MUCHO

Día 17 de Febrero de 2013.
Sala Black Pearl de valladolid

Una noche distinta para la Sala Heineken vallisoletana, se estaba cociendo, y ¿de qué manera? Mucho, el grupo nacido de las entrañas de The Sunday Drivers, estaba allí, dispuesto a deleitar a los asistentes al bolo del día de hoy.

Empezaba un tanto tarde el evento debido a que una fiesta anterior, quería llevarse la atención de la noche. Al subirse al escenario los 4 componentes de Mucho, Martí Perarnau pregunto a los asistentes, ¿es aquí?, puesto que allí nos encontrábamos pocos, unos 30 o 40, suficientes como para pasar una gran noche. Puede que se tratase de un ensayo con público para ellos.

Y sin más dilación, comenzaba el concierto con la canción En la base de la montaña, de su nuevo disco, El apocalipsis según MUCHO. Esta canción fue suficiente para conquistar y hacer bailar al público, que parecía que venía con muchas ganas. Tras esta canción sonaría Si quieres no,  del primer disco. Porque además era el concierto de presentación ante los castellanos y en especial vallisoletanos de Víctor, el nuevo guitarrista-teclista de MUCHO. Víctor, personalmente me parece que vivió tanto el concierto, que pareció el más experimentado de todos.

Martí, esta noche estaba hablador y dirigió unas palabras al público para animarles a un más, “somos pocos, pero menos en el sermón de la montaña”.

Para la siguiente canción, pedirían unas palmas, y si, no sería otra que la canción que representa a los toledanos: La casa en pie.

En la siguiente canción, Martí se arrancaría con el piano. El sitio incorrecto, ellos lo presentaría porque anteriormente, en la fiesta, había como 3 veces más personas que en el concierto, pero eso no significa que estuviera siendo un gran concierto, demostrando su profesionalidad.

Las dos siguientes canciones serían del nuevo disco, El lustroso alarido  y motores. Motores,  es posiblemente el tema a mi parecer más destacable de su segundo disco. Para la banda es “la bella tonada”, que en un principio, quisieron llamar Sandy, la canción era demasiado evidente.

Al grito de, “Valladolid, ¡vamos copón!”, palabra que repetiría en varias ocasiones durante la noche empezó a sonar al piano Las plantas. Posiblemente, éramos pocos, pero entre nosotros se encontraban 3 fans de este grupo. La siguiente canción se la dedicaría a todos los asistentes y en especial a ellas; Como si no hubiera mañana.

Sería el turno de la novena canción, La larga risa del emperador, “¡viva el tecno, copón!” Antes de comenzar con esta canción, la voz del grupo, explicó una canción con Chimo Bayo, el cuál es un auténtico fan de Miguel.

Volvió a agradecer por enésima vez, a los asistentes, su presencia, y recalcó que en Toledo estaba petado y que el ambiente era el mismo, se sentía tan a gusto que no cambiaría ese concierto, por otro petado de gente. Recordó que en Toledo hizo un “Rosa de España”,  en Los hijos del mal.

El final, del concierto se estaba acercando, y por ello parecía que la gente se iba enganchando, más y más. La siguiente canción sería Corre mi reloj,  quizás esta canción sabio a poco puesto que le acompañaría sin ningún parón Más feliz sin televisión. Con esta canción, harían el famoso parón, pero antes, preguntaron a los asistentes si querían que hiciesen parada, o seguir todo del tirón, y entonces, siguieron del tirón, no sin antes, esos sí, uno canticos de “¡Otra, Otra!”, a pesar de que no se metiesen a los camerinos.

Parecía que el concierto podría dar mucho más de sí, pero esta noche se quedaría cortísima para el grupo y los asistentes. Mucho, el azote grecolatino de la mancha, tocaría Sal de la tierra, canción en la que daría las gracias a Terne, y presentaría a su banda: Carlos Pinto, Miguel de Lucas, Víctor Cabezudo y Martí Perarnau.

Para finalizar la noche, tocarían Sustancia fundamenta, haciendo saber a los presentes, que la música es la sustancia fundamental de la vida.

Tras la gran actuación Martí, me concedió unos segunditos al final en los cuales pude hacerle unas preguntas, y el accedió a responderlas sin poner ningún tipo de problema ¡Qué copón de persona!

Mi primera pregunta fue por el ambiente pucelano, a lo que él me respondió, que supercontento, puesto que había poca gente, pero esa gente le había transmitido, mucho más que una gran multitud, que no se sabe las canciones, y que no baila. Valora muy positivamente la experiencia. Habla, sobre que le molaría mucho haber petado la sala, que es en realidad, lo que a todo grupo le molaría, como en Toledo pero realmente sabe que toda España está muy jodida, y que valora mucho cada concierto; poca o mucha gente.

Pude continuar hablando con él, sobre Jero Romero, el cantante de The Sunday Drivers, grupo del que sale Mucho. Comenta que a él le encanta, y desmiente todas aquellas bobadas que dice la gente sobre que hay malos rollos entre ellos, pues ellos son fans de Jero Romero, y Jero Romero de Mucho, un amor recíproco, diciendo que compartirán escenario y será una experiencia única. La idea de formar Mucho, sale del anterior grupo mencionado. Tenían muchas ganas de seguir tocando, y nada les freno para seguir haciéndolo. Bromeamos, sobre llevar a El Pescao entre los miembros de su banda, pues el batería, parece su hermano.

Finalizamos la entrevista, hablando del nuevo guitarrista, un tipo peculiar, diferente al anterior, con ventajas y desventajas en torno al otro. También recordó las fechas de sus siguientes conciertos en Castilla y León, que invito a que leáis en http://www.valladolidwebmusical.org/.

TEXTO y FOTOS: Guille Mucientes - @muci15

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas