FATE

Palencia 1-11-14. Sala Quasar

Texto: Candido Cisneros
Fotos: Raquel Granja

Casi sin un respiro, tras la actuación de Paul Dinno en la Quasar palentina, el rockerío mesetario se vuelve a encontrar frente a otra gran leyenda musical europea.

En esta ocasión serán los daneses Fate, acompañados y  teloneados por Rokken, banda tributo a Dokken capitaneada por Gorka Alegre, bajista de Barón Rojo. Independientemente de mi gusto por los grupos tributo, algo prácticamente nulo, hay que reconocer la capacidad instrumental de los miembros de la banda. Tal es la curiosidad hasta el punto de que tuvieron más público que los propios cabezas de cartel. Imagino que el tabaco y la negativa a fumar dentro de las salas de conciertos ayudasen a ello también. De todas formas, un tributario 10 para esta banda.


No había escuchado yo a Fate. Casi fui a verles por recomendación del bajista de El Vacceo Errante, César Casas, que me instó a ello. Y le estaré agradecido siempre. Precisión, calidad, buen rollo, definición y otra larga lista de cualidades, todas positivas que decir sobre ellos. Con un estilo muy ochentero en lo musical Fate encandilaron a un público muy entregado y dispuesto, aunque algo frío (por aquí somos así. Disfrutamos casi sin movernos).

Durante todo el concierto el grupo estuvo muy centrado y concentrado, dejando la labor de mover y entretener al público a su cantante. En segundo plano estaba también una corista que sorprendió a todos, no sólo por su presencia (no aparece en las fotos oficiales de la banda) sino también por su buen hacer con la voz, simpatía con el público y una eterna sonrisa dibujada en su cara.


El repertorio del concierto se basó en la ya larga trayectoria de la banda, aunque venía presentando nuevo trabajo el cual, por supuesto, no dejaron de lado.

Como bien se encargó de reseñar su cantante, el alma mater de Fate es su bajista, quien lleva en la banda desde el día 1 (allá por los lejanos ´80). El resto de miembros fueron entrando paulatinamente, como el guitarrista, dos años atrás, o la ya nombrada corista, de reciente incorporación.


Su estilo se basa en el heavy rock de mejor factura, tonteando en ciertos momentos con aires AOR muy bien desarrollados y ejecutados, con la sabiduría que da la experiencia. Entre el público rockeros de todos los pelajes disfrutamos con esta pedazo de banda.

Ojalá Quasar siga ofreciendo a Palencia este tipo de eventos durante mucho tiempo más y se convierta en referencia para conciertos en todo el norte de la península.

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas