LOS DESGRACIAUS

Sala El Sol. Madrid. 11 de octubre de 2013

Por: Iñaki Glutamato y German Coppini.

"El concierto de Los Desgraciaus en la madrileña sala "El Sol" el pasado viernes 11 de octubre fue un auténtico carnaval, muestra de ello es la imagen que guardo del público asistente subido al escenario y coreando las canciones con el grupo, la interminables congas por toda la sala, jamás vi algo parecido en los más de 30 años que llevo acudiendo a esta mítica sala de conciertos.

Con unas características típicamente españolas y un aire funky-disco-pop al mismo tiempo, derrocharon buen rollo a raudales. Canciones directas, sencillas y genuinas que fueron desgranando ante un público desconcertado. Pero no se alarmen ustedes, por que este desconcierto, esta "confusión", es parte integrante y activa de la música de Los Desgraciaus.

Una y otra vez fueron demostrando con unas tablas que solo muy pocos poseen, que nunca hay que interferir en la reacción del público. Que lo que peor puede hacer un grupo es intentar guiar y dirigir al respetable de forma deliberada. Sus canciones, cada cual más esperpéntica, deja libertad de acción a todo el mundo y su improvisación hace de su show, un algo irrepetible.

Todo esto lo relaciono, por ejemplo, con la poca importancia que se dieron a sí mismos en el escenario e inclusive sus desapariciones del mismo. Cuanto menos interferencia tenga su espectáculo-musical, mejor. Su cantante principal, una especie de hombre de las cavernas con corazón de oro, hace las veces de presentador, tanto de sus compañeros como de los temas del grupo. Le secundan tres "filomones", (uno de ellos también canta) que no paran quietos un instante y luego gracias de Rubens; una de las cuales se cimbrea como una posesa al ritmo de un sipar hindú (me dejaste turulato, muñeca. ¿Cuándo volveré a verte?). Los vídeos que se proyectaban (interesantes algunos), quizá haya que explicarlos como un punto de referencia visual que sirve de ayuda para concentrarse ante tanta raspa, tanta bocina y tanto chunda-chunda.

En mi modesta opinión, lograron crear en esta, su primera actuación en Madrid, una atmósfera divertida y dinámica en torno a un fenómeno musical (cabaret-musical puede que digan algunos) imprevisto y cambiante.

En el mundo que ellos proponen, mucho queda por recorrer y estos siete "desgraciaus" están dando los primeros pasos con indiferente maestría. Esencialmente, grupos así más que válidos, son necesarios de vez en cuando en una escena musical española insulsa y caduca.

El fruto ya lo tenemos en nuestras manos: un maravilloso cedé con 15 joyas inigualables. Canciones que se quedan grabadas a la primera audición. "Los coches chocones", "La talanquera" (una de mis favoritas), "Calígula", "Terrateniente del amor", etc..."

Texto: Germán Coppini

Esta otra reseñita la firma Iñaki Fernández Arnáiz: "Muy muy ochentero. Independientemente de que la música (trash-lolailo) sea actual, en algunos momentos me ha hecho revivir las performance que se hacian a principio de los ochenta. Muchas se hacian en el "rock-ola" y hacia tiempo que no veía esa frescura, esa alegria, esa libertad...últimamente es todo tan tremendo..."

Iñaki (Glutamato Yeye)

Especial los desgraciaus en valladolidwebmusical. los orígenes

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas