AMARAL + THE BRIGHT

06 de Junio del 2014. C.A.E.M. Salamanca.

Festival Facyl

Crónica: Sandra García Gómez
Fotos: Ana Ink

Eva Amaral y Juan Aguirre junto a la banda que les acompaña, formada por  Toni Toledo, Chris Taylor y Jaime García, fueron los encargados de poner música a la tarde noche del viernes en Salamanca. La actuación de los zaragozanos, taloneados por The Bright fue uno de los platos fuertes de la programación del festival FÀCYL que durante varios días aglutina en la ciudad varios espectáculos musicales y artísticos.

Sobre el escenario se notan los años y conciertos que tienen a sus espaldas, desde su primer disco editado en 1998 hasta la actualidad, con la noticia de que dentro de pocos meses podremos disfrutar del siguiente LP del grupo, cuyo adelanto con el tema “Ratonera” no ha dejado a nadie indiferente.

Esta actuación es la única de pago que se incluye en el festival, y tal y como indicaban en su página web “se trata de un concierto muy especial” puesto que la recaudación es a beneficio de la organización Ayuda en Acción en su lucha contra la pobreza infantil en España.

The Bright, proyecto musical que fusiona el pop y el folk con toques country, originario de León, fueron los encargados de abrir la velada. Miryam y Aníbal se adueñaron del escenario acompañados únicamente por sus voces y un par de guitarras. Presentaron los temas de su nuevo disco “Estados”, principalmente en castellano, pero sin olvidar algún tema de su anterior trabajo “Soundtrack for a winter’s tale” como Your private garden.

Ela o Donde todo es luz, hicieron que el público se empapara de la atmósfera que se iba creando en el auditorio, con su excelente acústica, y recibiera al dúo con los oídos bien abiertos. Algunas anécdotas y agradecimientos acompañaron el resto de canciones. Estados,  Hexágonos o la ya mencionada Your private garden, sirvieron para dar a conocer a este grupo y no dejar a nadie indiferente.

Alrededor de las 21:30h se apagaron las luces y comenzaron a sonar las notas de “All tomorrow's parties” la canción de Velvet Underground con la que Amaral comienza todas sus actuaciones. Una nube de humo se encargaba de completar el ambiente para la aparición de Juan y Eva, que interpretaron Sin ti no soy nada únicamente con la guitarra de Juan como acompañamiento, dejando espacio para el lucimiento vocal de Eva.

Para Kamikaze se unió el resto de la banda, a lo que el público reaccióno a base de palmas y con todo el auditorio iluminado, dejando patente el aforo completo que se registró en el C.A.E.M.

  

La siguiente canción en sonar fue Esperando un resplandor, en la que Eva agarró los cascabeles para soltar toda su energía, y tras la que recordó a los asistentes que la recaudación iba a ir destinada a la ONG Ayuda en Acción. Llegó el turno de El universo sobre mi, en la que Juan cambió su guitarra por el teclado y Eva utilizó su característica armónica y la guitarra acústica. Al ser una de las canciones más conocidas, el público coreó la mayor parte de la letra.

Si las calles pudieran hablar hizo patente el importante papel de la guitarra eléctrica de Juan Aguirre, destacando por encima de la banda de forma contundente, y con el acompañamiento de Eva aún en la guitarra acústica.

El auditorio se puso en pie y coreó toda la letra de No quedan días de verano, canción que nos trasladaba a hace unos años, cuando se editó el disco “Pájaros en la cabeza” de Amaral. En contraste, el siguiente tema fue No sé qué hacer con mi vida, canción menos conocida del grupo, pero que hizo las delicias de los fans más fieles.

Hoy es el principio del final sirvió para dejar patente el buen humor de Eva, que aprovechó para alabar al C.A.E.M y recordar que es la segunda vez que tocan allí, y comentar que iban a estrenar nuevas canciones a continuación. Así, llegaron Cazador y un corte aún sin título (avisaron que se admitían sugerencias) Con estos temas que aún no han salido a la luz, el ritmo del concierto bajó, aunque dejando clara la potencia instrumental que puede presentar el nuevo disco. Este ambiente más calmado se vio interrumpido por Hacia lo salvaje, retomando el acompañamiento de palmas de todo el auditorio y levantando los ánimos con su potente estribillo.

Salir corriendo y Cómo hablar supusieron una vuelta a los discos más antiguos del dúo zaragozano, apuesta segura por ser los temas con los que “saltaron a la fama”, pero que precisamente por su antigüedad pusieron en algún aprieto a Eva, que tuvo dificultades con la letra, saliendo bien al paso gracias a la ayuda del público, que la animó a base de gritos de “Eva, Eva…” gesto que agradeció dando las gracias, haciendo patente sus nervios.

Otro tema nuevo que pudimos escuchar fue Unas veces se gana y otras se pierde, con interesantes juegos de voces y Juan al teclado. Van como locos y Antártida sirvieron para mostrar a Eva en su estado más natural, haciéndose dueña del escenario y soltándose con algún baile y utilizando los cascabeles para apoyarse a la hora de cantar.

En este punto, comenzó a sonar Moriría por vos, en lo que fue uno de los momentos cumbre del concierto. El público en pie y las voces unidas para corear la letra y cantarla en los momentos clave en los que Eva cedía el micrófono a los espectadores convirtieron esta canción en el himno de la banda. Siguiendo en el disco “Estrella de mar” siguió el tema que da nombre al LP, en el que se escucharon algunos acoples en el sonido.

Montaña rusa, con la petición de Eva de que el público la acompañara con movimientos de brazos, dio paso a Ratonera, otro de los nuevos temas que saldrán a la luz en el próximo disco de la banda y que ha levantado bastante polémica debido al videoclip que la acompaña. La presentación de Eva “Ya sabéis a quién va dedicada esta canción” es toda una declaración de intenciones.

Revolución puso el broche al concierto “oficial” (a falta de los predecibles bises) en un despliegue de fuerza y energía del que se contagió todo el mundo. El megáfono de Eva recitando “hoy es el día de la revolución” continuó con el ambiente iniciado en el tema anterior. Buen sabor de boca y ganas de más hicieron que los bises no se hicieran de rogar: En sólo un segundo, que nunca falla en esta fase de los conciertos, con un increíble lucimiento vocal de Eva, que tiene una voz como para permitírselo, lograron, que aunque no fuera una de sus canciones más conocidas, todo el mundo escuchara atentamente, el final con el theremín creo una línea que fue seguida sin pausa al arrancar Cuando suba la marea, último tema del concierto cuya estrofa final “(…) que el día que yo me muera, me tumbaré sobre la arena y que me lleve lejos cuando suba…la marea” siguió retumbando al encenderse de nuevo las luces del auditorio tras un espectacular concierto.

Amaral: en ecopop 2010 ... Valladolid 2009 ... Valladolid 2008 ... Burgos 2005 ... Valladolid 2005

The Bright: Estados 2013 ... En directo Madrid 2011 ... En directo León 2011 ... En directo Madrid 2013

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas