TAKO

Sala Portacaeli, sábado 27 de abril de 2013

 

 

Conciertazo el que nos ofreció la veterana banda zaragozana Tako el pasado sábado 27 de abril. Éramos pocos los congregados en la Portacaeli, rondaríamos las 80 personas, pero todos con muy metidos y entregados en el concierto. A las diez en punto de la noche saltaban al escenario cargados de fuerzas y energías para ofrecer un show de hora y media en la que no dieron tregua. Este concierto, como anunciaron, era el fin de su gira de salas de invierno por lo que le pusieron unas ganas a tope. Presentaban su disco "Las campanas de la vergüenza", editado en 2012,y precisamente ese fue el tema que abrió la noche que sonó un tanto abarullado y poco limpio con unas breves palabras haciendo referencia a la crisis en la intro del mismo.

 

Las siguientes en sonar fueron "Con dios y con el diablo" y "Ayer hoy por siempre" con la gente disfrutando a tope. Mariano Gil "Rones" no se entretenía entre tema y tema por lo que la noche discurrió con velocidad. "El alma atada" y "Seda negra" nos llevaron hasta "La mitad de mis espejos". El sonido no fue todo lo bueno que debería pero la fuerza del directo de la banda suplía cualquier deficiencia. La banda agradeció a todos los asistentes su presencia y en especial a algunas personas acudidas desde Salamanca, Plasencia o Galicia. La edad media de los presentes era algo elevada y se echaba en falta algo de esa juventud que luego se queja de que no se hacen conciertos en Valladolid.

"Paloma de cartón" se encadenó con "Entre tinieblas" y fue entonces cuando comenzaron a sonar los acordes de su canción más conocida, o al menos una de ellas, "Carpintero de condenas". Y durante su transcurso tuvo lugar uno de los momentazos de la noche, pues al poco de comenzar, el sonido se cayó del todo pero el público siguió cantándola a voz en grito como si nada pasara. El sistema se recuperó y la actuación continuó como si nada pero a buen seguro la banda maña se emocionaría con el buen rollo de la gente. Tras "2007" otro de sus éxitos, "A las puertas del deseo", también muy coreada. La historia del "Pintahierros" llegó después y en "El palacio de la soledad" Rones aprovechó para presentar a la banda.

Ya se iba enfilando el final de la noche con la "Princesa acurrucada", "la tienda" y "Miénteme". Para la última canción antes de los bises salió de detrás de los teclados Nacho Jiménez para poner todas sus energías a la voz para cantar "El Viejo resina" con la que la banda se retiró durante unos minutos para descansar y volver con "Trenzas de arena" y el fin de fiesta con "Poeta nocturno" con Mariano y Nacho dándolo todo. Desde luego un conciertazo de una formación en plena forma y que lo dio todo para que disfrutáramos de una gran noche. Esperamos verles pronto.

Crónicas

Volver a ValladolidWebMusical

Crónica y fotos de Skaidana (mayo 2013)