MÄBU

19 de Junio del 2014. Bar Café Corrillo. Salamanca.

txt y fotos: Sandra García Gómez

La banda Mäbu fue la elegida para el cierre de la temporada de conciertos del Café Corrillo, local salmantino que apuesta por la música en vivo de varios estilos a lo largo del año. El grupo, formado por María Blanco, Txarlie Solano y Cesar Uña llegaba a Salamanca para presentar su último disco hasta la fecha: “Detrás de las luces”.

Unas 60 personas en un ambiente íntimo y distendido disfrutaron del pop melódico de Mäbu, que llevan desde el año 2008 girando por multitud de lugares, en un escenario plagado de variedad de instrumentos (teclado, percusión, guitarras eléctricas, uso de pedales, cascabeles…) que conformaron un formato electro-acústico muy original.


La introducción musical al concierto creó una atmósfera envolvente desde las primeras notas. Sólo con el bombo y el teclado haciendo de soporte a la característica voz de María y fragmentos del tema Memoria. Sin pausa, comenzó a sonar Bienvenido al norte, en donde la percusión tomó el papel protagonista y el público comenzaba a entrar en calor. María aprovechó para comentar que era el cierre de la temporada de conciertos del Corrillo y avanzar que recordarían canciones del primer disco, queriendo que la actuación fuera una fiesta cargada de energía positiva.

A solas logró que el público coreara la letra, en una versión más lenta que la incluida en el disco “Buenos días” Cabe destacar la expresividad corporal de María a la hora de acompañar la letra de las canciones; comentando en cada canción lo felices que están de que haya acudido tanta gente a verles, recordando que en la presentación hace años en la ciudad de su primer EP “Hallo” apenas hubo público por coincidir con la Nochevieja Universitaria. Bajo este manzano, extraída de ese primer EP, animó un poco el ritmo, con María a la guitarra eléctrica y Txarlie a los coros. Buenos días y la voz potente de la cantante dieron paso a una serie de sorteos patrocinados por el bar y retransmitidos a través del micrófono del escenario por la propia María. Memoria habla de seguir la intuición de cada uno, y tras ella aprovecharon para promocionar la compra de sus discos en formato físico.

Las preciosas melodías de Quédate a dormir fueron acompañadas por el público en el estribillo, al igual que en Caimán. En ese momento se repartieron el resto de premios que quedaban de la sala. Paralelo e Invisible bajaron un tanto el ritmo del concierto, al ser canciones de ritmo más homogéneo, aun así los coros y algunos crescendos muy bien medidos hicieron de ellas interesantes.


El momento romántico de la noche lo puso Quiéreme, con una declaración romántica y regalo de rosa entre dos asistentes al concierto. De negro y amarillo, single del nuevo disco, con mayor percusión y ritmo más animado hizo que María se soltara más, contagiando al público. Nunca coreada por todos, puso el cierre momentáneo al concierto antes de los bises, en los que Si me quieres lejos dio paso a una versión de Pedro Vargas y su canción Espérame en el cielo, que sorprendió a todos y que nadie conoció.


Hallo, del EP con el mismo nombre, fue el tema elegido para poner el broche a la velada, con un excelente trabajo instrumental, como durante todo el concierto, y tras ella María se despedía, muy agradecida, anunciando que en breves el grupo haría un parón de los escenarios para grabar el tercer disco.

 

ENTREVISTA MÄBU.

EL CORRILLO. 19.06.14. SALAMANCA

Por Sandra García


Hablamos con María Blanco, cantante y compositora del grupo Mäbu, formado actualmente por Txarlie Solano y Cesar Uña (además de María) con motivo de su concierto en el Café Corrillo de Salamanca, cerrando el ciclo de música en vivo de esta temporada.


Para la gente que no os conozca, auto-presentación.

Mäbu es una banda de pop melódico/pop rock si quieres decir melódico. Empezamos en el 2008 y tenemos editados tres trabajos discográficos, uno en forma de EP que es un sencillo con 5 canciones y otros dos LPs, los tres editados bajo el sello de una multinacional. Por pura suerte encajamos en ese rollo y nosotros lo que hacemos básicamente y cómo presentamos nuestro proyecto es en las giras es que hacemos muchos conciertos, conciertos que nos buscamos nosotros por nuestra cuenta y llevamos desde el 2008 pateándonos el estado con vistas también a ampliar el público hacia el sitio más natural que es Sudamérica, que por idioma es más accesible.
Intentamos que nuestra música resulte de alguna manera, dentro del pop-rock nacional, atractiva y emocionante, buscando un sonido propio. Por eso nació esta banda, en realidad las canciones están concebidas desde el prisma de la vocalista (desde mi punto de vista) pero es como una proposición que yo les hago a los músicos y luego con el trabajo y con el cariño que nos tenemos las sacamos adelante.

Nacéis en el 2008, ya son bastantes años...

Sí, yo creo que ya no se consideraría un grupo emergente, yo creo que ya está consolidado y hemos llegado a un punto que no hemos llegado a cuajar de momento en la escena, sí que estamos reconocidos porque a fuerza de tocar en todos los sitios nos hemos hecho muy buen público y muy fiel, pero bueno digamos que evidentemente Mäbu sigue siendo una banda por descubrir en el panorama del pop español, nos queda mucho trabajo.


Lleváis muchos años ¿crees que ahora mismo es difícil mantenerse como grupo tantos años seguidos?

En nuestro caso no, pero porque siempre ha habido una dirección muy clara. No ha habido nunca discrepancias en el grupo internamente de "yo lo quiero llevar hacía un lado, nosotros lo queremos llevar hacia otro". Yo creo que si sigues esa dirección y trabajas, por muy mal que te vayan las cosas, si sigues manteniendo esa dirección y esa ilusión, no es difícil, sólo que hay que tener mucha paciencia y hay que saber aguantar el tirón, cuando no están yendo las cosas bien hay que saber aguantar y aguantar.
¿Se consideraría difícil? pues no sé. Cuando estás ahí dentro, algunas cosas te parecen muy difíciles pero hay otras cosas que bueno...claramente nosotros no hemos dejado este grupo, no lo vamos a dejar de momento, porque a pesar de ser costoso creemos que podemos hacernos un hueco en la escena y compensa.

Habéis tenido cambios en la formación, porque antes eráis cinco y ahora sois tres, ¿ha sido difícil adaptaros y adaptar las canciones a ahora que sois menos?

Ha sido más sencillo de lo que parecía. Cuando tú tienes mucho y tienes que reducir, es decir, cuando tu punto de partida es muy amplio y luego tienes que ir concretando y reduciendo, ya sea porque se van dos tipos de la banda o porque las canciones empiezan a tomar otro rumbo, puede a veces darte miedo de no conseguir el efecto que tienen, pero como hemos estado también mucho tiempo haciendo cosas el bajista y yo, Txarlie y yo, solos en acústico estábamos muy acostumbrados a escuchar las canciones muy desnudas. Digamos que esta formación de tres es un "intermedio", y la verdad es que hoy por hoy como estamos, estamos muy a gusto; echamos de menos a los otros dos integrantes y no ha sido porque no nos lleváramos bien, sino por cuestiones de fuerza mayor, de que al final mantener una banda de cinco integrantes no es lo mismo que mantener una idea de banda y hacerlo con menos medios. Yo creo que al final lo que persiste (es típico ¿eh? pero es así) son las canciones.
Las canciones son lo que son al final. Sí que es verdad que las canciones se conciben muy cerradas, no dependen demasiado del arreglo...te tienes que romper más la cabeza para intentar sacar un sonido más especial. Quizás nosotros ya no seamos tan detallistas en el directo porque no te da, pero bueno, ganas en otras cosas: ganas en fuerza y ganas en actitud también.


Usáis Spotify para subir las canciones y también videos a Youtube, ¿qué opinas del mundo de las redes e internet para la música en general? Pregunta típica.

Es una pregunta típica, si, y yo no sé qué te contestaría un veterano de la música de la "vieja escuela", de cómo se vendían los discos antes y tal. Yo vengo de una generación nueva, novísima, que está acostumbrada a internet, a la red social y a la comunicación con tu público directamente, entonces a mí me parece algo fundamental, me parece que te ayuda, que cuando no tienes otros medios porque no tienes apoyos de otro tipo es la mejor manera de vender tu música de una manera "sin quererlo" al final porque tú estás contando tu vida, se agradece mucho que se vea esa naturalidad del artista, porque en realidad es una persona como tú.
Al final a través de las redes tú vas viendo cómo es tu público y te vas dando cuenta de que tu público tiene mucho que ver contigo, porque está escuchando las cosas que tú haces, te comenta las canciones "esta me gusta, esta no, me gusta como habéis hecho esto" y controlas mucho...te haces directamente un "estudio de mercado", es poco artística esta frase pero sí, te haces un estudio de mercado de a qué gente llegas, a qué gente no, y nosotros por ejemplo llegamos a mucho tipo de gente, porque hay mucha gente que no utiliza la red social pero te viene a ver a los conciertos porque son asiduos a los bares donde se toca música en directo que luego se añade a la red social porque ven más fácil seguirte cuando tocas en su ciudad.
En definitiva, es fundamental. La música de Mäbu ha crecido con eso.

Tenéis dos formatos de directo: acústico y eléctrico, ¿cuál preferís o prefieres y por qué?

Voy a hablar por mí. A mí me gusta el "semi-eléctrico" (se ríe) es un formato que se presta a muchas cosas, a tener un contacto más cercano con el público porque no tocamos de una manera muy intimidante, no es algo de grandes escenarios, porque nosotros tocamos en pequeños escenarios, en salas de aforo medio y yo creo que es un formato que se agradece mucho, que lo agradece mucho el público, tanto la gente que le gusta más los acústicos como la gente que le gusta el eléctrico. A veces no es bueno quedarse en medias tintas, pero si encuentras un intermedio y tu actitud es la correcta, yo creo que llegas guay, y yo creo que este formato esta chulo y supongo que para el tercer disco intentaremos plantearlo de esa manera: en un formato semi-eléctrico para poder llevar el formato real como están concebido el nuevo disco.


Tocasteis en México promocionando el nuevo disco. ¿Cómo se vive la música allí, fuera de España? ¿Fue una buena experiencia? ¿Hay muchas diferencias de cómo tratan a los músicos?

Yo voy a decir algo que igual no gusta...a veces soy un poco radical. En México eres un artista y a veces aquí eres un problema. La manera de tratar a un músico allí es, o por lo menos la experiencia que nosotros hemos tenido, es algo como...te tratan como un artista. Nosotros íbamos a todos lados con un tío pegado detrás en plan "¿te cojo el bolso, las gafas?, ¿te quieres sacar una foto?, ¿quieres un vaso de agua?" que está muy bien y además lo valoras muchísimo más cuando vienes de un sitio donde te lo haces tú todo, te vendes tú los discos, tienes que pedirle a una amiga que haga de taquillero, etc. tienes que hacer muchas cosas tú. Nosotros aquí no tenemos una oficina de management y allí si la teníamos y la manera de trabajar allí es como muy...el artista es el artista, da igual cuánta gente meta en una sala que hay que cuidarlo, él tiene que hacer lo que tiene que hacer, que es subirse al escenario, montar su instrumento y cantar y dar todo lo mejor. Entonces te lo hace muy fácil, porque las energías que gastas, o que malgastas en un montón de cosas que en realidad no eres experto en hacer, pero las tienes que hacer, cuando llegas a un país donde consideran que no deberías hacer ese trabajo, te lo ponen todo mucho más fácil.
¿Es mejor o es peor? pues son como unas vacaciones, pero luego eso se traslada también al público. El público es muy efusivo. No es que sea mejor o tenga más cultura musical, es que es su carácter, es muy diferente. Con el ejemplo de subirte a cantar y de repente en mitad de una canción empiecen a gritar como si fueras Madonna te da la visión de que hay algo que de repente les ha llegado y lo sueltan, es como una interacción, un feedback más potente. Que no significa que el carácter en España este mal: es diferente. Y nosotros en México la verdad es que lo pasamos muy bien, fue como unas vacaciones, lo que a nosotros nos llevó a ir a México no fue una aventura, fue que nosotros sabíamos que teníamos público allí y lo comprobamos cuando fuimos, porque había salas llenas y el 90% de la sala cantaba las canciones, sabes que hay público, sabes que te conocen.
También allí todo lo que viene de Europa, del otro lado del charco, les atrae mucho y allí se hace mucha música, son un montón de gente...en el D.F. por ejemplo, son veinticinco millones de personas, es que es casi este país, entonces les gusta de todo. Es otra visión, ni mejor ni peor, es otro rollo.

Desde vuestro primer disco (“Buenos días”) sin contar con el EP (“Hallo”) habéis tenido un mayor reconocimiento. ¿Ha cambiado en algo vuestra vida? ¿Os habéis llegado a escuchar por la radio y os habéis sorprendido?

La gente te suele decir, “os he escuchado en el Eroski o en el Alcampo”, pero nuestro mundo es bastante más sencillo que eso. Nosotros estamos muy centrados en los conciertos y lo que más nos gusta es ver cada vez más gente en los conciertos. No sólo el hecho de que te pongan en la radio, eso es como un trámite, porque no hay el hecho de una persona que hace el esfuerzo de pagar una entrada por ir a verte, se sienta, te compra un disco y va con el disco y “fírmamelo”…eso mola más. Y eso sí que lo hemos visto ya con este último disco es que tenemos más público. La primera vez que vinimos a Salamanca vinieron 16 personas y hoy hay 60 anticipadas, igual vienen solo 60, pero son 60 que antes no venían.


¿Echas de menos algo de la época en la que empezaste a tocar, alguna anécdota graciosa?

No sé. Sí que echo de menos un poco el hecho de estar los cinco. Echo de menos a Aridai, la violinista, que era una mujer en la banda por fin, que al final, tengas el carácter que tengas, tener una tía al lado es otro rollo. Viajar, viajar los cinco es lo que más se puede echar de menos, pero es que tampoco ha cambiado tanto.
Sí que me gustó mucho la época en la que el 40TV estaba en abierto, se ponían un montón de videoclips, la gente veía muchos más videos en abierto y era más fácil acceder al grupo. Esa época estaba muy bien, y cuando nos pusieron el anuncio en Spotify, que igual a algunos les rompería las pelotas estar escuchando lo que fuera y de repente “Hallo”, pues lo entiendo, pero sí que nos trajo mucho público que se agradece.

¿A qué te dedicarías si no fuera a la música?

Paleontóloga o algo así. Arqueología o alguna cosa así…o ufóloga (se ríe) Alguna cosa de investigación.

¿Principales influencias del grupo?

Grupos la mayoría anglosajones. Cantautoras, una cantautora canadiense que se llama Feist que desde el primer disco que yo tenía unos 14 años, estuve escuchándola a muerte, siempre la he seguido, y yo creo que evidentemente tiene que haber algo de tal…pero es que yo he escuchado tanta música que no se refleja en las canciones de Mäbu que tampoco sabría muy bien decirte.
Canción de autor americana o reggae. Muchas cosas. Siempre entra en el saco grande del pop, música experimental, el post-rock también nos gusta, pero es que tampoco es algo que se refleje. A mí Radiohead me encanta, igual hay algunas cosas en “Bajo este manzano”…había una crítica del Mondo que decía “se parece un poco a los primeros años de Radiohead” porque tenías el instrumento este del e-bow que hacía como si fuese una ballena. Ese tipo de cosas, son sonidos en realidad.
Intentamos buscar a cada canción algo emocionante, sobre todo que provoque emociones, esto siempre me ha gustado mucho decirlo y nunca lo he dicho en una entrevista, pero el hecho de saber cómo empieza una canción pero no saber cómo va a acabar nos gusta mucho, no nos gusta el hecho de que nos pongan y ya sepas lo que va a pasar en la canción, nos gusta darle vueltas. Entra dentro de una estructura pop, no estamos inventando nada, pero bueno no es una sinfonía de cuatro movimientos (se ríe)


Los videoclips que hacéis son bastante originales y habéis trabajado con productoras como Muy Muy Lejos y productoras poco conocidas. ¿Elegís vosotros la forma en que vais a hacer el videoclip? ¿En qué os basáis para el imaginario?

Normalmente confiamos en un equipo de trabajo. Yo todavía no tengo la capacidad…si tengo ideas que le planteas al tipo con el que vas a trabajar, pero es interesante que tú escojas a alguien con el que vas a trabajar que ya sabes lo que hace. Nos gusta trabajar con alguien que trabaje de alguna manera que nos gusta: nos sentamos con esas personas y planteamos cómo vemos nosotros tal. Y siempre ha habido, con los dos (yo los llamo artistas) que hemos trabajado para el arte de los discos y de la imagen, siempre han coincidido con que había un elemento de fantasía, siempre hay mucha fantasía.

Si, son muy originales, llaman la atención…

Hombre eso es un poco al final el tema. Ya que no intentamos hacer algo sin más musicalmente, tampoco hacer algo visualmente sin más, que no provoque nada, me da igual que provoque rechazo, pero que provoque algo.

Tú has colaborado con Matellán en una canción suya hace poco y Alex Ferreira ha colaborado en vuestro disco. Cuéntame un poco cómo surgieron las colaboraciones.

Con Alex, que fue la primera colaboración, fue porque nos conocíamos desde hace un montón, compartíamos compañía discográfica y nos conocimos en los primeros años y la verdad es que siempre como que lo habíamos tenido en mente, hacer algún conciertos juntos o alguna historia. Ya teníamos el primer disco hecho y cuando planteamos el segundo dijimos, vamos a buscar a alguien que colabore y aporte cosas en el disco y que sea también colega, porque al final puedes invitar a mucha gente y que te suene la flauta, pero puedes tener la suerte de que le mole y quede guay la colaboración o no. Entonces como nosotros estamos en el nivel en el que estamos, tiramos de amigos que también tuvieran una proyección musical pero que nos sintiéramos a gusto, y el nombre de Alex Ferreira salió solo. Sí que es verdad que nos apetecía una voz masculina, porque las canciones de Mäbu tienen un carácter muy femenino, no sólo por la voz, sino por también las letras y el tipo de melodías. Es muy femenino.
Y con Davile, a él le conocimos en el Festival de la Luz, es un festival que se hizo en Boimorto que se llama así por Luz Casal, que era la madrina del festival digamos. Y como habíamos hecho muchas cosas con Luz Casal acabamos en Boimorto y conocimos a Davile Matellán. Y nada, esa vez “hola, ¿qué tal?, qué mal esta la música, etc” y nos tomamos una cerveza, y después de eso nos llamó para hacer otra cosa que no pudimos hacer y ya como que entablamos conversación y se hizo amigo de la nada y cuando hizo él su primer disco (“Calidociclo”) ya había confianza y supongo que le pasó lo que a nosotros con Alex: tirar de alguien que sabes que hay buen rollo, que sabes que lo puede hacer guay para lo que tú quieres y que resulte fácil trabajar. Nos metimos en el estudio y salió “Un mundo contigo” y yo estoy muy contenta, sobre todo porque me dejaron hacer muchas cosas de propia cosecha, los coros fue invención en el momento y eso es lo que querían, que pusiera un poco el sello Mäbu o el sello María, y así fue.

Sois multi-instrumentistas todos, y muy polifacéticos, ¿hay algún instrumento o alguna combinación que siempre hayáis querido probar?

Nos hubiese gustado en la época en la que hacíamos Txarlie y yo muchos acústicos se nos ocurrió, pero al final no lo hicimos, hacer un concierto entero a contrabajo y ukelele, pero era un reto (se ríe) y al final no sé por qué no lo hicimos pero bueno, es una combinación que nos hemos quedado con ganas de hacer, saldrá en algún momento. Es un contraste guay, visualmente también es un gran contraste y sonoramente pueden salir cosas interesantes.

La canción “Detrás de las luces” es instrumental, ¿habéis probado a componer alguna banda sonora? ¿Os gustaría hacer alguna cosa de ese estilo?

Voy a decir que la instrumental prácticamente es de Txarlie, nosotros pusimos nuestro granito de arena, pero es una composición puramente de Txarlie, y yo creo que él en concreto tiene un gran potencial para hacer música de banda sonora o no sé.


Si algún día os llaman y os dicen “vamos a poner música a esta serie” ¿os animaríais?

Si, si, si nos gusta el proyecto y lo vemos…yo creo que no hay que cerrarse a nada, al final es música y molaría mucho. Yo creo que seríamos capaces en este punto en el que estamos, igual me lo preguntas hace seis años y te digo que ni de coña.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos? ¿Algo que os haga especial ilusión?

Estamos empezando a maquetar canciones para el tercer disco y tenemos pensado volver a México antes de grabarlo, incluso más tiempo, veinte días o así. Y estamos en un punto en el que tenemos que re-ubicar el proyecto, es decir, hicimos un primer disco que la verdad resultó muy bien; un segundo disco que digamos que la ha costado más a la gente entender, pero que tampoco ha sido tan terrible; y el tercer disco tiene que ser algo que defina más lo que es este proyecto. Para nada va a ser hiper-mega-introspectivo, porque nosotros somos lo que somos y hacemos música para que lo escuche la gente, no somos en ese aspecto muy “indies” somos más…no comerciales, sino que se pueda escuchar. Siempre manteniendo ese punto interesante porque nos gusta que se nos considere una banda interesante que merezca la pena por lo menos ir a ver una vez, y supongo que nos iremos de los escenarios el tiempo que haga falta para tener algo nuevo, grabarlo, grabar maquetas, darle vueltas, ensayos y presentarlo de una manera que sorprenda, yo quiero que la gente se sorprenda para bien, no para mal, pero que se sorprenda, que digan “aquí están otra vez, renovados”

Si quieres añadir lo que quieras…

No sé, que la gente que se quiera dedicar a esto que tengan mucha mucha paciencia, muuuucha paciencia, y que se oigan a ellos mismos. Y al público pues que gracias por seguir ahí, por apoyarnos, y que es al final por lo que hacemos discos y los editamos.

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas