ÁNGEL STANICH
LA MARAVILLOSA ORQUESTA DEL ALCOHOL (La M.O.D.A.)
27/06/2014. Plaza de toros de La Flecha

Por David Izquierdo

Hace no mucho descubrí a La Maravillosa Orquesta del Alcohol. Es una banda que tiene un sonido muy particular, con cierto tinte clásico, 'añejo', pero sin dejar de lado influencias más modernas. En sus canciones hay una perfecta armonía sonora, conseguida con la suma de un buen número de instrumentos, algunos no muy comunes, como acordeón, saxo, banjo, mandolina o armónica, y sobre las que se asienta la voz rota de su líder David Ruiz. Hay quien los culpa de parecerse a alguna banda irlandesa, pero el caso es que hacen algo a mi parecer muy personal, que nadie hacía hasta ahora en la escena musical alternativa de este país. Y no me sorprendería que acaben dejando esa escena para llegar al gran público al menos durante una temporada. Ingredientes tienen para ello, y la línea ascendente en la que se encuentran la están recorriendo a una gran velocidad. ¿Que no los has escuchado aún? ¡Hazlo! A mí me engancharon.

El concierto de esta crónica se celebró en la plaza de toros cubierta de Arroyo de la Encomienda. El evento tenía fines benéficos y un muy buen precio. Los organizadores eran una gente de diez a los que sólo puedo agradecer el trato recibido durante toda la noche, y habían puesto mucho trabajo para que esta celebración con vino, pinchos, y música en directo saliese adelante. Pero, sinceramente, faltó difusión previa y la cantidad de gente que acudió fue escasa, notándose esto mucho más en una plaza de toros, donde el número de asistentes posiblemente ni siquiera superó al del concierto que La MODA había dado tres meses atrás en la sala My Way. Una pena, la verdad, pues todas las causas y personas que trabajaron allí merecían mucho más.

Dicho esto, la noche, musicalmente hablando, la abrieron Ángel Stanich y su banda formada por conocidos músicos pucelanos, con un estilo fuera de casi cualquier etiqueta, quizá primos lejanos de los ya encumbrados Arizona Baby, en lo musical y en lo estético. En las primeras filas se distinguían a los amigos y seguidores de Stanich, que no perdían detalle y coreaban algunos estribillos durante cerca de una hora de concierto.


Tras esto, salieron al escenario los componentes de La MODA para comenzar con algunos de los temas de su primera etapa en inglés. La verdad que este comienzo quizá resulte algo 'soso', pero es difícil combinar temas tan dispares y en dos lenguas distintas, más cuando son los de su último trabajo, íntegro en castellano, "¿Quién nos va a salvar", los que causan mayor impacto y los culpables de que el grupo esté sacando la cabeza. Y cuando empiezan a caer esas canciones el concierto empieza a venirse arriba: Los hijos de Johny Cash, Vasos vacíos...
Y antes del ecuador del concierto ya nos tenían encandilados, pese al aspecto desangelado que presentaba el recinto. Gran actitud la de estos seis (en otras ocasiones llevan teclado y son siete) músicos sobre el escenario, ataviados con esa camiseta de tirantes blanca que les caracteriza, y sintiendo lo que hacen como lo que es, música que sale de lo más adentro de ellos.
Hubo también sitio para un par de versiones, de ACDC y de The Gastlight Anthem. Nómadas auguraba el final de un concierto al que con Gasolina gastaron el último cartucho.
Y nada más acabar, tuvieron el detalle de salir a atender a todo el que quisiera en su puesto de merchandising (por cierto, muy completo). y tras charlar con ellos puedo decir que lo mejor de La MODA es la sencillez que tienen como personas: nada de artisteo ni postureo, son gente muy corriente, en el buen sentido, con la cabeza sobre los hombros, a los que les deseo todo el éxito posible, al igual que a Stanich y a cualquier artista que desee salir de las difíciles fronteras castellanas
¡Suerte!

INICIO

 

CRÓNICAS