Músicos en la Naturaleza.

DEEP PURPLE + LOQUILLO + BEBE

Hoyos del Espino, Ávila, 27 de Julio de 2013

Texto: Candido Cisneros
Fotos: Raquel Granja

Nos acercamos a la abulense localidad de Hoyos del Espino a uno de los festivales más curiosos de los que podemos encontrarnos en nuestro país. Inmerso en plena naturaleza, en la Sierra de Gredos está dicha localidad donde se mezcla el ambiente local con el rockerío más variopinto.

En esta ocasión el cartel era bastante más heavy que en otras ocasiones, que tuvieron como cabezas de cartel a nombres como Sting, Mark Knoffler o Sabina y Serrat. En esta edición el cartel lo formaban Deep Purple, Loquillo y Bebe.

No hay mucho que decir de Bebe, menos en cuanto a lo que rock se refiere (aunque su último disco hasta la fecha se llame “Un Pokito de Rock N Roll”). Nada de nada. Sin embargo la actuación que realizó no dEjó indiferentes a quienes se acercaron a verla. Gustó al público ya reunido allí. Fue de agradecer, para los profanos en su música, que no tocara los singles “archirradiados”. Su actuación fue corta (apenas una hora) pero fue ganando en calidad (dentro de su estilo) con el paso de los minutos. A su voz y acústica le acompañaba una gran banda y grandes instrumentistas, que, sin duda, hicieron que el público disfrutara con las 11 canciones que tuvieron tiempo de tocar.

Tras ella, Loquillo, sin los Trogloditas, siempre querido por el público y temas conocidos por todos. Arrancando con “Rock n Roll Actitud” y “Animal de Rock n Roll” se metió rápidamente al cada vez mayor público en el bolsillo. Quedó bien claro que la gente no sólo iba a ver a los enormes Purple, sino que el Loco también atrajo a gran parte de la concurrencia.

El público disfrutó todas y cada una de las canciones, desde los grandes clásicos hasta los más novedosos temas de sus últimas grabaciones, subiendo poco a poco la intensidad y llegando a un gran final con “Feo, Fuerte y Formal” y “La Mataré”.


           
Gran aportación de todos los músicos de la banda, desde un Jaime Stinus increíble, un gran Igor Paskual, hasta el resto de músicos que llenaban perfectamente el escenario cuando desaparecía Loquillo.

Un concierto enorme con una ovación increíble al final.

Tras un buen rato de espera, con problemas técnicos incluidos, comenzaba el concierto principal de la noche, Deep Purple. Hay que reconocer que ninguno tiene 20 años. Ni siquiera 40. Más bien rondan los 60-70, pero esos tíos saben hacer rock. Sin ninguna duda.

No voy a decir que Ian Gillan está destrozado, vocalmente hablando, sino que conoce sus límites y sabe cuando puede y cuando no debe gritar o dejar de hacerlo. Tampoco ayudaba mucho el cada vez más intenso frío de la sierra que invadió la noche.

Musicalmente estuvieron increíbles. Gran parte de la culpa la tuvieron Don Airey tras sus teclados y Steve Morse con su guitarra. Impresionantes los solos de uno y otro. Ian Paice y Roger Glover, en su sitio, infranqueables y siempre seguros. Muy grandes

Ni que decir tiene tampoco que el público estaba deseando escuchar los grandes temas de la época más dorada de la banda, que reactivaba el interés de la gente con dichas obras, tales como “Strange Kind Of Woman”, Lazy, Smoke on The Water o la final “Black Night”, pero mucho mérito tiene a estas alturas seguir sacando discos como este “Now What?” que venían a presentar en su único concierto en España en esta gira. Canciones de dicho álbum como “Vincent Price” o “Hell To Pay” sonaron en la noche de Gredos.

La gente acabó con muy buen sabor de boca esta noche. Casi no hay nada negativo que decir de ella, excepto el frío, del que nadie tiene culpa. Si hay que buscar culpa en algo es en la poca cantidad de baños disponibles (el público masculino lo tenía fácil con la cantidad de arboles cerca, pero la sección femenina lo llevaba algo peor). Por lo demás muy buena organización a la que agradecer los precios populares en barra y la posibilidad de que pudieran entrar menores de edad al evento (había familias enteras en el festival). A todo ello hay que sumar el hecho de que cuidasen la limpieza del entorno, con gente trabajando para ello (aunque mucho desaprensivo tiraba su basura al suelo) y buscasen el mejor entorno natural para este evento. Muy bien la organización.

Descontando horas para el próximo “Músicos en La Naturaleza”.    

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas