FESTIVAL MUNDO IDIOTA 2013
16/11/2013. Vistalegre / Gruta 77. Madrid.

El famoso y esperado Festival del Mundo Idiota hizo honor a su nombre en esta edición, pero antes de adelantar acontecimientos y sacar conclusiones, quiero enfocar esta crónica más desde un punto de vista que refleje lo que vivimos aquel día en vez de que tratar aspectos más técnicos o musicales.

Días antes del sábado, en la página web aconsejaban acudir a partir de las 16h de la tarde, para que todos pudiéramos conseguir las pulseras que daban acceso a las salas antes de las 18.30h, que es cuando, según el programa, se abriría el festival con la primera actuación de Los Gandules. Durante las horas anteriores al inicio del festival, revisé si había información nueva en la página web, y anunciaban que las pulseras se conseguirían dentro del pabellón de Vistalegre, y no en taquillas como estaba programado en principio. A pesar de estos cambios a última hora, la realidad era muy distinta. Llegué a las 17h y no vi más que un amplio despliegue policial propio de una manifestación y una inmensa cola que rodeaba el palacio. Puesto que la hora de inicio se iba a acercando, pregunté a varios grupos de personas que para qué era dicha cola, si era para conseguir la pulsera o que si ya la tenían y estaban esperando a que abrieran las puertas (supuestamente la apertura de puertas era a las 18h).

Tras una larga espera en la calle y un cacheo más que excesivo conseguimos entrar en el Palacio. No tardaron mucho en aparecer "Die Scaphandra", los famosos teloneros de Los Gandules, con su Theremin, interpretando versiones y villancicos populares. Poco después aparecieron ellos en bata como suele ser habitual, y acompañándolos en los coros Susana Vaga. Para mí, cuando más disfruto en un concierto de este dúo maño, es cuando no conozco o no recuerdo sus canciones. Eso, y entre canción y canción, que aprovechan para decir alguna verdad en forma de chiste. Por ejemplo, se mostraron muy agradecidos porque el ayuntamiento de Madrid les había limpiado las calles de basura a su llegada. Se despidieron diciendo que continuarían el espectáculo en Gruta 77 (no pudo ser así).

Con el tiempo milimetrado, acabaron Los Gandules, dando paso a Mamá Ladilla, con bajista nuevo incorporado, Sergio González (ex-bajista de Wild), que deja el Heavy para dedicarse a "eso que hace Mamá Ladilla". Nuevo componente, misma esencia. Recuperaron algún que otro tema que muchos ya teníamos en el rincón del olvido como "otra subnormalidad" y "aparta papá". Echamos en falta clásicos de su directo como "ataca" y temas de su último trabajo, del que no interpretaron nada, pero el tiempo estaba medido y no dio para más.

Mientras se preparaba la siguiente banda, nos enteramos de forma extraoficial por medio de la banda Exkrementes que había cambios en los horarios de los conciertos de Gruta 77, de modo que si en el programa inicial figuraba que el festival finalizaba a las 6am, había que recortar hasta las 3am. Esto suponía que algún grupo no tocara, y que los que tocaran, tuvieran que reducir su set-list. Esta noticia llegó mientras nos encontrábamos cerca de la puerta principal de acceso, donde pudimos ver que todavía seguía entrando gente que aún no había conseguido entrar debido a las trabas y a la (des)organización y una cola infinita para entrar en el baño.

Lendakaris Muertos fueron los siguientes en subir a las tablas. Salieron demasiado acelerados a dar todo lo que podían, tocando canciones demasiado deprisa, de forma que apenas se les entendía, queriendo aprovechar cada segundo del que disponían. Personalmente creo que podrían haber ofrecido un mejor espectáculo si hubieran quitado alguna de sus canciones y/o si no hubieran invertido tiempo jugando con el público en los coros.

Ya estaban los componentes de El Reno Renardo preparados para salir cuando alguien se acercó al micrófono para comunicar muy brevemente la situación del cierre de Gruta 77 que he comentado antes. A El Reno le pasó algo similar a lo que les pasó a los anteriores, se aceleraron demasiado y si ya la acústica del lugar no ayudaba demasiado, consiguieron un sonido bastante malo y acelerado que fueron corrigiendo poco a poco. Además de sus temas habituales y de los de su último disco, añadieron un mix compuesto por lo mejor que tienen. Así nadie se quejó por que se quedaran sin tocar su canción favorita.


No pudimos acabar de ver la actuación de El Reno porque nos interesaba ver a ciertos grupos que tocaban en Gruta 77, así que marchamos de allí sin escuchar a Def con Dos, el último grupo que tocaría en Vistalegre. Por lo que nos enteramos poco después, tras finalizar la actuación de El Reno Renardo, la (des)organización comunicó que el festival acabaría a la 1.30 en Gruta 77.

Sin más dilación nos pusimos en marcha para la sala, y sorprendiéndonos de que según íbamos de camino hacia el lugar, volvía mucha gente. Llegamos a pensar que estábamos yendo por un camino incorrecto hasta que pregunté por dónde se llegaba. La respuesta literal fue la siguiente: “Sí, no os habéis perdido, pero no vayáis porque se está liando una buena. No están dejando entrar a la gente porque la sala está llena y están pidiendo que se les devuelva el dinero de la entrada”. Ante tal situación, llegamos a la sala en la que había mucha gente en la puerta y, con mucha suerte, en ese momento pudimos entrar.

Nunca habíamos estado en Gruta 77 y lo primero que se nos vino a la cabeza fue: ¿En qué cabeza cabe que se puedan meter a 2500 personas que había en Vista Alegre en aquella sala en la que no creo que entraran más de 200 personas apretujadas?

Y por poco nos perdemos a nuestros paisanos Exkrementes, esta vez disfrazados de los payasos de la tele con un gitano a las voces. Llegamos para la conga final y poco más. Allí dentro la respuesta del público era muy buena y todos disfrutaron con su concierto y sus temazos como "Soy el más jevi", "Me gusta el chuflo", "Los Idiomas", y por supuesto, el megahit "Los coches chocones". El concierto supuso además la despedida de Sebi, posiblemente el mejor guitarrista de Medina del Campo y alrededores. Veremos qué le depara el futuro a esta banda tan longeva que merece mucho más éxito y atención de lo recibido en todos estos años. Palabra de fan.
A continuación un nuevo cambio de orden de las bandas. Para los que nos quedamos con ganas de más Mamá Ladilla, pudimos ver de nuevo a Juan Abarca salir al escenario, esta vez con las baquetas marcando el ritmo a Dixlesia, un grupo que nos sorprendió gratamente por sus letras ácidas y sus juegos de palabras en "Personajillos pintorescos", entre otras, y la colaboración de El Chivi en "Por no".
La siguiente banda que veríamos aquella fatídica noche fue Ninja Pastori. Un grupo catalán que sorprendió a todos con sus versiones mejoradas de las canciones de dibujos animados. Por ejemplo, con "dragones y mazmorras" versión flamenco y "Dartagnan y los tres mosqueperros".
Después fue el turno del acelerado terrorismo musical de Black Phantys Party, a golpes de punk, con especial cariño hacia la casa real en buena parte de sus canciones.
Y para cerrar la noche, Mente Devil, con uno de sus cantantes disfrazado de pollo y con una propuesta metalera donde destacamos "Tengo que hacer caca", (versión de Fear Factory).

Fue una pena que debido a la buena (des)organización más del 90% de los asistentes al festival se quedara sin poder entrar en Gruta 77 porque esta segunda parte fue una fiesta llena de colaboraciones, risas y guiños a otras bandas. ¿Tan difícil hubiera sido montar un escenario secundario en el mismo recinto para que las actuaciones se alternaran, por ejemplo?

Tras la gran cantidad de críticas y quejas recibidas, la organización emitió un comunicado oficial en el que excusaba los cambios de horarios de última hora adjuntando una orden policial con fecha del día del festival. Independientemente de dicha orden, hay un error de base que ya se ha comentado en esta crónica, y es la capacidad de las salas para albergar a toda la gente, y eso no lo ordenó la policía, pues el festival llevaba anunciado meses antes y se esperaba la venta de casi todas las entradas. Como conclusión final sólo añadir que el festival del Mundo Idiota, hizo sentir a todo el mundo como a un idiota.

Javier González y David Izquierdo
CRÓNICAS INICIO