca nos mostraron y recordaron en la tarde dominical. Y aquí es, como digo, cuando se debe apreciar el triunfo y la grandeza de nuestra música y de aquellos que nos la recuerdan.

 

- No quiero acabar esta narración, sin revelar a los lectores que está crónica se logró plasmar en papel en el transcurso de la tarde del 23 de diciembre, gracias a la compañía de una botella de tinto de Toro y al abrigo de unas raspas de jamón de Cuenca encontradas en un envase abierto, en fin... creo que me faltaron unos pocos torreznos.


     
   

==> especial Aula Museo Paco Díez

=> web oficial Paco Díez

crónicas              cylcultural.org