VALLADOLID LATINO 2013

Plaza de Toros de Valladolid. 29-06-2013

Sub 19 + Jesse y Joy + Alex Ubago + Malu + Alejandro Sanz

El festival vallisoletano más internacional ha vuelto a celebrar una edición y ya van ocho. Con más de 140.000 espectadores a lo largo de su historia, según se ha publicado.



Y lo ha hecho cambiando de nuevo su emplazamiento. Quizá la Plaza de Toros de Valladolid sea un enclave más acertado para este tipo de eventos y más teniendo en cuenta que al Latino le ha tocado vivir la crisis económica casi desde su comienzo. Por ello, hay que congratularse de que se colgara el cartel de "entradas agotadas" en el pucelano coso, pero no nos olvidemos que 5000 y pico espectadores tampoco son para tirar cohetes. Y más si tenemos en cuenta que la presencia de Alejandro Sanz con un concierto exacto al que hace en su gira "La música no se toca" hubiese debido bastar por sí solo para lograr mayores aforos en otro recinto. La relevancia de Malú tampoco hay que pasarla por alto.

Creo acertada la reducción en duración del festival. Y esta ubicación es cierto que le ha aportado mucho ambiente a los alrededores del Pº de Zorrilla. Destacar la puntualidad británica de todos los conciertos. Algo no siempre fácil, debido al cambio del backline en el escenario.



Así, a las 19:00 pudimos ver a los elegidos locales para arrancar la tarde/noche, la joven formación SUB 19, de la mano de Carlos y Sergio (Happening). Formada por 5 jovenzuelos, Paula, Alex, Daniel, Jorge y Harold. Y como bien indica su nombre, ninguno supera esa edad. Su pop fresco y con poco tiempo para mostrar su trabajo le dió buen inicio a la velada.



Los siguientes encargados de consegyuir el aplauso del público fueron los mejicanos JESSE Y JOY. Ya habían visitado Valladolid hace pocas fechas para visitar El Norte de Castilla. Son toda una revelación al otro lado del charco y en España han empezado con buen pie como se pudo ver en Valladolid, donde el público coreó varias de sus canciones, entre las que pudimos oír “Aquí voy”, “Espacio sideral”, "Esto es lo que soy”, "¿Con quién se queda el perro?", “La de la mala suerte” que es la canción que cantan con Pablo Alborán, y como broche su tema estrella "Corre".



A las 20:45, clavando el horario oficial, sale ALEX UBAGO. Denostado por algunos y tildado de lánguido, lo cierto es que en directo se crece y ofrece un aire más "cañero". Es inevitable recordarle junto a Amaia Montero cantado "Sin miedo a nada". Es su segunda participación en el festival y venía con ganas, como él mismo dijo. Para esa hora la plaza ya casi registraba su máximo aforo. Y el vitoriano aprovechó bien la ocasión para mostarnos parte de su nuevo trabajo discográfico "Mentiras sinceras".



Tan bien iba el horario que incluso MALÚ irrumpió en el escenario con 10 minutos de adelanto. Plato fuerte de la noche, sin duda. Familia de artistas del flamenco, se nota en su voz y en su aplomo. La noche iba llenando la plaza y eso aumentaba el atractivo de la iluminación artificial. Siempre cargada de energía y con ventilador fashion para su larga melena, arrancó con "Vértigo" y "Te conozco desde siempre". Nos recuerdó que a lo largo de su carrera ha podido colaborar con muchos artistas. Y eso es precisamente su útimo disco, una recopilación de duetos. Poco antes de las 23:00 se despidió con la potente "Blanco y negro".



Y llegó el protagonista sin duda de la noche. ALEJANDRO SANZ.


Ofreció el mismo concierto de su gira con la misma escenografía, cargado de buenas luces, buenos músicos (faltaría más) que en su mayoría eran mujeres.

No dudamos de su valor como músico, autor e intérprete, sus millones de discos vendidos le avalan. Pero a pesar de su simpatía en el escenario, como cuando explicó al público lo que eran los bises y que iba a hacer una falsa despedida para regresar, que todo eso estaba preparado... Pues en solidaridad con los fotógrafos no vamos a dar muchos más detalles. Y es que se les indicó que no podían hacer su trabajo desde el típico foso al pie del escenario. Para lo cual se les emplazó a varias decenas de metros para disparar cual safari desde la mesa de sonido. Desde ese lugar se pueden conseguir bellas imágenes del escenario pero muy pocos buenos retratos de los músicos. Y no es la primera vez que lo hace. Ya lo hizo en su anterior visita a Valladolid, pero la presión de algunos medios hizo que se permitiese acceder al foso. Peor lo pone Beyoncé, que parece ser que prohíbe la entrada a los medios gráficos.


Un respeto para los fans que lean esta crónica, sin duda. Pero ellos se verán privados de buenas fotos de su show y de su ídolo. Por cierto, Malú ya se había ido, por lo que a pesar de la insitencia del público no se les pudo ver juntos.



Texto Verónica Fraile/José Mª Martínez.
Fotografías: Giuseppe Foto.

 

Crónica de Valladolid latino 2011 y 2012

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas