Niños Mutantes + Siete

Sala Porta Caeli, 12 de diciembre de 2014. Valladolid

TxT y fotos: Gille Mucientes. @muci15

Para pucela, ya no hay futuro que se les resista. Durante la fría noche del 12 de Diciembre, en la Sala Porta Caeli de la capital de la estepa aterrizaban los “granainos” Niños Mutantes, y su previsión del futuro.

Todo comenzaba a las 21.30, hora londinense. Y para abrir el telón y calentar los motores y las voces, Siete, el grupo vallisoletano, con Giovanni a la cabeza. Siete, serían los teloneros de uno de sus grupos de referencia. Aprovecharon la ocasión para presentar su EP “Siete”. Fue una actuación corta, con un Play List de once canciones, en tre las que se encontraban Mucho Mejor o Globos de Helio, dos de sus canciones más conocidas. También se tomaron el privilegio de hacer una referencia a los extintos Maga, versionando Medusa. Para finalizar su actuación sonó Apocalipsis, con la que hacen un pequeño guiño a su productor Martí Perernau.


Sin más dilación, la sala se fue llenando, llegando a un aforo de 250 personas. Se notaba en el ambiente que Juan Alberto y su banda iban a entrar en escena inminentemente.

Comenzó el concierto, como bien recordaban, era la quinta vez que los vallisoletanos podrían ver a esta banda de Granada. Niños Mutantes, comenzaba su concierto con dos canciones que harían romper el hielo que empezaba a formarse en la puerta de la sala. Es lo que hay y Hermana mía, fueron coreadas por todo el público, como si se tratara de un concierto-karaoke. Termino de conectar con el público al brindarles la canción a todos os que trasladan sus vidas a otros países, sin poder elegir, quedarse en el que les vio nacer. Las dos siguientes canciones, El Circo y Santo Domingo, pasarían un poco más desapercibidas puesto que Robot, termino de calentar la sala. Esta canción además de llevar en su letra el nombre del disco, también lo lleva reflejado en su melodía, ritmo y “buen rollo” que transmite.


 Le seguirían otras cuatro canciones. En estas, Juan Alberto enfundaría la guitarra eléctrica y se calzaría la de andar por casa, su Gibson acústica. Entre ellas estaban, Náufragos, La puerta, Barronal y la que hizo que el público siguiera en su salsa mutante, Las noches de insomnio.

En este momento, Juan Alberto se quedó a solas con Manolo Requena y los más de 250 asistentes que allí se encontraban. Interpretaron El miedo, una manera muy intima de hablar de un tema tan tenso como “las epidemias que nos rodean en este principio de siglo tan extraño”-afirmaba Juan Alberto.


Volvieron a la escena Miguel y el magnífico Nani Castañeda para hacer viajar a los mutantes hacia el pasado de Niños Mutantes. Sonaron Manual de autoayuda y Días complicados, ambas canciones fueron cantadas por los fieles y bailada por todos, el espíritu de su música, contagia a cualquiera. Juan quiso hacer un guiño a todos aquellos que sufren, utilizando el sarcasmo, les dedicó el siguiente tema “a los ladrones de Bankia”. Y como si se tratara de una historia, primero Empezar de cero, a la cual Juan y su banda daban mucho aire para favorecer el karaoke, continuando por Volverás, que nunca mejor dicho volvía a la escena, realizando un temazo como Boomerang para finalizar esta bonita trilogía.


Como cualquier otro artista debían dejar el pabellón y a la gente con buen sabor de boca para llegar al descanso del concierto. Niños Mutantes, aprovecharon este momento para tocar Te favorece tanto estar callada, Hundir la flota y Huesos. La primera de estas tres, provocó alguna afonía futura afonía, puesto que en el estribillo se oían más las voces de los asistentes que del propio vocalista y letrista del grupo.

Los asistentes no se creyeron que esto terminara aquí, puesto que echaban de menos títulos mutantes.


Por supuesto, volvieron a escena Niños Mutantes, Todo va a cambiar, abría este final de concierto, y digo abría porque parecía que fuese la primera canción otra vez.¡Qué manera de bailar!¡De saltar!¡De gritar!. Intentaron cambiar un poco el ambiente con una canción más tierna como es No puedo más contigo, pero como dice el título de la canción, no pudieron parar esto y…Errante entró con unos primero acordes no muy descifrables pero que finalmente hizo que la sala cantara y bailara al unisono. Para finalizar, La Voz, esa canción que los Sonoritos tantas veces han escuchado, e incluso cantado en directo. Como cada final de esta canción, Nani ponía fin a su trabajo como batería y cogería micro para cantar, mientras Juan tocaba repetidamente los acordes de esta canción.

Pasadas la una de la luna llena que reinaba en pucela, los Niños Mutantes, abandonaban y Porta Caeli bajaba el telón, dejando un muy buen sabor de boca a todos los que habían asistido.

SIETE

 

NIÑOS MUTANTES

 

 

Niños mutantes

 

Sonorama 2008 ... Ecopop 2010 ... Sonorama 2011 ... Valladolid 2012 ::: Sonorama 2014

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas