Madbrian.

Café La Palma, Madrid (11-9-2013)

Crónica: David González
Fotos: Cristina Cuadrado

El “acoustic soul tour” con el que el artista palentino David Romo, conocido como Madbrian, hacía el miércoles 11 de Septiembre su segunda parada en una semana en la capital del reino, en esta ocasión en el Café La Palma. Lo hacía para presentar en directo su primer disco “Soul’s Window”. Una lástima es el aspecto que presentaba la sala, prácticamente vacía, pero la falta de promoción a la que nos vemos abocados los artistas independientes y que el concierto tenga lugar un miércoles favorece estas situaciones. Otra cosa hubiera sido, quizá, si en cualquier lugar en cualquier momento se anuncia la “actuación” de cualquier persona con cualquier nombre al que acompañen las letras DJ pero eso ya es harina de otro costal y a lo que vengo, vengo.

David se presentó en el escenario, tan solo acompañado de su guitarra acústica y en ocasiones por su hermana Vanessa Romo al cajón, para tocar las canciones que forman parte de su álbum debut como la rockera “Too late to say hello” con la que abrió su actuación, seguida de “Once upon a time”, ambas en una línea que me traía a la cabeza a Eagle Eye Cherry, y es que su estilo folk-rock de marcadas raíces americanas se percibe claramente en sus composiciones así como en las versiones que intermitentemente interpretó entre las que destacan “Hurt” o “The man who sold the world “(escritas por Nine Inch Nails y David Bowie respectivamente y popularizadas del mismo modo por Johnny Cash y Nirvana).

Hizo gala de su origen palentino musicalizando en inglés unos versos de Jorge Manrique y deleitándonos con esos medios tiempos que copan su primer disco como son “Lost the game”, “Wasting my time” o la emotiva “Time to breathe”. El lado más grunge de Madbrian aparece en “Life goes on” pero es entre el pop y el southern rock donde mejor se podrían situar canciones como “She said”, “Mad man” o la inédita “Insane” que, si bien, no desmerecen en acústico, uno no deja de echar de menos el sonido de una banda completa que respalde su arriesgada propuesta. Así es como nos vamos acercando al final de un concierto que se cierra con 2 potentes temas como son “Not what it seems” y la versión del clásico de Neil Young “Hey hey, my my”.


Recomiendo a quien tenga la ocasión de verlo en directo que se acerque a un directo de Madbrian porque pese a su sobria y minimalista puesta en escena, no se equivoquen, esto es rock y rock de calidad.

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas