TOS-TONES

Sala Porta Caeli, Valladolid. 31 de octubre de 2013

Fotos - Antonio Macías
Cronica - Emilio Revilla


El pasado jueves asistimos en la sala Porta-Caeli a un autentico homenaje que se dieron los miembros del grupo reggae por excelencia en Valladolid. Realmente demostraron que su trayectoria es duradera y su evolución constante. Desfilaron por el escenario más de 20 músicos aportando sus vibraciones a un magnifico espectáculo coral.

Sobre la base de la formación más reciente del grupo se fueron uniendo diversos miembros históricos de la banda que demuestran hasta que punto Tos-Tones es una gran familia. Al bajo alternó Guillaume con Tatsu e incluso con Marcos, que por unos momentos abondonó el control de sonido para recordar viejos tiempos. Fue especial volver a ver a Victor “Ganji”, primer vocalista del grupo y compositor de varios de los clásicos del grupo, sobre el escenario.

Hicieron disfrutar al público con sus temas de siempre interpretados conforme a la evolución del grupo en el tiempo así como con otros muchos de los que han configurado su personalidad, canciones de Third World o Juddy Mowatt alternados con versiones de ritmos jamaicanos con letras en castellano cargadas de denuncia social y esperanza.

Con la voz de “Danielsan” Pahino, las vibraciones jamaicanas de Raul “Chiquito” Escudero, y el sabor latino de “Pua” mostraron en un solo concierto lo que han sido Tos-Tones a lo largo del tiempo.


Musicalmente hablando es innegable la evolución del grupo desde sus origenes, algo que quedó claramente patente en el concierto. Pero si bien la mejora musical del grupo es clara también es cierto que hay quien echa de menos el sonido original del grupo. Desde mi punto de vista la evolución de Tos-Tones siempre ha sido hacia adelante y siempre incorporando variantes y posibilidades a su repertorio. Con unos vientos muy presentes, coros y una gran percusión la ganancia en profundidad de su música es innegable. Como lo es la evolución de su estilo, así como grupo son capaces de interpretar a la perfección un ritmo que nos traslada a Jamaica o desatar literalmente la locura en el escenario, no en vano son 14 músicos sobre el escenario.

Al final, tras “El fuego ardió” y “Sol y Reggae”, y pese a que el concierto se extendió hasta el limite de lo posible, todos los presentes quedamos con ganas de más. Esperemos que proximamente tengamos ocasión de saciarlas.

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas