Extremoduro

11 de Junio 2014, Sala Multiusos Sánchez Paraíso de Salamanca

Redacta Montse Sing
Fotos de Carlos Bartol

Una tarde de un verano que ya va a empezar, una cola de metros y metros de distancia, litronas de cerveza en la acera y gente reunida con camisetas “heavys”. Todo tiene pinta de un concierto de Extremoduro. 


Nos adentramos al centro en el que se realizará el concierto, lleno de gente de todas las edades; desde los 16 hasta pasados los 50, listos para un concierto que promete, ser uno de los mejores de la temporada. Los extremeños no nos hacen esperar demasiado y ¡empieza la fiesta!

Como novata en la experiencia “extremodura”, me sorprendió el poder de estos músicos sobre el escenario, se llevan a los fans a sus bolsillos con sus letras que todos se saben, guitarras poderosas y juegos de luces alucinantes para montar la escena. Empezaron con temas muy conocidos del último álbum como “Locura transitoria” que alborotó a todo el público. Otros temas como “La vereda de la puerta de atrás”, “poema sobrecogido”, “Dulce introducción al caos” y “Qué borde era mi valle” además de los clásicos “Salir”, “Calle Esperanza s/n” y “So payaso” llegaron también a su clímax. 

¿Problemas? Sí, algunos. El principal, el sonido. Como el mismo “Robe” dijo; ¡esto es un centro deportivo, no musical; pero vamos con todo! Duro decir que con los tapones para los oídos escuché mejor el concierto que con ellos, pero cierto. El sonido rebotaba y no se podía apreciar en ninguna de las partes del centro en el que me ubiqué. Además, ¿lo de fumar en centros cerrados? Charcas de cerveza y muchísima gente amontonada en poco espacio.


Hubo un pequeño receso en el que pudimos descansar y ver como la gente se expandía y se apoderaban de lo que quedaba en el puesto de merch y de bebidas. Luego, los extremeños pasaron a un set más fuerte y de álbumes anteriores, mejoró el sonido y aparecieron estructuras de luces impresionantes. El concierto acabó con un accidente del que me enteré posteriormente y con la intervención de la policía local, pero termina como un concierto genial para empezar el verano y festejar al patrón de Salamanca San Juan de Sahagún. 

Extremoduro: Valladolid 2008. Salamanca 2008 .

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas